FOTO DEL RECUERDO: JOSÉ PABLO QUEVEDO SILVA

16 octubre 2018

Jorge Mesías, Trujillo, Juanita Collado, Alex Silva, 
César Aching G.,  Willy Faingol, José Quevedo Silva y 
Mauro Berny Rosales (1970)

HENÁN ANAYA ARCE: POETA Y ESCRITOR CHANCAYANO

HERNÁN ANAYA ARCE

Nació en distrito o de Chancay, provincia de Huaral, 29/01/1968.
Sus estudios primarios y secundarios los realizó en su tierra natal.
 Escribe poemas desde que era un adolescente, aunque muy pocas 
veces ha tenido la ocasión de publicarlos, debido a que se mueve 
lejos de los círculos literarios. Se gana la vida con una profesión
 que no tiene nada que ver con la literatura, razón más que suficiente
 para tener muy en cuenta sus producciones poéticas.



Esta es la muestra de su creación literaria que hemos tomado de su blog personal.


POEMAS

LA CASA DE PIEDRA DE CHANCAY (2010) 

Del poeta Hernán Luis Anaya Arce 

Casi al atardecer, desde una empinada, 
Pude contemplar la costa, la orilla y la arena 
Que se extendía como un manto caprichoso 
Y golpeado suavemente por el céfiro 

Mientras observaba el mar azul y su abisal
Las nubes avanzaban cargadas de generosidad 
Tratando de imponer su naturaleza 
En el vasto cielo sin contorno 

De pronto la figura tenue de una mujer 
Empezó a centellar en la orilla, en la arena 
Y como si fuera una raíz que transmite vida 
Resplandeció bajo un cielo sin estrellas 

Hermosa y portentosa como una diosa 
Dejaba que las alas de las suaves olas 
Acariciaran sus turgentes mieles 
Fue encanto para los ojos, barro prohibido 

Y el silencio de la noche empezó a envolver 
El fin como centurias, y desde la empinada 
Solo la casa de piedra, testigo del ir y venir 
De aquellas aguas espumosas y perpetuadas 


CHANCAY, RECUERDO TUS PLAYAS (2011)


Mis ojos circundan el inmenso mar en calma
Y el iracundo vuelo de gaviotas y pelícanos
Mientras mis pasos firmes se empinan
Juiciosos, bajando por zigzagueantes caminos.

Que nostalgia, escuchar el susurro del viento
Mientras los recuerdos llegan a mi mente
Mis manos buscan tocar tus aguas heladas
Para empapar mi frente, mis labios y mi alma.

Que nostalgia, ver el ir y venir de las olas
Entonando notas en pequeñas melodías,
Conjugando con el murmullo de las piedras
Que luego van formando bancos de arena.

Y ver en el cielo, el reflejo de mi juventud
Viril, lleno de inquietud, ilusión y aventura
Que se fue navegando en finas góndolas
Como se pierde el brillo del sol en la vorágine.

Chancay, como recuerdo tus lindas playas
Tus peñas acoraladas y tus suaves brisas,
Tantas veces compartí ahí mis sentimientos
Mis sueños y mis huellas vivirán en tu arena.


MAITE FLORES PLAZA: POETA Y ESCRITORA HUACHANA

15 octubre 2018


OFELIA MAITE FLORES PLAZA

Nació en la ciudad de Huacho el 5 de marzo de 1988. Estudió la primaria en las I.E. Nuestra Señora de Fátima y en San Martín de Porres. Sus estudios secundarios los realizó en la I.E. Luis Fabio Xammar Jurado.


Es egresada de la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión en la Facultad de Educación, Escuela Académica de Lengua, Literatura e Idioma Inglés.


Poeta, profesora, con grandes deseos de sobresalir en la literatura regional, méritos le sobran para ello, sus poemas son muy bien trabajadas, de corte romántico y temática social. Integra la Sociedad de Poetas y Narradores, siendo una socia muy activa.






CAMINOS 

Afuera braman olas
Mis párpados caídos llevan al último pasajero
En el tren sin carril definido, donde gobiernan los sueños rotos
Donde, no hay paradas, solo impera el destino aciago
Y mi sentido del gusto es disuelto por el sabor a muerte
Oro no es todo lo que parece

Las almas siguen la misma fila, a la espera del boleto final
Algunas cargando al hombro pecados
Y otras, penas en corazones atrapados
Con su común denominador: estar a su suerte

Se cuentan por cienes, por miles
Como trozos de corazones rotos en el mundo
Afuera braman olas
El ocaso marca la hora de partida

Y ese sol sin brillo despide un último suspiro
ya no hay tiempo de retroceder
el boleto está comprado
cierra los ojos, despídete de lo que has amado



Traspié en el charco

Acostumbrándome a que en la vida no hay instantes eternos
Reniego de mi nombre, marca perenne en los años
Esquivo el reflejo de mí, entre almas de gente enmudecida
Por la cultura del subdesarrollo y de la duda de no saber que comer día a día
Las imágenes pasan como la más cruel película en mi cabeza
Que en las madrugadas de invierno, proyecta toda esta escena.

Yo, encerrada en un poema busco solución a todo un sistema
Pero, ¿solución?, ¿a un tren descarrilado?, ¿a un muerto ya enterrado?
A veces, hasta para Dios creo que hay imposibles
¿En dónde enfocamos la fe?
¿En milagros?
En una sociedad donde se sigue pariendo la masa humana más miserable
Por debajo de las piedras
Donde compras un voto con menestras
Donde escalar un puesto es cuestión de cuantos bolsillos haz roto
En esta sociedad que se desangra poco a poco
¿Para qué sirvió una fingida libertad?
También fue un teatro Fujimorista o es que San Martin paso por la salita Montesinista.
Puedo llenar innumerables páginas teñidas de las más grandes fábulas e historias surrealistas
Hasta de ciencia ficción, con todo lo que se hace creer en mi nación
Pero sólo hay un análisis, el cada uno saca por su cuenta
Vivir como un ser sin conciencia, un esclavo maquinizado
Estar cincuenta a cincuenta o vivir como un rebelde liberado

Maquinizado a una vida de letargo, sin cambios
Donde levantarte implica ese mundo agobiante de deudas, de días sin brillo
Donde solo vives con un sencillo y vuelves a dormir solo sin nadie que sienta el latir de tu pecho.
También puedes vivir cincuenta a cincuenta
La peor elección
Vivir dentro del círculo de la traición
Poner tu cara al mando de alguna dura lucha por un mundo mejor
Y luego pegarte un cartel al mejor postor
De esta elección salen las malditas ratas de la corrupción
Ya pues, una mano al corazón, se consiente
Las ratas mienten

Por último el rebelde liberado
Por más agobiante y encadenante que sea su trabajo,
Por más personas que se lo quieran traer abajo,
Por más postores millonarios que le compren las ideas
El vive libre, ama, siente y defiende lo que considera útil
Y hace gente a las masas: su dignidad
El tesoro insigne que hace brillar los ojos y poner la frente en lo alto
Tú eliges… 

I CONCURSO DE COMPRENSIÓN LECTORA Y CULTURA LITERARIA


LOS NIÑOS Y EL DEMONIO DE LA SOLEDAD: HÉCTOR ROSAS PADILLA


Presentando en Chancay el Libro " Los niños y el demonio de la soledad" del escritor cañetano Héctor Rosas Padilla


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...