Los cuentos huachanos o el ideario de un creador

12 julio 2014

Por José Pablo Quevedo

Siendo el hombre, como escritor o como literato una unidad indivisible con su praxis, intentaré a manera de prólogo, hacer  algunas observaciones sobre la personalidad de Julio Solórzano Murga, pero también sobre el contenido de esta obra de la cual tengo el honor de prologarla.

1.- JSM como organizador y activista de la Sociedad de Poetas y Narradores del Norte


En una de las cartas que destaca el filósofo Raúl Gálvez Cuéllar para Julio Solórzano, escribe: “Cuando vemos germinar las semillas que sembramos, también nos llenamos de orgullo, mi apreciado Julio. En mi carrera docente y en la Literatura hice lo posible por inculcar estos valores de solidaridad frente a un mundo desigual, pero también hoy retrospectivamente podemos colegir que la humanidad no se ha servido de la Poesía a través de su historia, si tenemos en cuenta que la poética es una de las más altas manifestaciones del espíritu, y que por lo mismo debió influir en todas las comunidades, disminuyendo la violencia y otras atrocidades que en la hora presente degradan a las razas. No han desaparecido las desigualdades socio-económicas donde aún impera  la diferencia de clases, la discriminación, la injusticia y el abuso.  Ante esta situación surge la pregunta ¿y qué hacer? Y mi respuesta será siempre: Educación, Educación.
En consecuencia habría que aplicar el ricorsi como en la espiral del caracol (lo que nos lleva al pensamiento de nuestro filósofo José Pablo Quevedo), para"empezar de nuevo" aunque parezca utopía.”

Y eso que nos parece una utopía repetitiva, se da también también en forma diferente en la literatura, y es la acción y el ingrediente de una identidad comprometida y de una forma de consciencia ganada por Julio Solórzano Murga en muchos años de trabajo para bien de la Sociedad de Poetas y Escritores de la Región Lima y Provincias, que alberga a destacados docentes y literatos. Y ello, lo vemos en los muchos certámenes, encuentros, congresos, presentaciones de libros, etc., y ello es un empezar de Nuevo, pero ya no repetir lo mismo, sino pensar en lo diferente de lo que fue lo anterior, haciendo nuevas reflexiones hacia el futuro, intentando nuevas superaciones, pues la base de las nuevos pensamientos lo forma la realidad y sobre ella se desarrollan las ideas y su respuestas a lo que debe de significar la Literatura en estos días, la idea del compromiso social y de solidaridad de los poetas y escritores, su interrelación con los problemas de nuestro tiempo y su actuación universal en correspondencia con la globalización y la comunicación. Y en eso destaca el autor de Cuentos Huachanos, considerando también a sus otras obras impresas, así como su praxis social y las relaciones ganadas con otros hermanos poetas de otras latitudes del globo.

En una parte de mi correspondencia con JSM, le escribía: Al leer lo último de tu web, tengo la sensación que tu página impresa es perfecta en la esencia de la memoria de un pueblo, en cuanto a sus relatos y tradiciones, a los decires coloquiales de su prosa, sus poemas, sus cuentos, en cuanto a sus diversos colaboradores y autores de la región, pero también en lo que abarca a lo internacional de la literatura que la contiene. Y por eso, RGC, nos decía que Huacho se ha puesto los pantalones largos, queriendo decirnos también, que Huacho se ha expandido a otras regiones, se ha vuelto universal. Y estos dos planos del conocimiento en su dialéctica nos alegran, pues la internet nos ha globalizado, y con ella podemos conocer en pocos instantes lo que aquí y allá se sucede con del espíritu creador y lo que a el lo forma a ráfagas o concientemente.  
Por eso, un motivo de orgullo para mí es destacar este trabajo literario.


2.- JSM como relator y como cuentista

Julio Solórzano Murga tiene una forma peculiar de hacer literatura, el es como el viajero cronista, que va de una región a otra acumulando los relatos de sus amigos y de la gente que conoce, es el recopilador y el trasmutador de historias, decires, anécdotas, etc., las cuales hace suya en sus cuentos, testimonios y remenbranzas, las liga a su buen sentido narrativo. Algunas fueron contadas y escuchadas de las viejas generaciones, por abuelos y abuelas y que aún subsisten en la memoria de nuestros pueblos, y JSM, que  tiene otra tinta y otro fluído, hace con ellas una fuente de entrega al lector, pero también una contribución de parte, y que pueden servir para el estudio de un conjunto de distritos de la región del norte.


Una gran parte de sus relatos son originados por las propias tradiciones de la gente, derivadas de sus creencias, de anécdotas vividas, y que aún permanecen en los parajes huachanos y de otras regiones, y el narrador las va burilando y las va haciendo más penetrante y artísticas. Otros relatos más actuales, en cambio, han sido por el mismo experimentados, y sobre todo, se ve en esta acción escritural, a los nuevos personajes y figuras contenidas con el desarrollo del capitalismo.


El lenguaje de sus primeros relatos, ha sido deribado de la tradición creyente y superticiosa, de la fe y la religiosidad, y menos de lo mágico, y cuya base económica y social fueron las relaciones de la semifeudalidad peruana, de ese modo dependiente que fue producido la vida y las ideas de la gente con la instauración de las grandes haciendas y las formas de trabajo adquiridas, de las cuales también surgieron diferentes tipos sociales, con otras formas de expresión en los usos del lenguaje, y por eso, precisamente, forman parte de algo que no se ha ido totalmente, y aún subsiste en ese medio regional.

Como bien sabemos, la conquista y el virreynato en el Perú, creó otro tipo de relaciones sociales de producción en nuestros suelos, y de esas relaciones de feudalidad y semifeudalidad, brotan las nuevas formas de consciencia social y otras historias, y esta forma de consciencia social se hace casi más dominante en la costa que en la sierra peruana, o como el mismo autor comenta: … En 1917 la ciudad de Huacho era un pueblo de pescadores y su campiña netamente agrícola, siendo la mayor parte de sus habitantes trabajadores del campo, y los terratenientes dueños de gran parte de los terrenos de cultivos eran los empleadores de la masa trabajadora huachana.

Muy acentuado en sus relatos iniciales, es el lenguaje de las creencias de la gente, de donde fluyen los cuentos de aparecidos, de los brujos, de ánimas en pena, de caballos blancos, de apuestas de gallos, de tesoros enterrados, algo típico en el comportamiento de una sociedad semifeudal, con lo cual considero, que JSM, quiere mostrarnos una forma de pensar aún muy arraigada y tradicional en esa región de Huacho.
JSM, nos recrea con ese lenguaje tan peculiar que se fue creando en el pensar de la gente, en esa forma coloquial, lenguaje que aún persiste a medias en el estilo históricamente madurado con toda una gama de ideas que vienen de esa región. JSM, con esos elementos que son como reservorios de tradiciones, hace girar también sus historias, hace reverdecer los viejos conflictos del campo contra los gamonales, como en la figura de Pedro Alcántara, llamado el “Luis Pardo Huachano”, un bandido que robaba para darle también el pan a los pobres y que era también noble, aventurero y  mujeriego. En otro relato también nos hace conocer a la “Huasa”, una de las últimas terratenientes, quien tenía el alma de sus ancestros incas, un caracter vital, voz recia e iba con pistola al cinto, pero que era querida por todos los lugareños. “Ceviche de pato”, es la graciosa historia original de un gallo que es salvado de morir de una enfermedad por el coraje, la perseverencia y los cuidados de un pato, pero cuyo final es que después de ponerse sano el gallo, el pato es condenado a morir por su dueño en un potaje de ceviche.           
En los relatos de JSM, vemos, que los elementos del realismo mágico, están diferidos o permanecen, solamente, como ecos en algunas de sus historias, caso del perro pulgoso, el cual  al rascarse echaba en las pulgas las pepitas oro como agradecimiento a quienes habían sido con el hospitalarios. También otro deleite es el relato El toro huanco, que a medianoche se aparecía con un ruido ensordecedor, y que asustaba a los peones,  llevando despavoridos el ganado a los barrancos para ser las presas de la aves de rapiñahistoria que al final resultó ser un gran “tapado” oculto del oro de los incas.
El cuento de la Viuda de Blanco, es un sabroso cuento de una mujer que iba a caballo desnuda y que paseaba a medianoche por los caminos para asustar a la gente y para reunirse con su amante, este cuento, se acerca, tal vez, a la tradicion de Ricardo Palma "De día beata y de noche gata", pues el cuento no abarca un misticismo o la religiosidad para su época, sino va por el terreno de lo mundano. Por la misma senda corre el cuento deLa misteriosa jinete del potro negro.

Pero también en sus relatos, hay historias de corte netamente religioso, y que obedecen a la propia fe cristiana, como La oración del justo. ..

En sus cuentos con corte moderno, hay algunas historias que su autor mismo las ha captado o experimentado, y aquí se han cambiado los lugares y el tiempo se ha modernizado con otros personajes de ficción y de realidad bajo las relaciones de tipo capitalista. Desde la perspectiva , el escritor nos dice… Con la inauguración del muelle en el puerto de Huacho y la unión con la ciudad de Lima mediante el ferrocarril del Perú comienza a crecer el emporio económico de Huacho, pues en el aspecto comercial fue todo un éxito pues las empresas extranjeras comienzan a llegar a nuestra ciudad como la prestigiosa casa M.B.Sayán, Palacios & Compañía, La Minco Mar, Empresa de Aduanas Angulo S.A. Desmotadora Santa Rosa, Duncan Fox Cía., W. Grace y cía., Fabrica Lever Pacocha y la Fabrica el Progreso. En el ámbito financiero se instalaron en Huacho el Banco del Perú y Londres, la casa de préstamos Ton Woo y Cía., casa de préstamos Yuen Fat.
 
No es casual que surgan historias de actualidad, y que algunas estas también contengan aspectos críticos, como Río Moche, en donde se denuncia un desatre ecológico;  La derrota del dictador, en donde se destaca la pasión por el poder. 


 3.- JSM como testigo y propulsor de su tiempo

La última parte de su libro, son textos y aportes a las nuevas ideas, contenidos en el Rol de la Literatura en la Humanidad y en los Libros y personajes de trascendencia en la literatura, así como dentro de un compromiso histórico, y ellos nos abren otras relaciones esquematizadas de lo que conocemos en su praxis, la cual quiere colindar con un espíritu crítico hacia la literatura misma y sus nuevos objetivos y hacia los nuevos escritores.
También vemos en el contenido la idea de transformar el espacio geográfico y literario mismo (Huacho), – y convertirlo en una aldea-global, no solamente para nosotros sino para todos. Y esto último a través del entendimiento que resulta de las enseñanzas históricas y de sus mejores personajes. Su autor también se confrota con algunos problemas globales y en su crítica a los poemas y máximas, forja una consciencia crítica de las nuevas generaciones,  formulando al mismo tiempo, algunas nuevas ideas y enseñanzas acerca de este compromiso del escritor.

He conocido su espíritu humanista y su obra alentadora hacia objetivos comunes, también su preocupación para una política de un cambio social, pero también hacia la realización de una sociedad mejor, he leído su crítica al neoliberalismo y a la corrupción del poder, pero también sé de su acción práctica a un trabajo y objetivo solidario y de conjunto con  otras fuerzas de escritores e intelectuales, en donde el Yo-Universal este identificado tanto individualmente pero también como colectivo, como una necesidad trascendente de nuestros días. Y por ello va mi abrazo hacia su legado y hacia su obra.

Berlín, 12 de Julio de 2014


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...