Ronal Gambini Vega : POEMAS

27 abril 2011

LÁGRIMAS EN PRIMAVERA

En el adiós que usted formó al ausentarse
mis pasos se enredaron sobre el abismo,
mis pasos no dejaron huellas en el pasado;
hoy no tengo a dónde ir, ni a dónde llegar.

Ya se acerca la madrugada siguiente
y aún no he podido dormir en la noche
porque tengo miedo de encontrarte
entre mis sueños y no poder acariciarte.

Llegan días tras días y pasan las horas,
no puedes ver la nostalgia que hay en mis ojos,
estás donde no puedes sentir mis lágrimas,
estás yo no sé dónde, pero aún así te espero.

En las noches, de veras que siento frío,
no hay mujer que remplace tus caricias,
siempre estoy en la espera de tus abrazos
pero no sé dónde empezar para olvidarte.

No puedes sentir la soledad que hay en mi alma,
suelo a veces buscarte en besos ajenos,
encontrar por segundo tu forma de amar,
pero no hay mujer que remplace tus caricias.

EL CARTERO ANÓNIMO

En cada atardecer siempre te muestro una carta blanca
y siempre busco llevarte la mejor noticia en tu despertar,
sé que hay mucho de qué hablar en tu presencia
tantas cosas que guardo como mensaje secreto,
aquellas que desprenden alegrías en tu semblante.

El remitente soy yo, y algo de ti inquieta mi palpitar
es que cuánto más siento llegar, mi vivir es sólo para ti,
por ti llevo en mi sendero paz y felicidad al caminar
y soy capaz de adornar tu sonrisa con las estrellas
con tal de verte, así de hermosa durante todo el día.

Soy el quien al atardecer se tranquiliza en tu regazo
y soy el quien te despierta al amanecer con un beso suave
con unos buenos días amor, con una dulce caricia;
lo más importante para mí… es que siempre sonrías
al saber la mejor noticia: que alguien te quiere y te ama.

Tu silueta es el verso más inocente de un poema
que desprende más que sensualidad con una caricia;
y sé que eres capaz de sosegar el rencor ajeno
con tan sólo una sonrisa, la más dulce, la más pura,
aquella que puede dar alegría a un mundo de tristezas.

Rebusco en tu cuerpo el intenso calor que desprendes
para que me abrigue, para cuando el frío del amanecer
no enfríe mi vida en un descanso de nunca despertar;
aquellas tímidas caricias que me dan el ánimo para que mis días
sean las más enternecedoras a cada minuto que pasa.

Soy tu mensajero secreto, el cartero anónimo de tus esperanzas,
soy el quien siempre lleva las mejores noticias a tu regazo;
el mejor consuelo es el que te puedo dar con mis palabras
cuando aquella inocente y tierna mirada me lo permite
y cuando tus caricias no me sean indiferente mañana.

En todo oscurecer, siempre te muestro una carta blanca,
el remitente soy yo, y hay algo de ti que inquieta mi palpitar,
rebusco en tu cuerpo el intenso calor que desprendes y me abriga
y descubro que tu silueta es el verso más inocente de un poema.
Siempre seré tu mensajero secreto, el cartero anónimo de tus esperanzas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...