NOCTURNO AMANECER: JOSÉ MIGUEL DIEZ SALAZAR

19 julio 2014

05.07.2014

Perú ...pero, ¿Qué diablos te pasa?
Lávate la cara primero. Pareces un evadido
de la carceleta del Palacio de Justicia.

Quiero verte arregladito, elocuente, persuasivo.
Quiero ver tus campos limpios, la floresta
que embelese mi espíritu cansado.

Quiero ver las llanuras del trópico que brillan
detrás de tu mirada cósmica y sumisa.
Quiero ver tus valles montañosos resplandeciendo
de retamas, de primaveras multicolores
para enloquecer en el pecho de tu historia.

Quiero ver tus pueblos y ciudades ordenadas.
Los ríos protegidos de la salvaje industria,
de los inteligentes, cuyos desechos terminan
en basura; entre tarros, cartones
y plásticos contaminantes.

Quiero mascar tu soledad dañina, la que
te atormenta en estos filudos siglos de la idiotez
monetaria, con su ríos miserable de dólares
y de extravagantes contumaces.

¿Qué te pasa? Pequeño puma solitario.
Por qué me esquivas tu mirada dolorosa, bajo
ese chullo de colores simulando el arco iris,
los amargos colores de tus penas.

¿Me desconoces así no más, viejo loco?
Acaso te doy miedo. ¿Acaso me salta del corazón
alguna bestia infame y temerosa?
Acaso puedes penetrar en los sepulcros de
mi silencio que la vida amordazó en otras tierras.

Tenemos un mismo sufrimiento y una misma
rabia, y por eso, somos parecidos.
Somos las mismas aguas del turbulento manantial.

¿Qué me dices, qué? Por qué me comparas.
Si no me parezco en nada con los que trafican
tus sueños, tu realidad angustiosa, tu agonía.

Los que te dan el beso de Judas llenan
de alfombras el Palacio, los estadios
que desbordan injusticias.
Se han hecho los peores monarcas de la traición.

No me compares porque la rabia agusana mis instintos.
Me he vuelto un rabiosos enemigo de los vende patria,
de los abusivos y desgraciados matarifes
de los trabajadores del campo, los hermanos
eternos; los que comprenden el misterioso secreto
de la tierra, de la vida.

¡Ya no se puede tener piedad de los miserables!
¡Ya no se puede tener compasión de los verdugos!
Ellos transgreden las reglas del juego,
y el juego se torna cobardía.

Ya no hay la honestidad de otros tiempos.
Te quieren poner la máscara de la inmoralidad
en su bolsa de valores, toda esa gentuza que no vale
más que mierda, sin pasado, sin presente y sin futuro.


José Miguel Diez Salazar con el seudónimo de "Atawallpac" nació enChiclayoPerú, el 16 de marzo de 1948.

Estudió bellas artes en su ciudad natal; y en los juegos florales de poesía obtuvo una mención honrosa en 1968, con su poemario: Extranjera mía. En el 70 participó en el movimiento Hora Zero de Lima al lado de Feliciano Mejía, J Pimentel, J Ramírez Ruiz, E Verástegui, Isaac Rupay, etc. Dio recitales en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, La Católica, Educación y en la biblioteca Nacional. Su poesía estuvo ambientada en los primeros años dentro de la temática social-humanista. Al salir hacia Europa encontró nuevas fuentes lingüísticas y temas para su creacionismo; elaborando gamas diferentes de lenguaje y movimiento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...