jOSE PABLO QUEVEDO: Otros somos y vamos en el tiempo deviniendo

23 mayo 2013


(Para Celia Ariza y Julio Solòrzano)
 
Abriendo las esencias de este mundo
en el salto al tiempo que fue ido,
qué gigante se hace la memoria
yendo al cauce vital de su lecho anterior.
 
Cada época surge como montaña
en capas  frescas y animadas,
muestra cicatrices intensas y profundas.
 
Así, tal es el amor que se perpetúa,
y que el ser ha sentido y a vivido.
Cada hombre tiene su experiencia,
cada hombre tiene  olvidos y recuerdos.
 
Así como de la mar sale la tormenta,
y ella es la partera de la vida,
cada ola es reflejo de una existencia,
cada ola va y viene y a su roca se orienta.
 
En el pecho de la mar se anudan las olas
y vibran como sístoles y diástoles perpetuos,
y si no hay reflejos, la memoria acaba,
pues el hombre es un ser breve.
 
Breve vida en el tiempo que de continúo se va,
y otros somos y vamos en el tiempo deviniendo,
y si hay una ola en regresión que aún nos refleja,
entonces, hay una mar que nos prolonga.
 
 
Lima, 23 de Mayo del 2013
 
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...