27 mayo 2015

Discurso de Edmundo Herrera en el funeral de Pablo Neruda.‏


Los escritores: Edmundo Herrera, Luis E. Aguiera, Dinko Pablov M, en el primer viaje a Cuba 1998. 
A pesar de la estrecha vigilancia, decenas de personas acompañaron al poeta hasta su sepulcro en el Cementerio General en lo que fue el adiós a Neruda, pero que también fue la primera manifestación masiva en el comienzo de la dictadura militar chilena.
 Edmundo Herrera, entonces Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile, fue el primero en tomar la palabra en aquel acto.  El texto de ese discurso muy pocas veces se ha reproducido íntegramente; sólo en 1998, y casi 30 años después, la publicación La Hoja Verde lo hizo.
 Traigo esta mañana las palabras de la Sociedad de Escritores, para quien viviera desvelado por ella.  Uno de sus forjadores, uno que supo poner el corazón alerta al servicio de la dignidad del escritor y del hombre de Chile.  Pero hoy el frío de la soledad nos azota despiadadamente.
 Aquí estamos los escritores desgarrados porque el hermano mayor emprende el camino sin regreso.  Pero aquí están los barcos a la orilla del mar, en medio de la tempestad.  Aquí están los viejos barcos amigos, agitando sus pañuelos.
 Sólo podemos traerte esta mañana todas las manos de Chile que quisieran llegar a tu lado, para que sepas que el fuego que tú encendiste está vivo en cada corazón.  Toda tu vida, tu trabajo, fue siempre en favor de Chile, de sus hombres, en favor de la vida del hombre.  Una lección que no olvidaremos.  Más allá de las líneas estéticas, tu aporte a la cultura nacional es inmenso.  La proyección de tu obra ya la han señalado los estudiosos.  Yo no vengo a dictar cátedra; vengo a decirte, compañero Pablo que un dolor grande, un viento doloroso golpea el centro de nuestras vidas.
 Un doloroso viento azota el rostro de Chile.  Hemos llegado a traerte las manos fraternales de todos los que hemos crecido a tu sombra.  No hay edades que nos separen, sólo nos une el dolor; Chile está azotado hoy y vientos negros corren por la patria.  Pero tú y tu poesía, la poesía de Chile, se alzan para decirte que tu ejemplo ciudadano, tu voz de poeta pleno, lleno de humanidad por el hombre, nos alienta a seguir en el combate que por el hombre y la belleza tú diste con ejemplar veracidad.
 Vientos negros nos azotan esta mañana.  Te traigo los copihues de Chile, las piedras de Chile que tanto amaste.  Los ríos te traigo, te traigo la sencilla semilla de la creación.  Te traemos, compañero Pablo Neruda, muchas voces y llantos de toda la gente que trabaja.
El más oscuro poeta, pero amigo y compañero tuyo, viene con sus banderas a traerte la palabra de la Sociedad de Escritores.
 Aragón te lo dijo alguna vez:  "Un agua amarilla golpea los muros de mi casa" desde hace muchas noches, hay un dolor de Chile que tú has sentido en las últimas horas golpeando el viento del sur y del norte, de mar a cordillera.
 Una vez más, compañero Pablo, volvemos a reunirnos para que sepas que aquí están los escritores que tú abrazaste, que tú señalaste con tu cordial amistad, para decirte que eras el hermano mayor que amábamos y que por tu trabajo y tu lealtad al hombre mereció el afecto y la amistad más limpia.  Emprendes un viaje largo, sin rumbo conocido, y saludarás otras primaveras; otros otoños cruzarán tu rostro; otras lluvias vendrán a inundarte; otras luces acudirán a tus ojos.  Cuando iniciábamos recién la primavera, el dolor llegó presuroso a la vida del hombre.  Tú caminas ahora, dejándonos la tarea de buscar la esperanza que casi vemos perdida.  Aquí están los rostros de los viejos y de los nuevos escritores para decirte que un viento de dolor nos sacude y que tenemos que detener las lágrimas que nos vienen corriendo por las venas; aquí están las manos de los trabajadores de Chile, aquí están los rostros de los estudiantes que quieren decirte lo que representas para el hombre de Chile, para el hombre de América, para el Hombre.  Tú lo dijiste, hay una sola enfermedad que mata a la muerte: esa es la vida.  Tú vas silencioso por otros caminos.  Poeta del dolor, del combate, de la vida.  Poeta de todos los quehaceres del hombre.  Sólo vengo a decirte, hermano, que hoy hay un gran vacío en nuestras vidas, hay un gran vacío en nuestra sangre, porque hoy te alejas como esos planetas que nunca más veremos a la luz del día.  Pero dejas la puerta abierta de tu vida para que en ella bebamos la ejemplar tarea de ser hombres terrenales, hombres abiertos a todos los vientos que acuden, hombres alertas a la luz de todas las ventanas.  Te traigo el viento de los hombres de Chile, el dolor que hoy tenemos donde la cicatriz permanece asida a nuestra sangre.  Una tempestad nos sacude ahora.  Tu presencia amiga, ciudadano, se detiene.  Tu marcha toma otros rumbos y nada se hace eco.  Entras al silencio para que solamente hable tu poesía, para que solamente hable tu ejemplo de hombre combatiente.  Canto de Chile, cantor de la esperanza, cantor de la muerte y de la vida, cantor del amor pleno, hay un lazo que ata las vidas tuyas con las vidas de los escritores.  Nunca nadie podrá negarte y vivirás más allá de todas las fronteras.
 Compañero Pablo: te traigo el saludo y las palabras de muchos que como tú, hombres sencillos, pescadores, herreros, navegantes, panaderos que tú fuiste encontrando en el camino.  Ellos me han pedido que te traiga sus manos, que te diga que estamos con una flor roja abierta en el costado y que te diga que estamos vivos en esta hora, que ninguna muerte nos mata definitivamente.  Que si tú te vas otros seguirán en el camino para ir diciéndote de generación en generación que  en plazas y mercados, en calles nocturnas, en vidrieras y almacenes estará tu nombre como una bandera, como una señal silenciosa.  Iremos murmurando tu nombre de poeta ejemplar en la tarea.  Vendrán los hombres de Pisagua, de Tocopilla, de Antofagasta adentro, de Iquique azotado, de la sal en las heridas vendrán los hombres voceando tu nombre.  Y no habrá tierra ni bala que extermine tu canto, no habrá horizonte que te contenga.  Los cielos estarán abiertos a tu canción que nos dejas como un pedazo de fuego en las manos.  Voceando tus cantatas estaremos hasta el fin de los siglos.
 Yo sólo te traigo estas palabras que la Sociedad de Escritores puso en mi boca, para que sepas que ardemos en la noche; que una tempestad nos azota ahora y que no estás solo.  Ninguna soledad para tu corazón de fuego, ninguna soledad para tu paso, ninguna sombra para tus caracolas.  De ti nos viene la lección de la vida y viviremos cantando los amaneceres, todos los vinos y las flores, todas las bocas y todos los amores.  De ti nos viene este amor a la vida que tú nos señalaste.
 Compañero Pablo, déjame guardar la voz para que tú hables ahora en tu poesía, para que tú camines lento y abrazado a quienes siempre has querido, para que puedas seguir conversando de todas las cosas que revolotean a tu lado, junto, muy junto a la esperanza, la libertad y la belleza.

Ida Vitale Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2015


La poeta, ensayista y traductora uruguaya Ida Vitale (Montevideo, 1923) fue reconocida esta semana con el Premio Reina Sofía.
Vitale había obtenido el premio Alfonso Reyes en 2014 y el Octavio Paz en 2009. Es autora de los poemarios: La luz de esta memoriaPalabra dadaCada uno en su nochePaso a pasoOidor andanteJardín de síliceElegías en otoñoLa luz de esta memoriaReducción del infinito… Y de los libros de ensayos: Léxico de afinidadesDonde vuela el camaleónDe plantas y animales; entre otros.

PATRIMONIO
Sólo tendremos lo que hayamos dado.
¿Y qué con lo ofrecido y no aceptado,
qué con aquello que el desdén reduce
a vana voz, sin más,
ardiente ántrax que crece,
desatendido, adentro?
La villanía del tiempo,
el hábito sinuoso
del tolerar paciente,
difiere frágiles derechos,
ofrece minas, socavones, grutas:
oscuridad apenas para apartar
vagos errores-
El clamor, letra a letra,
del discurso agorero
no disipa ninguna duda;
hace mucho que sabes:
ninguna duda te protege.

LA MENTIRA
Vuelan fronteras de un país
cuyo falso centro está en nosotros
que quién sabe dónde estemos.
El norte está en el sur,
este y oeste se confunden,
el sur se pierde entre la bruma
y dentro lo más vivo es la mentira.
¿Quién no tiene un cachorro de mentira?
¿Quién no le da su fiesta acostumbrada,
lo impone en campo imaginario?
¿Quién no draga o airea
su mínima mentira, sea gris o grandiosa,
y la lleva
donde los pájaros, las mariposas vuelan,
verdaderos, cada uno a lo suyo?
Y cuántos
celan la mentira del otro
mientras sin malicia los mira
la honestísima muerte.

25 mayo 2015

JUVENTUD XAMMARINA ADELANTE

El último jueves 21 de mayo se realizó la ceremonia de premiación de los estudiantes xammarinos que obtuvieron los primeros puestos en los distintos concursos que se llevaron a cabo por nuestro 68º aniversario institucional. Así se premió a los ganadores de los concursos de Declamación, Periódico Mural, Infografías virtuales, Cuentos, Ensayos entre otros. La Comisión, en esta oportunidad estuvo integrada por los 11 docentes del área de Comunicación y los presentes que se entregaron a nuestros alumnos fueron donados por el 100% de los docentes que quisieron así reconocer el esfuerzo de sus alumnos. La ceremonia contó con la presencia de nuestro Director Pedagógico, del sacerdote de la Iglesia de Fátima y del reconocido poeta huachano Julio Solórzano Murga quien nos honró con su presencia y donó sus libros para los alumnos premiados. ¡Felicitaciones, xammarinos triunfadores...!









Gracias a la conjunción de esfuerzos del personal de Biblioteca Milagros Farro y David Mauricio y la Subdirección Pedagógica del II turno de secundaria se puso en camino el Proyecto de Innovación Pedagógica que busca desarrollar la lectura, la investigación y la identidad. El evento contó con la masiva asistencia de nuestro personal docente que asumió el compromiso de respaldar el proyecto de la Subdirección Pedagógica a cargo del profesor Esteban Ramos Huamán. Un agradecimiento especial a ESAN y al poeta huachano Julio Solorzano Murga por la donación de colecciones completas de libros y material audiovisual.





Fuente: Luis Fabio Xammar

LIBRO COPLAS Y SENTENCIAS DE GERMÁN RODAS VÁSQUEZ

Con un auditorio completamente lleno el día sábado 23 de mayo  se presentó la reciente producción literaria de Germán Rodas Vásquez “Coplas y Sentencias”
La noche se inicio con la presentación de la mesa de honor  conformado por los poetas y escritores Julio Solórzano Murga, Oscar Castillo Banda, Raúl Gálvez Cuellar y el autor del libro Germán Rodas Vásquez. El invitado especial a esta ceremonia fue el poeta ecuatoriano Patricio Guzmán Cárdenas, quien dio el saludo de los poetas de la hermana república del Ecuador.
La presentación estuvo a cargo de los connotados poetas, Julio Solórzano Murga  prologuista del libro, Oscar Castillo Banda y el maestro internacional Raúl Gálvez Cuellar, quienes hablaron sobre el avance literario del poeta cajamarquino-huachano  Germán Rodas Vásquez.











20 mayo 2015

MURIÓ MANUEL ACOSTA OJEDA

El día de hoy 20 de mayo del 2015 a las 01:24 horas de esta madrugada en el Policlínico Grau, falleció un grande entre los grandes el Maestro Manuel Acosta Ojeda a la edad de 85 años.
Manuel Abraham Acosta Ojeda (*Lima, 16 de marzo de 1930 - Lima, 20 de mayo de 2015), cantautor peruano de música criolla, es destacado como uno de los mejores compositores de este país. 
Sus padres fueron: Alejandro Acosta Flores y de María Luisa Ojeda Cutimbo. Se educó en la ciudad de Lima, siguiendo sus estudios primarios en el Centro Escolar N° 446 en Miraflores en 1937, y en el Colegio Salesiano de Breña entre 1938 a 1942; sus estudios secundarios entre 1943 a 1947 en el Colegio Emblemático José María Eguren de Barranco. Empezó a componer e interpretar música criolla desde muy joven.
Integró diversos grupos criollos, como el Trío Surquillo (1948 a 1950), y el dúo Los Dones en 1951 a 1954, destacando en festivales y emisiones radiofónicas; encontrando la fama al ganar amplia popularidad dos composiciones suyas interpretadas por el Trío Los Chamas en 1955, los valses: "En un Atardecer" y "Madre". Es autor de numerosas canciones populares, es el caso de los valses "Cariño", "Ya se Muere la Tarde", "Si tú me Quisieras", "Puedes Irte" y la extraordinaria marinera "Cuando esté bajo una Loza", popularizada en 1957 por Los Troveros Criollos.
Sus composiciones posteriores a 1960 han incursionado en temas de crítica social. Destacan en su obra de cantautor las grabaciones: "Javier viven en el Aire" (1963), cancionero en homenaje al poeta Javier Heraud; "Cantan los Autores" (1965), realizado en colaboración con Eduardo Márquez Talledo, Pablo Casas y Luis Abelardo Núñez; "Canción Protesta" (1966), "El Nuevo día" (1974), álbum dedicado íntegramente a las luchas sociales y a los trabajadores, y "El Poeta de la Canción Peruana" (1978).
Sus composiciones han sido grabadas por artistas de la talla de Bartola, Los Chamas, Cecilia Bracamonte, Pedrito Otiniano, Alicia Maguiña, Eva Ayllón, Roberto Silva, Rafael Matallana, El "Cholo" Berrocal, Tania Libertad, Los Hermanos Zañartu, Óscar Avilés y su conjunto Fiesta Criolla, El trío Los Troveros Criollos, María Obregón y Luz Melva, entre otros de grata recordación.




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...