ENTREVISTA AL POETA PERUANO-CONTUMACINO, Eliseo León Pretell

19 diciembre 2011

    Por: Diómedes Morales Salazar
 
 
 
 
El prestigiado poeta y narrador contumacino, radicado ahora en Texas, Estados Unidos, Eliseo León Pretell, tiene el privilegio de ser el “Hijo Predilecto y personaje ilustre” de su tierra natal y, además, de ver en vida la perpetuidad de su nombre, pues la Escuela Primaria del Caserío de Silacot, donde nació y estudió parte de su primaria, lleva su nombre desde el año pasado. Es premiado además internacionalmente. En esta entrevista hablamos de su creación y de sus proyectos culturales.
 
 
-Estimado Eliseo, ¿qué se siente ser un escritor reconocido dentro y fuera de su patria y, sobre todo, de su tierra natal?
 
-Tu lo dices, sobre todo de mi tierra natalSabes hermano, la verdad es que mi reconocimiento se fue dando de afuera hacia adentro. Cuando en Contumazá sólo sabían de mi por algunos poemas que me publicaba la revista “Despierta Contumazá”, ya más de cien poemas daban la vuelta al mundo publicados por la “Agencia Nova” de Buenos Aires, en Argentina, y las páginas más importantes del mundo me pedían permiso para subir mis obras defendiendo la naturaleza.
Por esos años pasó que LA SOCIEDAD IBEROAMERICANA DE POETAS, ESCRITORES Y ARTISTAS de México, conducida por el poeta “Corona de oro” Manuel Salvador Leyva Martínez, buscaba incorporar a sus filas a los mejores poetas de habla hispana, y una de las administradoras, era nuestra querida compatriota Lucy Martínez Zuzunaga. Fue entonces que una amiga argentina me recomendó y me incorporé inmediatamente con mi poesía de pentagrama, clásica, sonora, rítmica y de métrica perfecta. En poco tiempo gané seis concursos en primer puesto, muchos en segundo y más.
Hasta entonces, ya Contumazá comienza a reconocerme. Es así que el director del Instituto Superior Pedagógico, Antero Vázquez Aliaga, tuvo la fineza de ir hasta mi casa en Lima para pedirme que haga un recital por su aniversario. Esa noche inolvidable recité solo en el teatro Gilberto Plasencia ante un lleno de bandera inolvidable. Éxito rotundo. Un año después, Me invitó el Director del glorioso “Abel Alva”, mi querido amigo Lucio Alva, para su aniversario, y fue una presentación maravillosa en el Hotel Turistas. De esa fecha es que guardo hermosos recuerdos, tales como la entrevista radial que me hizo la profesora Flor Urbina  “Pochita" Salazar y Domingo Cieza,  una noche poética y de fogata con los jóvenes en la Ermita, etc.
Los demás reconocimientos son de nuestro Municipio que en el periodo del alcalde Juan Plasencia, tuvo la sensibilidad cultural de declararme “Personaje ilustre e Hijo predilecto de Contumazá”. Y
el Gobierno Municipal anterior, del Alcalde Carlos Muguerza, me otorgó el galardón “Espiga de oro”, por el pintoresco evento “El canto del zorzal, entre ponchos y sombreros”, dirigido por mi gran amigo Guillermo Bazán Becerra. Pero el premio más importante para mi, para mis hijos, mi familia, es que mi escuelita de Silacot, donde estudié mis primeros años de primaria, ya lleve mi nombre, talvés inmerecidamente. Eso tengo que agradecer a las autoridades del Ministerio de Educación y a mis hermanos silacotinos, que querían que así sea.
Entonces, te diré que después de todo esto, siento que existo, siento que soy alguien para mi tierra, para mi patria, para mi esposa,  mis hijos, mi primera nieta y para nuestra poesía contumacina, ahora más enraizada y floreciente que nunca.
 
 
-Silacot, el Caserío que te vio nacer, te honra desde el año pasado perpetuando tu nombre en su escuelita primaria, ante esto ¿cómo se siente el ser humano que eres, cuáles son las responsabilidades del poeta que hay en ti y las del hombre ante la sociedad?
 
-Creo que es verdad lo que se dice, “El hombre es y será, lo que fue hasta sus diez años”.Todo lo que almacena mi recuerdo de mi Silacot querido, sigue siendo mi inspiración y motivo constante para seguir escribiendo de cara al mundo sobre la naturaleza silacotina y contumacina (Su gente, sus cerros, plantas, animales, lluvia, ríos, quebradas, folclor y esas cosechas en Agosto de cielo azul estrellado y noches plenilunadas.
Con el reconocimiento de mi tierra natal, al solicitar que mi escuelita lleve mi nombre, creo mi alma de niño huérfano se revitaliza con nuevos brios para continuar con esta tarea encomendada por Dios, que supo regalarme este don o talento de escribir. Ojalá se den las condiciones y pueda hacer lo que más pueda por mi escuela, los niños y la cultura silacotina. Mi corazón se encarruja con una emoción indescriptible, cuando escucho recitar mis poemas a cuatro generaciones juntas (abuelos, padres, hijos y nietos). Cuando esté de regreso comenzaré las gestiones para llevar a cabo el deseo de la gente de mi tierra: Que mi casita de Silacot sea un “museo o casa de cultura”, lo que seguramente honrará a mi familia y a mi apellido León Pretell.
Por otra parte, mi condición de poeta silacotino y contumacino, es para mi toda una responsabilidad.  Eso implica seguir siendo honesto, humilde, estudioso y desprendido para que nuestra niñez continúe por esa senda segura y orgullosa.
 
-¿Tus méritos literarios, como creador de poesía y cuento, estimulan tu trabajo y supongo te motivan también para seguir en la brega; o también hay en ti, como suele ocurrir con poetas intimistas y románticos, cierta dosis de soledad y decepción que a veces da la vida?
 
-El poeta por su extrema sensibilidad de ver y sentir, vive con mucho más intensidad las circunstancias y avatares de la vida, sin embargo, casos como la desgarradora orfandad o la triste soledad, le son de gran provecho, porque es allí cuando entre sollozos e impotencia, logra en toda su pureza y esplendor, los temas más sublimes de su acerbo poético cultural.
En mi caso, me considero un “caza títulos y temas”  para llevarlos a la poesía, es decir, la poesía todavía no existe, pero  el titulo ya está titilando en mi subconsciente, distante de mi voluntad, esperando su momento de desarrollo.
En temas del amor, el poeta es un eterno enamorado y está siempre listo para escribir sobre su experiencia amorosa y la de los demás, con los mejores ingredientes literarios, logrando así frases y renglones tan contundentes, capaces de remover el corazón más duro y recalcitrante. “El buen poema debe suscitar algún sentimiento, si no está muy lejos de serlo”.
 
-Pero tu poesía no es sólo amorosa, es también culinaria, costumbrista, paisajista, social y hasta erótica. En esta variedad poética,  ¿por cuál de ellas canta más a gusto el zorzal?
 
-Por mi ascendencia provinciana, y por mi lejanía al terruño, creo más me acomodo en los temas de remembranza a la tierra, folclóricos y costumbristas añorando mi niñez. Sin embargo muchos críticos dicen, que en temas de amor es donde mejor me sienten. Debo decir que los premios más importantes de mi travesía literaria,  los he obtenido con temas de amor y desamor.
Cuando escucho los poemas a mi Contumazá querida, más que todo en la voz de los niñitos, me embargo de una extraña emoción y entre sollozos le agradezco a Dios por haberme dado esa autoría.
 
-Ahora, desde el punto de vista estético, tu poesía es verso y rima, estilos que en el Perú, y salvo los poetas tradicionalistas, ya no se usan, pues el verso libre es predominante en la poesía moderna. ¿Esto te hace un poeta contemporáneo o un poeta del ayer?
 
 -Mi madre me dejó algo muy en claro. Élla me decía: La poesía es la expresión más bella del arte, y como tal, debe ser hermosa, debe tener encanto y magia, debe ser musical y sus silabas deben ser contadas y medidas como las piezas de una obra arquitectónica.
Es más, me decía: la poesía debe ser útil para algo. Eso se clavó en mi mente y corazón desde mi infancia y con mi poesía clásica, he llegado hasta los últimos rincones del mundo, recibiendo reconocimiento y respeto que ya muchos “modernistas” quisieran tener. Soy respetuoso de la poesía libre, que a veces dice algo o que casi siempre no dice nada. En fin, cada uno hace lo que más domina.
 
-Empero, los estudios literarios han demostrado ya que la poesía, para que sea nueva (o moderna) no necesariamente debe renovar su ritmo y métrica, sino su temática poética, la cuál debe concordar con las peripecias de la vida de hoy. ¿Estimas, Eliseo, que tu poesía está en este camino?
 
 -Si se trata de eso, me siento más modernista y contemporáneo que cualquiera, ya que cada poema de mi autoría, es un dardo directo al corazón y de cara al tema que me propongo tratar. Eso dicen mis lectores y eso me hace diferente a los demás.
No tengo el menor interés en hacer algún viraje hacia la poesía libre, porque me siento satisfecho y capaz de seguir logrando una “poesía trabajada y diamantina” como en los mejores tiempos del romanticismo.
 
-Finalmente, ¿qué proyectos culturales hay para Contumazá y para el Perú. O, en todo caso, para Silacot y la escuelita que lleva tu nombre?
 
 -Tengo muchos proyectos para Contumazá, Silacot y mi escuelita y el Perú y los iré mencionando a cada uno en su momento, para que no pierdan su encanto y su color como a mi me gusta. Esto lo aprendí en tantos años que tuve la suerte de convivir con la gente del mundo oriental.
 
 *Diómedes Morales Salazar (Contumazá, 1956). Escritor y periodista de oficio, radicado en Trujillo-Perú. A publicado libros de cuentos y poesía y ha fundado y dirige actualmente la Asociación Cultura y Sociedad "Alfarero". 

1 comentario:

Anónimo dijo...

JULIO SOLORZANO MURGA
Querido compatriota y hermano querido

Creo que la palabra gracias, seguramente palidece ante tu desprendimiento y generosidad, como la de dedicar un espacio en tu bella página, a la entrevista que me hace el gran periodista Diómedes Morales Salazar.

Mil gracias hermano y cuenta conmigo para lo que quieras

Un abrazo más peruano que nunca

Eliseo León Pretell
*Poeta peruano
“Ciudad Satelital”
Houston Texas, EE UU

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...