Plataforma de los Libres por el Pueblo Cubano

21 junio 2010

En defensa de su Revolución
En solidaridad con su pueblo y con su permanente solidaridad hacia todos los pueblos
Contra las pérfidas campañas imperiales en su contra
Contra el bloqueo

No es la guerra el medio para la construcción de un mundo más justo ni la violencia podrá imponer en plenitud la igualdad y la fraternidad como valor universal entre los hombres; no es con misiles, metralla y masacre que se dirimen las diferencias, ni con ejércitos invasores que se distribuye el pan y se multiplican los surcos fértiles del futuro.
Esta lógica impuesta por los belicosos partirá en cuatro el planeta y ya será tarde – para unos y otros- incluso para aquellos que se aferran a la llave del refugio subterráneo.

No será la voz del amo la que lleve paz a los pueblos. La paz en los pueblos crece como la hierba y como sus cultivos, la paz en los pueblos se construye desde los andamios desde los que cada mujer y cada hombre sueñan su futuro y el de sus hijos. No son las miras telescópicas o las bombas racimo las que abren horizontes para la felicidad; la felicidad es el fruto de la dignidad, del trabajo, de la ciencia y las artes, de la cultura, y sobre todo del amor.

El fin más puro del hombre no es la posesión de bienes materiales, no estamos en este planeta para tener y tener sino para ser felices, y reducir la felicidad a la posesión de bienes materiales es una posición miserable..

Pero nos dicen otras cosas. Nos pretenden convencer de amenazas terroristas, nos empujan a compra y comprar, a tener miedo del prójimo, a despreciar las ideas y no pensar sino en consumir, en aplaudir invasiones, matanzas, sangrías pavorosas por el mundo.

Y son estas matanzas a las que asistimos en carne propia o a través de la televisión global, no en nombre de justas causas de libertad y progreso sino, (con vanos pretextos tan lineales como las fundamentaciones de esas películas estúpidas de buenos contra malos), con objetivos bien claros y materiales: ocupar territorios para vaciarlos de sus riquezas, rapiñar sus patrimonios, transformar en recurso propio lo ajeno. Petróleo, gas, litio, sólo para dar algún ejemplo.

Queremos alzar la voz una vez más, decir basta. Queremos alertar a quienes todavía creen inocentemente que el garrote y la infamia son las soluciones a los problemas del mundo, queremos decirles que el garrote y la infamia no generan sino más garrote e infamia. Y luto. Y grandes ganancias para quienes ostentan el garrote y la infamia.

Decimos:

Los pueblos tienen derechos inalienables a su autodeterminación. Y todos los pueblos del mundo son entre sus pares iguales. No hay pueblos más importantes y pueblos menos importantes. Sí hay – todos- los pueblos hermanos.

Las diversas campañas imperialistas para sabotear desde todos los ángulos posibles los procesos transformadores que vive nuestra Patria grande son un paso más de la misma imposición violenta que vienen ejerciendo esas fuerzas colonialistas desde hace siglos.

Se manifiestan a través del pensamiento único, voz del mundo unipolar impuesto por el poder económico planetario, para el que la patria es una palabra hueca y su única bandera es el dinero.

Agreden a Venezuela, a Bolivia, a nuestros países que enriquecen día a día una ejemplar hermandad fundacional.

Cuba está en el centro de estos desvelos imperiales.

Soporta un bloqueo impuesto hace varias décadas por Washington – y repudiado por la inmensa mayoría de las naciones del mundo- y la campaña de difamación desde diversos frentes, entre ellos y a fuerza de dinero y prebendas, el constituido por un grupejo de “intelectuales” que otrora se enrojecieran la garganta gritando por Cuba y hoy, proporcionalmente al engrosamiento de sus cuentas bancarias, gritan más fuerte contra el pueblo cubano y su gobierno revolucionario. Para botón de ejemplo de tanta vergonzante infamia puede verse la Plataforma de los Españoles por la democratización de Cuba, que los esmeros imperiales difunden por el mundo.

Decimos:

Que los intelectuales españoles se preocupen de los garrotazos que su gobierno le está propinando a su democracia, a sus trabajadores y a la cultura; Que vean más allá de sus bolsillos y su hambre de fama personal para descubrir la acción del poder financiero que esta actuando corrosivamente sobre su propio pueblo y su futuro.

Que Estados Unidos libere a los cinco antiterroristas cubanos que mantiene injustamente prisioneros en sus cárceles y enjuicie y condene al terrorista Posadas Carriles, protegido y en libertad en sus calles, autor intelectual -confeso- del atentado terrorista al vuelo aéreo 455 de Cubana de Aviación, organizador de una serie de atentados con bombas contra hoteles de La Habana en 1997, hecho que reconoció públicamente; que termine con el bloqueo a Cuba y cese de repartir el dinero de los ciudadanos norteamericanos entre los terroristas que organizan campañas difamatorias contra el pueblo y gobierno cubano. Y centenares de acciones terroristas por el mundo.

Que los intelectuales, poetas, escritores, docentes, científicos, artistas del mundo abracen definitivamente la causa de la sensibilidad y el conocimiento humano y multipliquen por todos los espacios a su alcance la voz de alerta, con pureza y con pasión, para enfrentar esta ola de venenosa infamia que sólo traerá más dolor y oscurantismo al mundo.

No podemos pedirle a la selecta minoría que tiene en sus manos al planeta un poco de cordura; no podemos pedirle a los belicosos que detengan sus armas ni explicarles a los soldados que están trabajando para un par de señores de grandes bolsillos, que es mentira que lleven democracia y progreso por el mundo, que ya no tiene caso matar y morir por semejante deshonor.

Pero sí podemos decirle a los pueblos del mundo, incluso a los pueblos hermanos de Estados Unidos, de Israel y de Europa, cuyos gobiernos establecen alianzas de rapiña y muerte, que no se hará camino con bombardeos ni ultraje para llegar a la paz y el bienestar de todos; que será en fraternidad nuestro futuro, sin lutos a cuenta, solidariamente, a través de la ciencia al servicio de todos los prójimos, a través de nuestras culturas enriqueciéndose sin límites y del amor en plenitud.

Nosotros agradecemos la profunda convicción libertaria del pueblo de Cuba, su ejemplo heroico, su profundo amor por la humanidad, su alegría que ha permitido en medio de estrecheces económicas angustiantes mantener viva la llama del humanismo más puro; saludamos a todos y cada uno de nuestros pueblos de Latinoamérica, hermanados con el cubano, históricamente vapuleados por la avidez imperial, masacrados, desaparecidos, empobrecidos hasta límites inimaginables, porque en ellos reside la esencia de todos los pueblos del mundo, la que habrá de alzar como un sol de mediodía la inexorable fraternidad, victoriosa sobre la muerte.

Nosotros decimos VIDA.

Nosotros no recibimos dinero, ni premios “ a dedo”, ni contratos editoriales, ni viajes pagos para hacer turismo, ni largas entrevistas en los medios del poder, ni homenajes ni medallas ni aportes económicos de fundaciones preocupadas por “la libertad y la felicidad del mundo”;
Nosotros tenemos incluso ideas diferentes, credos, colores de piel, sueños diferentes, y estamos hermanados con la humanidad, la justicia y el amor, y respondemos enérgicamente a los mercaderes de la cultura de la muerte, a los nuevos esbirros de pluma y lentejuela, sencillamente con la palabra VIDA entre las manos.

Gabriel Impaglione
Revista de Poesía Isla Negra
Junio 20 de 2010.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...