Augustin Ariza Atanacio

26 agosto 2011

Últimamente, se vienen a mi memoria muchas historias que contarles, quizá hoy debería de plasmarlo en un escrito, porque muchas veces la memoria es muy frágil.
 
Ante este preámbulo, hoy les regalo una bella historia de mi gran amigo y padre  de mi esposa el reconocido Maestro Ariza, sí aquel hombre que se encargó durante muchos años a conectar la red de agua y desagüe por todo Huacho, fue quien a lo largo de mis días vividos junto a él, me regaló una versión magnifica de la vida
.
 Pues bien, lo que recuerdo de él es claramente la emotividad con que me contaba sus días en el ejercito exactamente en la Legión  de escolta Presidencial Regimiento Mariscal Nieto,
La versión contada por mi gran amigo Juvenal Ariza Atanacio fue cuando lo conocí a la edad de 18 años, le pregunté porque se alejó del regimiento Mariscal Nieto cuando él tenia todo el respaldo de sus superiores para seguir la vida militar y solo me dijo que fue por motivos familiares. 

Después de eso, casi todas las noches sentado en el muro  en la fachada de su casa, con su cigarro Ducal entre los dedos esbozando una ligera sonrisa entre sus labios me contaba sus aventuras en el campo cuando se iban de caza por la serranía de Oyón, cuando junto a sus grandes amigos como el Dr. Daniel Castillo, Juan Ramírez (el popular, Sopa), Humberto Bisso, Orlando Falcón, Iván Salinas, Luis Salinas, Eulogio Moran, Hugo Salinas, todos integrantes de su queridísimo club de caza los Halcones , que fue fundado en el año 1973 en nuestra ciudad de Huacho.

Me acuerdo claramente cuando junto a mis cuñados Ricardo, Carlos y Víctor nos llevó a la playa de las salinas al sur de Huacho para la faena de pesca, deporte que dominaba ampliamente, pues don Juvenal era un excelente buceador, en esa tarde por primera y única vez me convertí en un curtido pescador  pues en toda la tarde solo pude pescar una pintadilla de 600 gr, fue en ese momento el mas grande de todos los pescados que habían en el canasto sobre la peña, siendo motivo de felicitación de parte de mis cuñados, lamentablemente por motivos de trabajo nunca más pude salir a pescar con el grupo en el viejo avispón verde.

Abordando su viejo auto color verde de marca  PLYMOUTH, todos los sábados y domingos surcaba raudamente los arenales de las playas Huachanas acompañado de sus entrañables amigos el flaco Trucillos,  Rodolfo Talavera y Juan Livora, todos los fines de semanas se entregaba religiosamente a su faena de pesca.  
Pues don Juvenal con el cordel entre sus manos fue muy hábil, todos los fines de semana no faltaba sobre la mesa el pescado fresco para homenajear al paladar, Chitas, Lenguados, pintadillas, lornas de peña,  pejesapo y los infaltables mariscos.

La noche del 25  febrero  de 1985 cuando su nieta Sandra jugaba una partida de ajedrez en el local de la liga de ajedrez ubicada en la calle Torres Paz, después de presenciar la partida donde su engreída deportista de apenas 8 años de edad le ganaba  la partida a un excelente jugador huachano de 28 años de edad por el campeonato oficial de segunda división, se dirigió a su casa y le sobrevino un infarto fulminante dejando de existir en el acto.

El Maestro Augustin Ariza Atanacio como lo conocían sus compañeros de Trabajo en la Municipalidad de Huacho, del Ministerio de Vivienda y después Emapa Huacho,  dejo un verdadero testimonio oral sobre la vida en el campo y el mar, con su escopeta de dos cañones marca BERETTA y su cordel para pescar de nylon marca ÚLTRALON de color verde con Nape, Limanche o lombriz  engrampado en las puntas de sus  filudos anzuelos. 
Al centro Agustin Ariza y sus compañeros del Regimiento Mariscal Nieto.

Montando  caballo junto a su amigo Alfonso.
Con su uniforme de Gala listo para resguardar al Presidente de la República

En Lacsaura, provincia de Oyón en pleno campeonato de caza.
Su viejo auto color verde de marca  PLYMOUTH

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...