José Pablo Quevedo: Torsos y Piedras, Libro de Poesías

10 octubre 2018

Prólogo

Ante la piedra,el soñador no permanece
en calma,
la imagen diaria que se recoge de ella
es siempre otra,
pues cada rayo de sol
que la rodea
le da un rostro nuevo.

Vorwort

Vor dem Stein bewahrt der Träumer
seine Ruhe nicht,
das tägliche Bild, das er ihm entnimmt,
ist immer ein anderes,
denn jeder Sonnenstrahl,
der auf ihn fällt,
gibt ihm ein neues Gesicht.

Arte poética


Piedra y arena,
piedra y mar,
piedra y viento.
La piedra y yo.


Stein und Sand,
Stein und Meer,
Stein und Wind.
Der Stein und ich.

II

Yo no sé si golpeando y partiendo las piedras
he provocado el fuego de sus interiores,
y en él, ellas han recogido la sensación del dolor
y del vacío.

Ich weiß nicht, ob ich das Feuer in ihrem Inneren erzeugte,
als ich die Steine aneinander schlug,
in ihm haben sie das Gefühl von Schmerz
und Leere aufgenommen.

III


La piedra soy:
sueño y eternura,
magma y fuego.
En lo diverso de mi ser
tu mano se enternece.
Me lanza a una cascada
y se une a mí,
en un solo cuerpo
en dos:
Sombra y luz.
La piedra soy
que flota en los espacios,
y el azul no se agota
en la línea de una ola.

La piedra soy,
la rodilla que me ama se humedece,
pule mis costados.
Los sueños que me habitan,
salen por mis ojos
hacia mil puertas,
que llevan el corazón
al centro de tu mano.
Lo que recojo de la lluvia
lo siembro en la memoria.

Con mi caída
se esculpen mariposas y delfines.
Y en la luz mordida
por las puntas de las sombras
hago crecer los horizontes
hacia los infinitos infinitos.

En mayo de 2000

III

Ich bin der Stein: Traum und Ewigkeit, Magma und Feuer. In der Verschiedenartigkeit meines Seins wird deine Hand weich. Sie wirft mich in einen Wasserfall/eine Kaskade und vereinigt sich mit mir, in einem Körper wir zwei: Schatten und Licht.
Ich bin der Stein, der im weiten Raum fliegt, und das Blau nimmt kein Ende an der Linie einer Welle.
Ich bin der Stein, das Knie, das mich liebt, wird feucht,
poliert meine Seiten. Die mir innewohnenden Träume verlassen mich durch meine Augen und gehen durch tausend Türen, die das Herz in deine Hände bringen. Was ich vom Regen aufnehme, säe ich im Gedächtnis.
Mit meinem Fall formt man Schmetterlinge und Delphine. Und im von den Schatten schon berührten Licht
lasse ich die Horizonte wachsen
in die unendliche Unendlichkeit.

IV

Camino en regresión

Recogen
permanentemente su partida
las piedras del amor
que ruedan tan adentro.

Como ovillos
en las manos
las levantamos
y en los ojos se nos forman como nudos.

Ellas trazan mapas y esferas brillantes
cuando el sabor salado de la arena
se condensa en nuestros labios.

Donde se asienta el tiempo hay un reloj detenido,
el ojo perceptible y el músculo en flexión,
tal vez la costra envejecida de la diferencia
entre el pasado y el presente.

Weg in Regression
Ständig
nehmen sie ihre Abreise auf,
die Steine der Liebe,
die ganz im Inneren rollen.

Wie kleine Eierchen
halten wir sie in den Händen
und in den Augen erscheinen sie uns
wie Knoten.

Sie entwerfen Landkarten und glänzende Sphären
wenn der salzige Geschmack des Sandes
an unseren Lippen kondensiert/netzt.

Dort, wo die Zeit sich niederlässt,
gibt es eine stehengebliebene Uhr,
das wahrnehmbare Auge und der Muskel in Beugung,
vielleicht die alt gewordene Kruste des Unterschieds
zwischen Vergangenheit und Gegenwart.

V


Furor y sueño
Tomé una piedra de Buchenwald*
y otra del jardín de Goethe*.
Pulidas estaban las dos
por los ojos de la lluvia.

Elemental es la forma
del verbo y la existencia.
En caras diversas fluyen:
sueño y furor de otros tiempos.

En una, nuestra emoción vibra
y en la otra la memoria padece.
Es la explosión del ser en su no ser,
o del sueño que es la piedra.

Porque los ojos que ven el mundo
son los ojos de la piedra.

En abril del 2000

*Buchenwald, campo de concentración nazi en Weimar,
en la Alemania fascista.
**El poeta se refiere al jardín ubicado en la casa de
Goethe en Weimar.

V


Zorn und Traum
Ich nahm einen Stein aus Buchenwald*
und einen aus Goethes Garten*.
Glatt waren beide
durch die Augen des Regens.

Elementar ist die Form
des Wortes und die Existenz.
In unterschiedlichen Gesichtern fließen:
Traum und Zorn aus anderen Zeiten.

In einem vibriert unsere Emotion
und in dem anderen leidet die Erinnerung.
Es ist die Explosion des Seins in seinem Nicht-Sein,
oder des Traums, der der Stein ist.

Weil die Augen, die die Welt sehen,
die Augen des Steins sind.

April 2000

*Buchenwald, ehemaliges Konzentrationslager bei Weimar
*Goethes Garten an der Ilm in Weim

VI

Creciendo en inquietudes
parecen las piedras
estremecerse,
caer
más abajo de las aguas.
De luz
se envuelven sus perfiles,
indefinidas de tiempo.

Die Steine,
voller Unruhe,
scheinen sich auszudehnen,
tiefer als die Wasser zu fallen.
Umfangen von Licht
sind ihre Konturen,
unbegrenzt in der Zeit.

VII


Las piedras no tienen sabor
de las caídas,
y no mueren en arenas fragmentadas.
Sólo saben de formas,
y en la oscuridad se mueven
como molinos,
apretando sus puños.

Die Steine schmecken nicht
nach ihrem Fall,
und sterben nicht
in vielen Teilchen Sand.
Sie kennen nur Formen,
und im Dunkeln drehn sie sich
wie Mühlen
und ballen ihre Fäuste.

VIII

Piedra
he caminado a tu interior orgánico.
Acudo a la suavidad de tu raíz para hallar la fuerza.
¿Dónde la sal y su acento?¿Dónde el azúcar elemental?
¿Dónde el tiempo piedra? ¡Y tus ojos dimensionándose
en infinitas historias!
Los infinitos nidos de luz
que tú, piedra, sabes conocer.

Ich bin in dein organisches Inneres gelangt,
brauche die Sanftheit deiner Wurzel, um Kraft zu finden.
Wo ist das Salz und sein Akzent? Wo der elementare Zucker?
Wo die Zeit, Stein? ¡Und deine Augen weiten sich
zu unendlichen Geschichten!
Die unendlichen Lichtnester,
die du, Stein, erkennen kannst.

IX

En esa piedra que toco,
allí el verbo
amplio tuvo su lugar.
Sé que la luz
la besó tantas veces
y que la luna no olvidó
la dirección donde encontrarla.
Hacia el barro
hizo su camino,
hacia los costados
y creció.
Y te incorporé a mi lápiz,
y fuiste cuadro en mi retina,
o día último como el primero.

Tan importante fue lo deseado
que tus rodillas
ante las nieves caminaron
y rodaron con las piedras
hacia las aguas.
¡Ah, mi encuentro!
Y si te encuentro,
la raíz donde te humedeciste.
El barro apretado entre los puños,
y que las piedras sumergidas
lo visitan.
Y sus perfiles van revistiéndose
como si quisieran descubrir lo inalcanzable,
como gravitando tu centro
y todo lo que nos ofreces,
y todo lo que al irse deja la memoria
en el vacío que deja la piedra,
cuando en el agua al hundirse se desparrama.

Auf dem Stein da, den ich berühre,
hatte das weite Wort seinen Platz.
Ich weiß, dass das Licht
ihn so viele Male küsste
und dass der Mond
den Ort nicht vergaß,
wo er zu finden war.
Im Lehm
bahnte er sich seinen Weg
zu den Ufern
und wuchs.
Und ich schloss
dich ein in meinen Bleistift,
du warst das Bild auf meiner Netzhaut
oder letzter Tag wie der erste.
So bedeutend war das Ersehnte,
dass deine Knie
angesichts des Schnees wanderten
und mit den Steinen
sich zum Wasser hin bewegten.
Ach, meine Begegnung!
Und wenn ich dich treffe,
die Wurzel, wo du dich mit Wasser benetztest,
den Lehm zwischen die Fäuste gedrückt.
Die versunkenen Steine besuchen ihn.
Und seine Umrisse zeichnen sich allmählich klarer ab,
als ob sie das Unerreichbare entdecken wollten,
deine Mitte erkunden wollten
und all das, was du uns darbringst,
und all das, was beim Weggehen das Gedächtnis
in der Leere hinterlässt, die der Stein zurücklässt,
wenn er sich sich im Wasser auflöst.

X

Explicación: Por qué las piedras son blancas
Fue un momento haciéndose telúrico
en que rodamos las piedras blancas.
Su caída fue estruendosa, profunda en el vacío.
Corrimos.
Entonces silenciamos aquel eco
iluminando nuestros cuerpos con su blancura.
Nos fatigamos
en aquel río de la destrucción perfecta.
Las piedras rodaban
perfilando con sus aristas contornos a la noche.
Después
se fueron quedando vacías
como pensativas esfinges.
Apretándote a mi cuerpo,
en esa actitud de las piedras,
besé tus labios subterráneos.

Erklärung: warum die Steine weiß sind
Ein Moment, der tellurisch ward,
als wir die weißen Steine rollten.
Ihr Fall war gewaltig, tief in die Leere.
Wir rannten dahin.
Dann brachten wir jenes Echo zum Schweigen,
und wir schmückten unsere Körper mit deren Weiße.
Wir ermüdeten
in jenem Fluss der perfekten Zerstörung.
Die Steine rollten,
an ihren Kanten die Konturen der Nacht.
Später
blieben sie leer,
wie nachdenkliche Sphinxe.
Ich drückte dich an mich
und in jener Haltung der Steine
küsste ich deine unterirdischen Lippen.

XI

Principio de la piedra
En contra de cualquier argumento
he esparcido las piedras,
sus cuerpos inmutables,
blancos.
No he preguntado por su caída.
Se han encerrado en una filosofía
que no deviene.
Telúricas en su movimiento
irrumpen en su yo, contradicen.
La irrupción de la piedra
es la modificación del infinito.

Gegen ein jedes Argument
habe ich die Steine verteilt,
ihre weißen, unbeweglichen Körper.

Ich habe nicht nach ihrem Fall gefragt.
Sie sind Teil einer Philosophie geworden,
die nicht in Erscheinung tritt.

Irdisch in ihrer Bewegung
dringen sie ein in ihr Ich, leisten Widerspruch.

Die Verbreitung der Steine
ist die Modifikation des Unendlichen.

XII

Por lo menos
las piedras han ido muriendo
de su monotonía,
vacías
no dejaban abrir las ventanas
por donde queríamos salir.

Tu las tocaste.

Descubriste la música
sobre s dorsos.
u
s

Las piedras caían
a las aguas
para ausentarse de sí mismas.

Wenigstens die Steine
sind langsam an ihrer Eintönigkeit gestorben,
in ihrer Leere
erlaubten sie nicht, die Fenster zu öffnen,
aus denen wir hinaus wollten.

Du hast sie berührt.

Du hast die Musik entdeckt
auf i Rücken
h
r
e
n

Die Steine fielen ins Wasser,
um sich von sich selbst zu entfernen.

XIII

No sé cuanto he caminado.
Me he detenido.
Me he detenido.
Las aguas sólo saben dibujar las piedras.
Se humanan.
Van rodando
y rodando.
Por entre las gargantas
su dolor se encierra.
Si volvieran a modelar
tu arquitectura. ¡Pero no!
Las aguas son ciegas.
No se pronuncian.
No se conmueven.
Una vez que aprisionan tu retrato
lo derriban.
Sólo así explican
lo que se llevan.
Lo que se llevan.

Ich weiß nicht wie weit ich gelaufen bin,
Ich verweilte,
und verweilte.
Die Wasser allein können die Steine zeichnen.
Sie werden menschlich,
sie rollen,
und rollen.
Ihr Schmerz schließt sich ein in ihren Kehlen.
Wenn sie doch deine Architektur
neu gestalteten. Aber nein!
Blind sind die Wasser,
sie werden nicht rebellisch,
lassen sich nicht erschüttern.
Einmal dein Portrait bedroht
zerstören sie es schon.
Nur so erklären die Wasser
was sie mit sich führen,
was sie mit sich führen.

XIV

Te dejo mi corazón de cuero,
para que lo sepultes
en el mar de lo verdeazul.
Yo me llevo sólo las piedras
que tienen la eternidad
de las estrellas.

Ich überlasse dir mein Herz aus Leder,
damit du es vergräbst
im Meer des Grünen.
Ich nehme mir allein die Steine mit,
die so alt und ewig sind wie die Sterne.

XV

¿Te recuerdas?
Hacías rodar las piedras
Aquel ciclo era algo indefinido,
calculado para la infinidad del verbo.
Sólo que las piedras son incesantes.
Ruedan.
Caen.
Crecen.
Se estremecen. Se pulverizan.
Quiebran sus formas.
Sus caras angulosas miden el vacío,

diletantes.
Erinnerst du dich?
Brachtest die Steine ins Rollen.
Jener Kreis war etwas Unbestimmtes,
berechnet für die Unendlichkeit des Wortes.
Aber die Steine sind rastlos.
Sie rollen,
fallen,
wachsen.
Sie dehnen sich aus. Werden zu Staub.
Brechen auseinander zu anderen Formen.
Ihre kantigen Gesichter messen die Leere.
Dilettanten.

XVI


Todos los sueños
sin la imaginación de las piedras
serán vacíos.
Ellas cambian el estigma
por la raíz,
se pronuncian
por lo que acontece,
guardan en su interior
carenado un tiempo de ojos infinitos.

Ohne die Phantasie der Steine
werden all die Träume leer sein.
Sie tauschen Blessuren
gegen Wurzeln,
äußern sich
im Geschehen,
bewahren im Innern
vom Winde geformt
eine Zeit, aus deren Augen
Unendlichkeil blickt.

XVII

En las angulosas piedras
me he detenido.
Boca abajo percibo sus caídas anchas,
el detenerse de las espumas que ellas tocan.
Y penetrar en sus aristas pareciera
que escarbo los ríos que se llevaron
las arenas,
y me voy adentrando
y vertiendo en sus caídas.
Y el tiempo nos descubre otra dimensión
de orillas.
Y la memoria juega y se pierde en laberintos,
en un retornar de imágenes ya idas.
Al pestañear que nos regala el nervio,
se sucede que las piedras se simplifican.
Grisacias y secas se hunden en los siglos,
y en los días y sus propias sombras,
rayando el fondo de la tarde,
como lomos de un camello
reposando en un oasis que no se seca.

Bei den kantigen Steinen
bin ich stehen geblieben.
Auf dem Bauch liegend spüre ich ihren breiten Fall
und das Aufstauen des Schaums der Wellen.
In die Lücken zwischen ihnen einzudringen
scheint, als ob ich die Flüsse,
die den Sand mit sich führen, ausgrabe.
Und in ihrem Fallen dringe ich tiefer in sie ein
und bin Veränderungen unterworfen.
Die Zeit entdeckt uns andere Uferlinien.
Erinnerungen spielen mit uns, verfangen sich im Labyrinth
und lassen längst vergangene Bilder wiederkehren.
Beim Blinzeln, Geschenk unseres Wesens,
vereinfachen sich die Steine.
Grau und trocken versinken sie in den Jahrhunderten
wie die Tage und ihre eigenen Schatten,
zerkratzen den späten Nachmittag,
wie die Höcker eines Kamels,
das in einer Oase ruht, die nie austrocknet.

XVIII

¡Todo está pétreo, derribado!
No está aquel juego de tus pies bajo las sábanas,
ni siquiera cementerios de lunas descubren
los apagados esternones de la calma.
El mar ya no golpea en la roca,
ni las espumas llegan a las costas.
Yaciendo en qué tiempo lo que las aguas
trajeron,
oíste y amaste, esos barcos,
que llenaron de líneas iluminadas tu corazón.
¡Todo está pétreo, derribado!
Pero tus pasos, aún los siento en mi pecho.

Alles ist versteinert, zerstört!
Auch jenes Spiel deiner Füße unter dem Laken,
Nicht einmal die Friedhöfe der Monde decken
die ausgelöschten Brustbeine der Stille auf.
Das Meer schlägt nicht mehr auf den Fels,
auch sein Schaum gelangt nicht an die Ufer.
Begraben in welcher Zeit,
was die Wasser tragen,
du hast diese Schiffe gehört und geliebt,
die dein Herz mit leuchtenden Linien erfüllten.
Alles ist versteinert, zerstört!
Aber deine Schritte,
noch spüre ich sie in meiner Brust.

XIX

Epitafio en la piedra
En ese tanto tanto
que ya no espero,
sólo sé, que seguirá saltando
el segundo
al nudo de la piedra,
a dos.

Sólo sé
que el ayer
no nos devuelve
la misma imagen.

Es otra, igual a lo ido.
Otra, en su nuevo acontecer.
Otra a lo acontecido.

Pero el tiempo
es la intensidad
del sueño,
que emerge
multiplicado,
en lo diverso
de las cosas.

Epitaph-Inschrift
In diesem Vielen, Vielen
das ich nicht mehr erwarte,
weiß ich nur, dass weiter springen wird
die Sekunde
zum Kern des Steines
Zu zweit.
Ich weiß nur,
dass das Gestern
uns nicht
dasselbe Bild zurückgibt.
Es ist ein anderes, gleich dem vergangenen.
Ein anderes, in einem neuen Geschehen.
Ein vom Geschehenen verschiedenes.
Aber die Zeit
ist die Intensität
des Traumes,
der hinaufsteigt,
sich vervielfältigt
in der Verschiedenheit
der Dinge.

XX

Los torsos del silencio
Graba la lluvia esas esdrújulas acentuadas,
en que llorosos versos venían a nuestra ventana.
Como rosas de hielo caían a nuestras manos,
quemando a la piel y al propio mármol.

La piedra entonces en los horizontes se perdía,
y con su mirada permanente nos auscultaba.
Hacia lo intenso del añil nos íbamos,
dolidos en los atardeceres en que nos apagábamos.

Los torsos y las piedras se conjugaban en silencio,
y apretados se amaban en relámpagueantes gritos.
Como si el mundo se hubiera encerrado
el cero de la ruta perseguía la araña.

En equis pensantes, los dos lamidos quedábamos.
Como saliendo del barro hacia la espuma íbamos.
Tú, inclinando las estrellas y todos tus racimos.
Y yo, evadiendo con la noche más intensa, galopaba.

Torso der Stille
Der Regen graviert diese Akzent tragenden Silben
in denen weinerliche Verse an unsere Fenster kommen.
Wie Eisrosen fielen sie in unsere Hände,
verbrannten die Haut und den Marmor auch.

Der Stein verlor sich in weiten Fernen
und mit seinem ausdauernden Blick belauschte er uns.
Wir gelangten zum intensiveren Blau des Indigo
schmerzvoll in den Abenddämmerungen, in denen wir verlöschten.

Der Torso und die Steine verbanden sich in der Stille
und fest aneinander gedrückt liebten sie sich mit aufflammenden Schreien.
Als ob die Welt sich eingeschlossen hätte,
suchte die Spinne den Anfang ihres Weges.

Bei so vielen Denkern blieben wir zwei uns Berührenden.
Wir aus dem Sand kommend gingen dem Schaum entgegen.
Du, die Sterne herabziehend und all ihre Begleiter.
Und ich ohne Zügel verschwand in der Nacht.

XXI

Sólo las piedras
Sólo las piedras nos darán altura,
sólo con cada ola nos elevarán
hasta la nubes,
medirán la intensidad
de nuestros brazos,
el tiempo que prolongamos el amor,
harán grises el color de nuestros ojos.
Hundiéndose en las aguas
seremos espuma blanda,
saldremos por la boca del mar
para rescatar la orilla
que una vez no alcanzamos.
En cada superficie
iremos vociferando por las arenas,
nos entraelazaremos raudos
por sus costados,
y en cada sumergirse inevitable
seremos alados,
planos
contrapuestos.
Y con nuestros cuerpos
buscaremos sus asientos,
para unirnos frontales a sus caídas.
Y allí, donde les dolimos,
una y otra vez,
entrelazados,
su fuerza elegiremos
para hacer un racimo,
en el contorno que asemeja
a un pie y a una mano.

Nur die Steine
Nur die Steine werden uns Größe geben,
mit jeder Welle erheben sie uns in die Wolken,
sie messen die Stärke unserer Umarmungen,
die Zeit , die wir unserer Liebe geben.
Sie werden unsere Augen grau färben.
In den Wassern versinkend
werden wir zu weichem Schaum
und münden mit ihnen ins Meer,
um das Ufer erneut zu gewinnen,
das wir in einem Zuge nicht erreichen.
Bei jedem Auftauchen rufen wir nach dem Sand,
wir gleiten schnell an den Ufern vorbei.
Bei jedem Untertauchen, unvermeidlich,
werden wir beflügelt, glatt.
Und mit entgegengesetzten Körpern
werden wir eine Stelle suchen,
um uns zu vereinen, frontal,
an den Ufern, wo wir uns weh tun.

XXII

Imitación de la piedras elevadas
No son las mismas.
Sus caídas en el vacío las hicieron blandas.

Formaron círculos
donde nuestras manos jugaron a hacerse circulares.

Cada una a una luna.
Cada una a una estrella.
Entonces abrieron cualquier puerta de lo no imaginable.
Crecieron con nuestros perfiles.

Adecuaron sus formas en los contrastes de las sábanas
cuando deseamos con más fuerza nuestros sexos.

No son las mismas.
Pulverizándose caen,
como siluetas que aman nuestros dientes.

Sus cuerpos se sumergen en las aguas
para incendiar como soles nuestras carnes.

XXIII

Caminan en sus eternidades
las piedras.
Meditan sus ausencias,
su acabarse y su molerse entre ellas mismas,
su continuar con las aguas.
Y el paisaje del mar
es como un reptil tendido ante la tarde.

Redonditas ellas rotan con la aguas.
Y mis sienes y mis manos les prodigan la cal
que sus ojos necesitan.
Y la nube traza desde lo alto
el espejismo
que a ellas les impulsa,
su rotar por el firmamento,
su irse tras de lo que no deviene.

En los columpios del mar
equilibran la velocidad de lo ido,
ejercitan la necesidad de lo que acontece.

Y toda duda que se juega
se hace suerte de dado
para llenar lo que nos deseamos,
para ganar la nueva utopía
cargada de conscientes sueños,
aquella,
que nos haga volar hacia la nube.

XXIV

Hoy he puesto a las piedras
sobre mi camisa verde,
aquellas que tuve en mi mejor alegría
y en la cena con todos mis hermanos.

En la proyección del amor
moldelé sus contornos, las hice rodar circulares,
miré fijamente sus lomos,
para tener el perpetuo color del horizonte.

A lo gris y a lo blanco que las contienen
hay que darles el corazón encendido,
como tarde que se va en la despedida de su estrella.

Ellas forjan el equilibrio
de lo que soñamos,
ocultan la gravedad de nuestras dudas,
guardan nuestro silencio carenado,
en equel juego que hicimos siendo adolecentes,
en ese hamacar que tuvimos
cuando arremetimos con fuerza nuestros sexos.

En lo alto de Valle Hermoso
una piedra con forma de nube se sostiene
ante la sonrisa de un niño.

Berlín, 2017

XXV

Y tú siempre preguntándome:
Porqué las piedras del amor
no nos ruedan tan adentro?

XXVI

Riela petit a petit un camino la piedra
en su caída,
y la tarde crepuscular va palpando su rostro,
su ceniza de ilustre estrella,
su perpetuarse en lo blanco de una montaña,
su resistencia a cualquier viento tempestuoso.

Ella es un segmento de estrella
modelada como el color de nuestra piel.
La piel es lo que le sucede a la arena,
como agua salada del mar que la cubre.
La vena que lleva mi sangre
se vierte en cada piedra
para hacerme ser pensante.

De mi columna salen las arenas
y ellas pasan esparcidas por mis dedos,
y pasan y pasan medulares
a los días que se fueron con la lluvia
y que dejaron sus ojos en la tierra.

Y ellas, en mis costillas, como Lunas
con sus menguantes están clavadas,
como perpetuándose en todos los horizontes.

La piedra se hace al camino sin sandalias,
resiste al tiempo en los mismos cordeles del sol
como gota esencial de curso para cada encuentro.

Cuando despertemos cada manaña,
la historia no se repetirá de la misma manera,
siempre será otra y otra en cada boca diferente.

El rostro del tiempo tiene miles de orillas,
la ceniza ilustre de su estrella lo ha perpetuado en la piedra,
como Luna que sube desde la mar levitando el éter.

La piedra es la creadora de los peces de plata
y la que hace más fértil la savia de la tierra.

Berlín, 2011

XXVII

Piedra, pasa y perdura
Piedra, pasa y perdura.
Perdura como la rosa
hecha escultura
entre las espirales de las arenas.

Lo inefable está pasando en una nube.
Y pasa,
y es inalcanzable.
Y lo inalcanzable es ola que cae
en la hora del aturdimiento,
como cuando mordemos la navaja
con el atento molar que la muele.

Piedra pasa y perdura,
que sólo la luna sabe
que eres perfecta.
Y perfecto
es tu soñar,
cuando en tu contar
de orillas
confluyen todos los ríos que nos son amados.

XXVIII

Ahora, llamamos a las piedras,
y ellas vienen
con sus sandalias de avance,
repartiéndose al borde de los ríos.

Cuando la estrella aparece-,
hay una animación fosforescente de siluetas.
Y las piedras se hacen ruidosas
y tantas son que ellas nunca se conocerán,
ni aún compartiendo la misma orilla.

Sobre los saltos por ellas dejados en cada avalancha
buscamos el tiempo pasado,
avanzamos por miles de leguas de caminos,
y en un trecho atraparemos una metáfora del agua,
al caracol que quiso llegar con su andar a una cima,
a la hoja que vibró en el viento y quedó hecha color ámbar,
a la libélula atrapada en su piel de primavera,
a las hormigas hacendosas con sus patitas en salto
y con sus ojos poliedros detenidos en el quehacer cotidiano .

Ahora, llamamos a las piedras,
y ellas vienen.
Y hay que saber moldearse desde el interior de ellas,
pues hay animación y hay movimiento,
y un perpetuarse de voces graves y de regocijo,
hay lunas fragmentadas y mareas,
olas detenidas y lechos de ríos.

En sus formas crecidas ellas asoman,
como esculturas detenidas por el tiempo.
Pero son otras,
otras entre las aguas que se van,
otras en las aguas que regresan.
Otras en lo que nos deseamos
y quisiéramos permanentemente detenerlo.

XXIX

Confluencia y marea
El otro día anochecí con las piedras
-centauras de silencio y de soledad-
me devolvieron al camino de mi mocedad.
Cualquiera de sus ángulos me señalaron
lo que tu voz grave hizo en sus círculos.

Rodeadas de continuidad y de sombras,
se acurrucaron envueltas de amor infinito.
Cualquiera de sus ángulos nos señalaron
cuántos caminos con su rodar hicieron,
y cuántos abrazos y cuántas cruces,
y cuánto polvo se hizo en cada partida.

Ellas se definieron por lo blanco y lo gris
de la penumbra para amarse locamente,
en ese rodar hacia los confines de las sábanas,
cuando apretamos con más fuerza
nuestros manos y dientes.

Vueltas sus perfiles a ambas orillas,
otra vez, nos miran a la distancia.
Salen de nuestras pupilas,
como lágrimas que han caído
y que se entregan hondas
a la levitación del día venidero.

XXX

Hacia las piedras en círculo:
correlarias.
Intuyo que con cada afán
que ellas empiezan,
serán inalcanzables.

Sus rodares y su silencio nos habitan.
El irse hacia los abismos
y el sumergirse en las aguas
las hace inmutables, las llenan de ternura,
donde ellas forjan sus perfiles decididos
ante los crepúsculos.

Hacia las piedras
en círculo,
correlarias,
un fin sin fin,
del siglo que nace y se va en 100 años
y que peina mis seines.

- Cuando mi lápiz forja el verbo,
el azul se hace paisaje
y salen a volar las mariposas
sobre el papel azulado,
y allí se adelgaza la finura de las piedras -.

Más entre la navaja y la ternura,
cómo acierta el sonido crepitante
que contienen sus interiores,
los rumores que hacen sus perfiles envolventes
y ponen pensativa a la tarde.

XXXI

Blanca-azul

Piedra cerrada.
Cuerpos en dos.
Mano en mano.
Pie en pie.
Lengua en lengua.
Humedad y llama.
Dos y una en la perfección
del amor y de la sed.
Como rodilla y codo
rodando al vacío,
para subir
pedacito a pedacito
hacia la nube.

Solamente que esta vez,
la envolverá el agua,
la abrazará
con cada remolino
con cada ansiedad retratada en nube.
Y
circular ella rodará,
trocito
a trocito,
y así irá
de una a otra orilla,
para mostrarse azul,
ante el artificio de una luna
que llega total para su total caída.

XXXII

Piedras,
una sobre otras,
verticales vaís hacia la nube.
Y esto es el intento de mi mano
en el color verdinegro que les pongo.

Pero Marat en su bañera
nada en su propia sangre.
Saca sus ojos por las corredores
donde la traición asciende,
y vomita ante una fuente
del Congreso Nacional de Francia
una estatua sin brazos.

Nadie sabe,
que en esta hora
el color azul también puede ser rojo.
Y que lo pensado, cuando él tomaba el jabón,
aún este bailando sobre una cuerda,
y que la lágrima que todavía
está saliendo de su párpado
caiga con la lluvia venidera.

Marat, no saldrá de su propio nacer
para codificar el vació en otro vacío,
ni hará nudos al pañuelo de sus siete puntas,
no nos hablará del tanto de su caída,
sino que morderá el espejo,
y en cada pedacito mirará
a sus encubadores amados y pordioseros niños,
y arrojará toda estatua pérfida al río Sena.

XXXIII

Piedra r e d o n d e r a,
inclinada,
miras al vacío desde lo alto.
Perpendicular es la yerba
que el reposo teme.

Abajo tu caída, en el más abajo
de los abajos,
busca los abismos verdaderos.

Nos espera tu estruendo.
Tu rodar de montaña en montaña.
Tu saltar de pendiente en pendiente.
Tu sumergirte en las aguas.
Tu unirte a otras orillas.

Pero, ¿en qué te formas,
cuando se derrite la nieve,
y respira tu ser la montaña
con cada nube que pasa?

El viento te hizo alada,
venció ese equilibrio del espacio
que una vez juró no vencer
para que seas amada,
para elevarte a la nube,
para enternecer nuestros cantos.

Y tu rodar,
y tu caer
en los espacios
el amor lo contiene,
y lo llevas contenido.

Y con tu irte,
mi corazón
huellará la lejanía
hacia la orilla
que se va,
hacia la orilla
que nos diste.

Sobre la nieve y la luz inclinada,
piedra,
los ojos no están agotados por los sueños.

XXXIV

Porqué somos de una y otra piedra
somos:
tallo – urdimbre,
nube – río,
flor - monte.

Piedrarias que ruedan en el tiempo,
piedrarios que corren en la gravedad
de sus levitaciones.

Porqué somos de una y otra piedra,
Somos:
orauros,
piedralbas,
piedrauros.

Riarios que salen de los pozos
de su meditación y del asombro.
Riarios que germinan como oasís desde la montaña.

Porqué somos de una y otra piedra,
somos:
arena - pirámide,
ayer – presente- mañana.

Y así vamos al encuentro
de lo profundo de las aguas,
acompañados por las caídas de las piedras .

2
Quizás, la A y la Z, sean
el río imaginario,
donde siempre nos estemos bañando.

XXXV

Roque
Piedra,
tu vuelo en el impulso de la línea de los astros
se ha hecho vasto.

En una ala de la montaña
dibujaste tu rostro defrente y noble,
acudiste a nuestro encuentro,
subiste hasta el pedestal que hizo la nube.

Piedra, la huellas que dejamos,
las hicimos sobre la arena
cuando corrimos un día sin zapatos,
en ese recocorrer
cuando el sol sale a multiplicar sus caras
por las hondanadas y los valles.
Y su girar,
hizo lo que no pudo hacer
con nuestro desencanto.

Y tu redondéz como la luna
permaneció en lo alto del paisaje.
Y una blancura estuvo rodeándote
e impregnó candentes contornos
de oro-azul a las penumbras.

Piedra, sé que la nube,
cae gemela,
y blanca es y te visita.

Y en una eternidad de sueños,
hace rodar tu propio corazón
en avalanchas,
en donde aún penden los recuerdos.

XXXVI

El límite del Mar del Norte hacia los pinos
es el color salamandra sujetándose al paisaje
desde una playa acosada de bañistas.

Ellos bruñen sin la ventilación del mediodía,
imprimen las huellas de sus pies sobre las arenas,
cuando anuncian el emergir de los océanos cadenciosos,
- cada uno más brillante, cada uno más tangencial-,
cuando las aguas diluyen sus formas en resacas.

Y las piedras, en sus intermitentes formas
no evaporan a la nube,
sino traslucen la imaginación con cada una de sus caras.
Y ellas pasan raudas por la memoria.
Y pasan y pasan con su incansable pasar cambiante,
eligiendo la arena que se esparce como un tapíz infinito,
donde las dunas dejan, solamente, sus espejismos.

XXXVII

Piedra: reloj de orillas.
Continuo instante
del hacerse y el deshacerse
desde la profundidad de una raíz.

Piedra el tiempo en su rodar
hace tu perfil.
Y en nuestros perfiles
la sucesión de tus manijas,
detenidas un instante
para soñar de tí
con el amor que permanente invades
y que va al encuentro de las aguas.

Los ojos de la lluvia
forman mariposas limoneras,
y ellas reposan en cada uno de tus ángulos.

Sobre los caminos hacia lo alto,
hay huellarios de otros tiempos,
y siendo idos se nos vienen,
y queremos soñar nuevamente
con los ojos abiertos.

Y qué infantes ruedan los tiempos
cuando el corazón engarza una historia,
que hace crecer la emoción y la memoria.

XXXVIII

Devueltas por las posibles
mareas,
las piedras,
con su rodar
se desvanecen.

Y cuánto crecemos
en el caminar de sus pesares.

Fuerte es el acento de sus interiores
cuando mutan sus perfiles ante la tarde,
cuando caminan en sus eternidades.

En cada ángulo
muestran la luz detenida,
tibia para el beso y la ternura.

Para cerrarnos los ojos
o para golpearnos la memoria
simplemente vienen,
y caen como taces interminables.

XXXIX

Piedras, inalcanzables sois
sobre la orquestal arena
que camina haciéndose una montaña
y que se va hacia la nube.

Y el desierto me parece
el hilo que ato
para un nuevo partir,
para un nuevo perderse.

Un fin de sinfines
que no acabará por deshacerse
de mis labios.

Pero, un grano de arena,
estando por un segundo en el ojo
hizo crecer una lágrima
hacia la luna.
Y ella danzó en otro ser,
y enhebró la puntilla de mi pie.

Sólo mis labios, al cerrarse,
penden con tus impulsos.
Saben de la hora de tu metamorfosis,
y la inquietud que despierta un cuerpo levitando.

Y nuestros labios beben de tí lo deseado:
tu remoto tiempo, acaso, una hoja seca
que antes fue miel en boca de los dioses.

Y en la hora de tus afanes,
lo que nos das en racimos será inalcanzable.

XL

Siendo adolescentes

En el camino hacia los álamos
hubo una piedra de sílice.
Esparcida aguja, rectangular y suave
que motivó nuestro tiempo.

Cuando el polen del tilo la visitaba,
regó sus costados de amarillo
discerniéndolos por los caminos.

Allí sentados, cuántas veces,
no abrimos los calendarios
para contar los pétalos de los tréboles
que sumabamos a nuestra mocedad,
y nos enternecíamos
ante la misma piedra estacionaria,
sin acabar la hora de nuestra adolecencia:
Los atuendos claros de nuestra juventud
se elevaban a los horizontes.

Y la piedra de sílice, ante la luna,
con su único ojo nos quedaba mirando,
ante la luminosidad del río
que atrapaba su propio horizonte
sin vértigos y sin cansancio.

XLI

En el volantín en que frenética
se va la ola,
abraza a la piedra
con su espuma blanca e interminable.

Y en ese rodar
y soñar,
cuánto cuesta saber,
si ella
traerá su abecedario circundante,
si dará la vuelta al mundo
siendo una fina arena.


Pulida por las olas
-por un tas de continúa orfebrería-,
la piedra quedará gris o blanca sobre una orilla.

Y a mis ojos
acude ese continuo soñar
de la continua ola,
que forma y forma
lo que formar no puedo.

XLII

Piedra,
verbo,
abreviatura de arena
en el corazón,
lugar de la estrella para su reposo.

La diferencia que buscamos
en cada uno de tus ángulos
es andar en el tiempo.

Piedra
quizá los trinos de los pájaros
sean el río imaginario
donde, desde tu ser,
el hombre sueña.

XLIII

Balance en balance
A la piedra en su altura
hay que rodearla
con lazo de asombro,
y con los nudos de los dedos.

En su caída
a la profundidad
hay que medirla compacta,
atraerla al pecho con nuestros latidos.

En su dimensión de hembra
hay que abrazarla,
intuirla en su sensibilidad,
formar mapas con sus orillas,
y rodearla en su asombro,
y en su elevarse, poseerla.

Como cuerno de luna
ella sabe esculpirse
cuando sabe que la amamos.

XLIV

Piedra, me alejo.
Corro silente.
Bajo.
Murmuro.
Voy tras de tí.

El silencio es la línea que se abraza
a tu horizonte.
Al cerrarse la tarde
levanta tu rostro imponente a cada nube
y ella te habita.
Y ella respira en la sed de la estrella,
camina al azul más hondo,
muestra la altura de los astros,
revela tu sueño a la montaña amada,
a tu río que también sueña imponente,
y que se va y que se viene,
y que regresa con cada primavera.

Aquello que es, entonces, el quedarse
con el corazón detenido de tu nube.

XLV

Piedra
en círculos,
mis hombros te elevan,
te llevan,
te llevan
a carrera abierta,
y cuando pongo a estirar mis extremidades
en un camino blandes tu perfil.
Y tú bajas de la cuesta
para rodar sobre la pampa verde,
por las flores mordidas por mis labios,
y te elevas sobre los pinos olorosos.

Piedra, y tus afanes los voy recogiendo
tendido boca abajo para mirar los astros
cuyos palpitares se van a los espacios celestes,
para hacer el beso de la luz con el perfil de la noche.

Y tu nombre lo sacio en la sed de la estrella palpitante,
y tú te llevas mi corazón y mis palabras.

XLVI

Piedra
donde nos espera tu balance exacto
hay que saber abrazar tus bordes,
tus blandas hendiduras,
la suavidad de tu externón,
tu humedad pulida por la marea
y hasta por la ola embravecida.

Sobre la lengua alzada por el astro jubiloso
vamos con la punta de nuestros dedos
haciendo los camimos por la yerba,
y lentos te amamos.

El rostro que nace en la penumbra
es jubiloso,
tu cara de gozo en su perfil mide la noche,
recrea las estrellas.

La intensidad quemante
viene de la profundidad intensa de los vientos
que van marcado las arenas.

XLVII

Piedra
Ruedas
Voy tras de tí
Y tú haces círculos en mis tobillos.

Con tu caída
Nos acrecientas
Soñamos que vamos a la velocidad de un astro
Y somos la energía que nos acerca a uno y otro planeta.

El lucero palpita en el silencio de la sombra
Un millón de años visita nuestra piel
Ante tus ojos el tiempo revolotea como un niño.

Y la orilla tiene las formas
En que danzan los círculos de la luna.
Lo que nos imaginamos
Llega con tus mareas crecientes

Cuando recogemos tus peces y cangrejos
Los lápices de colores en su brillo los detenemos
Ellos salieron de tu ritmo y tu movimiento.


XLVIII

Musgo adherente a su piedra.
Una línea verde
sobre tu blancura,
indica la impar propuesta
del adherente musgo.

El te rodea
deja crecer su codo,
salta de su asiento hacia la puesta de un astro,
deja salir el punto espumante cuando la ola revienta,
y te impulsa en un rayo de luz hasta Júpiter.

En la femenina P
que precede tu nombre,
sensual y sonriente te elevas,
hasta que la luna te devuelve a una orilla.

LIX

Piedra
la huella que amamos
la hicimos sobre la nieve,
cuando un día sin zapatos
multiplicamos lo que el sol
con su correr ya no pudo lograr,
y su corona la puso a rotar
en los círculos de la luna .

L

Salto en salto, de a dos vamos.
Subo contigo a la cuesta de la montaña
que levanta tu perfil hacia la noche.
Los abismos recorremos
hacia la eternidad del sueño.

Piedra, sé que la nieve cae gemela de tí,
y blanca es y te visita,
y en cada avalancha rueda contigo.

Pero yo acaricio el cuerpo que me hace felíz
y doy volteretas sobre mis pulgares
ante la luna rodante.

Las palabras interiores del instante tierno
están hechas de un grano de arena
que salta de montaña en montaña.

El no se perderán en la intensión
de un sueño vacío,
sino que va con el diálogo de su estrella,
con los charcos, con los arroyos y con el hombre.

En el balance exacto del relámpago
hay que abrazar los bordes de la amada,
besarlos como ir ante los abismos.
Medir con la punta de los dedos
su fecundidad profunda.
Ir con los labios por el externón de la noche
espolvoreado los luceros.

LI

En esa piedra que toco,
allí el verbo,
amplio tuvo su lugar.
Sé que la luz
la besó tantas veces
y que la luna no olvidó
la dirección donde encontrarla.
Hacia el barro
hizo su camino,
hacia tus costados creció.
Y te incorporó a mi lápiz
y fuiste cuadro en mi retina,
o día último como el primero.
Tan importante fue lo deseado,
que tus rodillas
ante las nieves caminaron,
y rodaron con las piedras
hacia las aguas.
¡Ah, mi encuentro!
Y si te encuentro,
la raíz donde te humedeciste.
El barro apretado entre los puños,
y que las piedras sumergidas
lo visitan.
Y sus perfiles van revistiéndose
como si quisieran descubrir lo inalcanzable,
como gravitando tu centro
y todo lo que nos ofreces,
y todo lo que al irse deja la memoria
en el vacío que deja la piedra,
cuando en el agua, al hundirse, se desparrama

LII

Imitación a la piedras elevadas

No son las mismas.
Sus caídas en el vacío las hicieron blandas.

Formaron círculos
donde nuestras manos jugaron.
Cada una a una luna.
Entonces abrieron cualquier puerta.
Crecieron de nuestros perfiles.

Adecuaron sus formas a los contrastes de las sábanas,
cuando deseamos con más fuerza nuestros sexos.

No son las mismas.
Pulverizándose caen,
como siluetas que aman nuestros dientes.

Sus cuerpos color luna ruedan
o se sumergen en las espumas
para incendiar como soles nuestros carnes.

LXIII

Sueltos en lenguas musicales.
En los manos del mar nos aproximamos
a las arenas.

Sobre lechos olorosos
desprendímos los pétalos de las flores
como lo hacía el Rey Salomón
en el acampar de su pereza.

El delantal blanco de tu mano caía hacia la tarde.

Como éramos de un diluvio imaginado,
imitabamos al relámpago en su estallido.

El amor era mozo y era mar erizado,
que cruzaba con sus ojos de felino,
y se apoderaba de los horizontes.

¡Ah, y cómo amabamos aquella cal de las islas!
¡Y aquel piano musical en que en la nieve iba rabiando!

¡Y mi pie izquierdo sacaba la orilla dulce de tu cintura!
Y los leños de los ojos hacían crecer las fogatas.
Y el vino iba rociándose sobre la tierra.
Y tus cabellos estaban al alcance de mis manos.

¡Ah, y ante las piedras, que iban levantando sus perfiles,
el diálogo interior iba encendiendo los ayes
cuando nuestras bocas eran una sola!

LIV

Piedra,
la lluvia lavó
las líneas blancas de tus cicatrices,
te condensó en una simple aritmética,
o como gota clara y deseada.

Y tus labios
no agotaron la sed que yo tenía.

Pero aquella sola gota
que mostró tu tiempo
dentro de la cal calcinada,
¿acaso, también tiene para mí una fuente viva,
tal vez el corazón
o también tus manos?

LV

para levitar en dos

piedrecitas voy a poner a las aguas
para tus pisadas

sobre ellas se elevan
nuestros cuerpos

y el mar es más que el mar
cuando saca de su pecho a la ola
con martillo de viento

cuando su espuma eleva nuestros cuerpos
y nace una partitura a lo Mozart
desde el hueso de un cóndor

ella nos anilla,
nos rodea
nuestros labios humedece
los abre como cántaros
y el sol tiñe de colores nuestros rostros

y vibran los ayes desde las gargantas aquenadas
y el mar bruñe alado

y tus senos en la quilla de una nave
van hacia las lunas crecientes
para no ocultarse de las estrellas

LVI

Incólumes retratan sus perfiles las piedras

Incólumes retratan sus perfiles las piedras
ante la tarde detenida,
y lo que llega de su luz crepúscular
lo retengo sobre la palma de mi mano.

La estrella resplandeciente
marca con su oro la arena que espolvoreo
y sus granos son un mar de luces caminantes.

Entonces ese mar lo saco de su levitación
para llevarlo a mi pecho,
y de una orilla lo tomo de la cola,
por lo menos para retenerlo
en el impulso de su vuelo y de su cólera,
o para lavar la pudredumbre de la finanza
donde los saurios agreden la balanza
y hacen la infamia.

Las siluetas que recortan los soles de los cerros
desprenden el tiempo circular de cada año,
y en ese columpio que va y viene,
pende lo efímero y lo eterno,
la flor del árbol en sus anillos estacionarios.

Hay cometas sobre islas de sueño que vuelan sobre nubes,
donde la madre está leyendo un cuento mágico a su niño
mientras que el lápiz dibuja sobre el papel un corderillo.

Gira el astro de la tarde hacia la mar que cabecea
y de fuego rojo botella hizo las coronas de los cerros,
y el yo descansa y sueña con su andar ante los maízales.

LVII

Como lenguas húmedas
Piedra ante tí
cualquier colina brilla
cuando el sol se detiene
para marcar los horarios
de la espera.

El regocijo del pecho
deja el pulso del corazón abierto
viéndote
elevada desde la tierra alta.

Y en la vía láctea hay un abejear de estrellas.


LXVIII

Con sus audaces bocas
vienen las aguas ,
saltando por la piedras,
y sus cuerpos robustos,
se anudan a las fuerzas
de los remolinos.

Ellas se hacen danzantes
cuando las aguas se las llevan.

Y ellas se van.
Y ellas se van.
Y tan extraños
son sus caminares con las aguas.

Pero cada vez más pulidas ruedan.
Y sus siluetas el mismo astro de la noche
va abrazando con sus destellos.

LXIX

Piedra, cuando te uniste a la mar
las olas hicieron las espumas
y lamieron tus costados.

Y en cada noche de luna
a tu dorso vinieron los peces fosforecentes
y te habitaron las estrellas marinas.
         
LX       

Silente como una esfinge
ante la mar de peces
ante los cientos de astros que la rodean,
que van perpetuando su mirada en el tiempo.

LXI

Bajo los tilos altos se mecen las orillas
de dos cementerios
como carenando la luz precipitada.
Allí paseamos para ver cuantas veces
en el ojo del día
aquella giba que columpiaba la salamandra.
Ella sosteniéndose en un pelo
desayunaba inquieta en el sabor
itinerante de la arena.
Hacia el mediodía doblegando el labio,
qué invicta era su victoria en el vino,
su instinto de ser en el grano abierto.
De ella, hurtábamos su rosa cuando la necesitábamos,
nos burlábamos de los Ulises y sus Itacas,
de la musa que abrazaba el cielo resignada a su regreso.
Y le confiábamos nuestros junios retoñando,
nuestros acentos de geranio,
cuando ella atenta,
más germinando, que para irse, regresaba.

Bajo los tilos altos se mecen las orillas
de dos cementerios
y la salamandra en su copa se regocija de soledad
y de arena.
A las tres para su sombra el intestinal acontecer
de su instinto. Nos pregunta:
¿Qué tiempo tiene la edad de Dios
que nadie ha pasado por su nostalgia,
que nadie ha salido de su vértebra?
Sólo el vacío en su movimiento danzante.

LXII

Unter den hohen Linden

Unter den hohen Linden
wiegen sich die Ränder zweier Friedhöfe
im tropfenden Licht.
Dort gingen wir spazieren
um viele Male im Auge des Tages
jenen Höcker zu sehen, auf dem der Salamander schaukelte.
Sich an einem Haar festhaltend
frühstückte er unruhig im wechselnden Geschmack des Sandes.
Gegen Mittag, die Lippe verziehend,
war unbezwingbar sein Sieg im Wein,
sein Instinkt im offenen Korn.
Ihm stahlen wir sein Feuer, wenn wir es brauchten,
wir spotteten über Odysseus und sein Ithaka,
über die Muse, die die Wolke umarmte,
resigniert über seine Wiederkehr.
Und wir vertrauten unserem Sommermond,
unseren Tupfern von Geranien,
als er zunehmend aufmerksam zurückkam.

Unter den hohen Linden
wiegen sich die Ränder zweier Friedhöfe.
Und der Salamander bringt das Glas zum Klingen
und genießt seine Einsamkeit und den warmen Sand.
Sein Schatten gebiert um drei das innere Ereignis seines Instinkts.
Er fragt uns:
Welche Zeit hat das Zeitalter Gottes,
dass niemand in seine Sehnsucht gelangt ist?
Dass nie jemand gekommen ist aus seinem Rückgrat
außer dem Vakuum in seiner tanzenden Bewegung.

LXIII

Proyección de los Andes

Las piedras adultas del Ande dejan constancia
de sus rostros eternos
entre los grandes cerros retratadas.
Ellas permanecen como el alma de un pueblo
cobijado en una de sus alas formidables.

El tuyo Vallejo lo moldeó el mismo viento
orillado por la luz del tiempo,
orillado, tal vez, ese jueves “en que Dios estuvo enfermo”,
y ya no pudo “jugar a los dados eternos”.
Pues Dios se convirtió en hombre en tus versos,
se hizo tierra y arado,
y pintó de añil un cielo y dejó el castigo de lado,
y hecho chacarero hizo la puya y la flor
y dejó cantar a los pájaros para no estar desolado.

Con la frente ancha y en tus pensamientos reposando,
te vemos Vallejo en el centro de los Andes,
y desde sus hondones, el viento va compitiendo con la Luna,
y sin cansacio te va cincelando,
su lengua incolora peina permanente tu peinado.
Pues quien la piedra pule y la arena hace en millones de años
-para hacer la memoria de los pueblos-,
también hizo tu rostro en granito.
Fogatas para las noches andinas desde tus ojos se abren.

Bailan coronas de fuego sobre las esferas de la noche,
ellas resplandecen sobre las aguas del río que se las lleva.
„No hay Dios, ni hijo de Dios, sin desarrollo“, escribes César,
tal vez, reclamándole su semejanza para TODOS
y ninguna superioridad para nadie.
Y fluye la imaginación y cualquier proyección intuye
que lo que es verdadero permanente se renueva.
Tu rostro Vallejo queda entre el oro y los añiles
que se extienden con el sol y que las nubes lo llevan.


Nota del autor: En mis apuntes: “Fue una visita
a Santiago de Chuco, en Oct. (22-24) de 2011.
Poemas escritos en Berlín, en enero del 2012.

En torno a Torsos y Piedras
en las poesía de José Pablo Quevedo.


“La naturaleza habla por ella misma, siembra o cultiva paisajes de piedras, saca arroyuelos de su corazón y forma y forma cuánto desea desde su interior. El resto lo hace el viento, el escultor amigo de las piedras, quien con cada soplo pule y labra esas bellas figuras de las Sierras de Vadelmanco”, nos dijo, el poeta peruano José Pablo Quevedo, a quien acompañamos en algunas de sus travesías poéticas itinerantes por Madrid, y a quien dimos hospitalidad amiga en este lugar.

José Pablo Quevedo, con ciudadanía peruana-alemana y residente en ese país teutón, desde hace más de cuarenta años, fue invitado por la Galería Andragos y por la Fundación Andrés Puig y por nuestro Ayuntamiento de Valdemanco para dos presentaciones literarias de sus recientes libros de poesías editados en la ciudad de Lima.

Desde la primera presentación de este poeta peruano, las piedras irradiaronn en sus poesías, y ellas tocaron nuestra sensibildad, ya que es el mundo de donde procede José Pablo. El nos explicó en breves frases lo que otros eruditos en sendos ensayos sobre el poeta han escrito: “La piedra soy. / Sueño y eternura. / Magma y fuego.” Más adelante cuando lo invitamos a visitar el entorno natural de Valdemanco, rodeado de las estribaciones de la Sierra de la Cabrera, el poeta, no pudo más que quedarse maravillado y alabar el encanto de la propia naturaleza en sus millones de años de trabajo maestro, ya que ella no solamente ha plasmado una visión cubista para el arte, si que, además, el impresionismo de las cosas.

Así, en muchas de las veces, que tuvimos la oportunidad de acompañar al poeta para fotografiar algunas de las figuras líticas asentadas sobre nuestras montañas, también nuestra propia imaginación fue descubriendo aquellas joyas que permanecen asentadas en estos contornos desde tiempo remotos, y pudimos entenderlo mejor en sus conceptos. “Ellos son los Dioses que nos cobijan y nos guardan. Ellos son nuestros Dioses progenitores. El hombre se esforzará y se esforzará intentando acabar con su obra, pero no se da cuenta que el tiempo imagina y traza millones de obras. ¡Mira, todas esa canteras, ahora están detenidas en el trabajo, los hombres han intentado cambiar esos rostros! A esos Dioses, nada los puede vencer, porqué de sus entrañas nace y nace el magma de la vida.”

Junto con esa inquietud de enseñar a los foráneos esas maravillas que rodean a Valdemanco y ensamblarlo a una aptitud turística y ecológica, y tal vez, dentro de un proyecto de una Reserva Natural, acaso también, de interesar en la recreación de la gente de nuestro pueblo y de otras comarcas aldeañas a nuestra región, para trasmitirles esa emoción que vibra desde el paisaje, nació la idea de sacar una nueva edición del libro Torsos y Piedras, de este singular poeta, pero ahora, con poemas referidos a a una nueva edición de “Torsos y Piedras”. También convenimos ilustrar la edición con fotografías de paisajes del lugar, y otras, con figuras de las piedras más representativas, y que en nuestros conceptos, más se adecuaran a los poemas que ha escrito el poeta.

Tanto fue nuestra emoción, ante las cámaras digitales que nos mostraban el encanto de lo que el realismo mágico ha plasmado en estos confines, que decidimos bautizar con diversos nombres a aquellas figuras de granito, y las llamamos: “El Camalón”, “El Guerrero”, “La Sagrada Familia”, “La Leona”, “La Tortuga”, “El Lobin amamantado”, “Los Amantes”, ”El Oso”, “La Corona”, etc. Gratos y magnánimos también fueron los intentos fotográficos de Raúl... cuyas fotos ilustran algunas láminas del presente libro, asímismo fue utilísima la acción reveladora de Gonzalo Boanza Suárez, Juez de Paz de Valdemanco, quien nos acompañó en esta travesía creativa.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...