21 julio 2014

Javier Ágreda: Poesía de madurez

Se suele decir que la poesía es el género literario de la juventud y la narrativa el de la madurez. Así lo confirman tanto las biografías de poetas precoces (desde Rimbaud hasta Heraud) y las de narradores “tardíos” (desde Borges hasta Saramago). Sin embargo, hay poetas que solo en la madurez comienzan a entregarnos lo mejor de su obra. Es el caso de Willy Gómez Migliaro (Lima, 1968), que se inició como escritor en los años noventa, pero que a partir de su libro Moridor (2010) ha dado un salto cualitativo en su obra, usando la poesía como vehículo para una serie de reflexiones, serias y rigurosas, sobre los más importantes temas, tanto personales como sociales. En el lapso de un año Migliaro ha publicado dos muy buenos poemarios sobre la identidad y la historia de los de los peruanos: Construcción civil (Paracaídas, 2013) y Nuevas batallas (Arteidea, 2014).
Construcción civil está conformado por casi ochenta poemas que giran en torno a varios personajes: (el protagonista casi autobiográfico de varias narraciones arguedianas), Isabel Tello (la abuela del poeta, migrante andina que se casó con un italiano) y el niño Ljudevir, entre otros. Sus historias y problemas personales son solo las puertas que nos conducen a los principales elementos de la historia peruana: el legado prehispánico, el centralismo heredado de la colonia, la diversidad cultural, los pueblos postergados, etc. Son precisamente esos elementos con los que se debería “construir” una sociedad peruana armónica y democrática.
Nuevas batallas complementa esta temática, pues apela a imágenes que manifiestan la hostilidad en que vivimos los peruanos, desde la “geografía accidentada” hasta las cotidianas “escenas de violencia” y las “heridas” históricas. A partir del segundo poema, se aborda la violencia política: “Casi veinte años / una maquinaria de guerra desvió su lucha fundamentalista…”. Son los textos más intensos de un poemario que también critica otras formas de violencia, incluyendo la doméstica contra la mujer (la “Isis Prometea” que aparece en diversos poemas) y la de los enfrentamientos deportivos (en el fútbol, por ejemplo).
Lo más interesante en la propuesta literaria de Gómez Migliaro es el carácter de sus reflexiones, en las que apela a los más diversos registros del lenguaje (habla actual, palabras académicas o quechuas, textos literarios), fusionándolos en un discurso barroco y aparentemente irracional, sin signos de puntuación que ayuden a la lectura. Un discurso que, lleva al lenguaje hasta sus límites de expresividad; y que además, como suele suceder con la mejor poesía de todos los tiempos, es también una expresión de los temas tratados.
Construcción civil y Nuevas batallas son libros complejos y de difícil lectura, que pertenecen a una tradición más bien insular dentro de la poesía peruana, y cuyos principales referentes son el anglo-norteamericano T. S. Eliot, Premio Nobel de Literatura 1948, y los peruanos como Mirko Lauer y Mario Montalbetti. Con estos dos poemarios Gómez Migliaro demuestra la madurez personal y la calidad literaria que ha alcanzado, que lo convierten en una de las más interesantes voces poéticas peruanas de la actualidad.

19 julio 2014

NOCTURNO AMANECER: JOSÉ MIGUEL DIEZ SALAZAR

05.07.2014

Perú ...pero, ¿Qué diablos te pasa?
Lávate la cara primero. Pareces un evadido
de la carceleta del Palacio de Justicia.

Quiero verte arregladito, elocuente, persuasivo.
Quiero ver tus campos limpios, la floresta
que embelese mi espíritu cansado.

Quiero ver las llanuras del trópico que brillan
detrás de tu mirada cósmica y sumisa.
Quiero ver tus valles montañosos resplandeciendo
de retamas, de primaveras multicolores
para enloquecer en el pecho de tu historia.

Quiero ver tus pueblos y ciudades ordenadas.
Los ríos protegidos de la salvaje industria,
de los inteligentes, cuyos desechos terminan
en basura; entre tarros, cartones
y plásticos contaminantes.

Quiero mascar tu soledad dañina, la que
te atormenta en estos filudos siglos de la idiotez
monetaria, con su ríos miserable de dólares
y de extravagantes contumaces.

¿Qué te pasa? Pequeño puma solitario.
Por qué me esquivas tu mirada dolorosa, bajo
ese chullo de colores simulando el arco iris,
los amargos colores de tus penas.

¿Me desconoces así no más, viejo loco?
Acaso te doy miedo. ¿Acaso me salta del corazón
alguna bestia infame y temerosa?
Acaso puedes penetrar en los sepulcros de
mi silencio que la vida amordazó en otras tierras.

Tenemos un mismo sufrimiento y una misma
rabia, y por eso, somos parecidos.
Somos las mismas aguas del turbulento manantial.

¿Qué me dices, qué? Por qué me comparas.
Si no me parezco en nada con los que trafican
tus sueños, tu realidad angustiosa, tu agonía.

Los que te dan el beso de Judas llenan
de alfombras el Palacio, los estadios
que desbordan injusticias.
Se han hecho los peores monarcas de la traición.

No me compares porque la rabia agusana mis instintos.
Me he vuelto un rabiosos enemigo de los vende patria,
de los abusivos y desgraciados matarifes
de los trabajadores del campo, los hermanos
eternos; los que comprenden el misterioso secreto
de la tierra, de la vida.

¡Ya no se puede tener piedad de los miserables!
¡Ya no se puede tener compasión de los verdugos!
Ellos transgreden las reglas del juego,
y el juego se torna cobardía.

Ya no hay la honestidad de otros tiempos.
Te quieren poner la máscara de la inmoralidad
en su bolsa de valores, toda esa gentuza que no vale
más que mierda, sin pasado, sin presente y sin futuro.


José Miguel Diez Salazar con el seudónimo de "Atawallpac" nació enChiclayoPerú, el 16 de marzo de 1948.

Estudió bellas artes en su ciudad natal; y en los juegos florales de poesía obtuvo una mención honrosa en 1968, con su poemario: Extranjera mía. En el 70 participó en el movimiento Hora Zero de Lima al lado de Feliciano Mejía, J Pimentel, J Ramírez Ruiz, E Verástegui, Isaac Rupay, etc. Dio recitales en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, La Católica, Educación y en la biblioteca Nacional. Su poesía estuvo ambientada en los primeros años dentro de la temática social-humanista. Al salir hacia Europa encontró nuevas fuentes lingüísticas y temas para su creacionismo; elaborando gamas diferentes de lenguaje y movimiento.

MI SALUDO A JULIO‏

Felicitaciones Julio por la publicación de tu libro de cuentos, huachanos para mas señas, tan grata,justa y elocuentemente saludado por tus amigos tanto en prosa como en verso. Te lo mereces de lejos y aquí te va una modesta estrofa de tu amigo decimista Diego Vicuña Villar-.
 
El presente y el pasado
de su hermosa tierra hurga,
Julio Solórzano Murga
y lo escribe vivamente.
El está invariablemente
en las Provincias limeñas,
en la costa o en la breña
con su tiempo y su saber.
De él hay mucho que aprender
de todo lo que nos enseña.

FACUNDO CABRAL

No soy de aquí, ni soy de allá

Me gusta el mar y la mujer cuando llora 
las golondrinas y las malas señoras 
saltar balcones y abrir las ventanas 
y las muchachas en abril 

Me gusta el vino tanto como las flores 
y los amantes, pero no los señores 
me encanta ser amigo de los ladrones 
y las canciones en francés 

No soy de aquí, ni soy de allá 
no tengo edad, ni porvenir 
y ser feliz es mi color 
de identidad 

Me gusta estar tirado siempre en la arena 
y en bicicleta perseguir a Manuela 
y todo el tiempo para ver las estrellas 
con la María en el trigal 

No soy de aquí, ni soy de allá 
no tengo edad, ni porvenir 
y ser feliz es mi color 
de identidad

Facundo Cabral nació el 22 de mayo de 1937 en La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Sus padres fueron Sara y Rodolfo los cuales ya tenían dos hijos. Su padre abandonó el hogar dejando a su madre con sus tres hijos, los cuales emigraron hacia Tierra del Fuego, sur de Argentina.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...