18 septiembre 2014

Poeta de alta Mar.

Mantienes tu rostro  firme hacia la luz del día
Buscando la sabiduría que viene del Señor
El sol ilumina con fuerza tu noble corazón
Reflejando su sombra hacia los desvalidos
De espíritus, que osan negar a Dios.

Muchos buscan paz para su afligida alma
En placeres terrenales, vanos e inicuos
Que se evaporan como el agua en ebullición
Perdiendo el sentido de vivir la vida
En perfecta comunión con nuestro creador.

Erlander, hermano y amigo del alma
De ti aprendí la paciencia y la calma
De ti los poetas están orgullosos de tenerte
En nuestra sociedad, en nuestros corazones
Eres el Poeta de Alta Mar, Poeta Ambarino.

Sosa, de manantial pura y cristalina es tu linaje
Gozas de mucho amor que te brindan tus padres y hermanos
En este recordado día diecinueve de Septiembre
Que Alguita Hijar, te trajo al Mundo  
En la bella y fértil tierra Ambarina

Julio Solorzano Murga.


Oscar Castillo Banda, Julio Solorzano Murga, Celia Ariza Mendoza, Germán Ródas Vásquez, Maite Flores Plaza, Elba Vásquez Rodríguez, César Lucho Vasconsellos, Erlander Sosa Hijar y su Mamita Olga Hijar 

Poetas: José Salvador Temoche, Julio Solorzano Murga, Celia Ariza Mendoza, Germán Ródas Vásquez, Maite Flores Plaza, Elba Vásquez Rodríguez, César Lucho Vasconsellos, Erlander Sosa Hijar y su Mamita Olga Hijar y su hermano Norman Sosa Hijar.








17 septiembre 2014

Federico Barreto

Federico Barreto nació en la ciudad de Tacna (Perú) el 8 de febrero de 1862; fue un importante poeta de su tierra a quien se le dio el mote de "El cantor del cautiverio".
Fue un hombre de letras, entregado a la creación literaria y a las labores políticas. Siendo muy joven emprendió una vida intelectual que apoyaba el progresismo; incluso fundó junto a uno de sus hermanos el semanario llamado "El progresista" y la revista "Letras", donde aparecían notas suyas y de otros autores pertenecientes al grupo literario "La Bohemia Tacneña". En dicho boletín colaboraron importantes intelectuales y poetas de la época, de la talla de Rubén Darío, José Enrique Rodó y Clemente Palma. Posteriormente, Federico ejerció como codirector del periódico, aunque por poco tiempo, ya que a causa de las trifulcas políticas del momento la sede fue destruida por unos vándalos y debió cerrarse.
Como poeta es autor de varios poemarios, tales como "Algo mío" y "Aroma de mujer". Además, cabe mencionar que "Ódiame", una de las letras del cancionero latinoamericano, es obra de Barreto y lleva el título de "Último ruego", el cual podrás leer en nuestra web, al igual que "El nido vacío" y "Antes que tú".
Barreto falleció en Francia el 30 de octubre de 1929; 39 años después, sus restos se llevaron a su ciudad natal, Tacna, donde descansan desde entonces.

Lee todo en: Federico Barreto - Poemas de Federico Barreto http://www.poemas-del-alma.com/federico-barreto.htm#ixzz3DWB6k8iW



Antes que tú


Sonríes al pasar, con ironía,
Porque me juzgas un rival vencido...
¡Imbécil! La mujer que has elegido,
antes que fuera tuya ha sido mía.

En sus labios de rosa bebí un día,
la esencia del licor apetecido.
Y tú, ¿de qué te ríes? ¿Qué has bebido?
¡Las sobras de la copa de ambrosía!

Lee todo en: Antes que tú - Poemas de Federico Barreto http://www.poemas-del-alma.com/federico-barreto-antes-que-tu.htm#ixzz3DWBRZXpp






Un día como hoy, se inauguro la Biblioteca Nacional del Perú.

  • El 17 de Setiembre de 1822.- El Libertador José de San Martín inaugura la Biblioteca Nacional del Perú, con 11,256 volúmenes donados por comunidades religiosas, principalmente la de los jesuitas; donativos de Bernardo Monteagudo, Hipólito Unánue, José Joaquín de Olmedo, Pérez de Tudela y, en especial, la biblioteca particular de José de San Martín, en un total de 762 volúmenes, 101 cuadernos, 6 libros en blanco, 84 cartas geográficas, grabados y planos.

El 17 de setiembre de 1822 se inauguró la Biblioteca Nacional, que contaba con 11mil 256 volúmenes que procedían de la antigua biblioteca de los jesuitas y de donaciones particulares, entre ellos 600 volúmenes de propiedad del General San Martín. Como Primer Bibliotecario fue nombrado el clérigo arequipeño y brillante orador del Congreso Constituyente, don Mariano José de Arce.

El histórico local de la cuarta cuadra de la Av. Abancay debió enfrentar duros acontecimientos a lo largo de su historia. Primero, el ingreso de las tropas realistas a Lima entre 1823 y 1824, lo que ocasionó la pérdida de buena parte de la colección con la que contaba al momento de su inauguración. Luego, durante la Guerra del Pacífico, después de las batallas de San Juan y Miraflores, los chilenos ingresaron a la ciudad de Lima y ocuparon diversos edificios públicos entre ellos la Biblioteca Nacional, que fue saqueada, perdiéndose una gran cantidad de libros.

Firmado el Tratado de Ancón, el presidente Miguel Iglesias llama, para dirigir la Biblioteca Nacional, a don Ricardo Palma, quien entrega 29 años de su vida a esta labor. Palma, autor de las famosas "Tradiciones Peruanas" es conocido como el "bibliotecario mendigo" por su infatigable labor de solicitar donaciones a las naciones hermanas aprovechando su ya ganada fama de escritor.

Posteriormente, otro hecho trágico marca historia en la BNP: un incendio, ocurrido el 10 de mayo de 1943 que destruye valiosísimo material de nuestra Biblioteca que era, junto con las de México y Río de Janeiro, una de las más ilustres de América. Luego de producido el hecho el gobierno del Dr. Manuel Prado nombra al Dr. Jorge Basadre como Director de la Biblioteca Nacional. Basadre, con una paciente labor, logra levantar a la BNP de sus cenizas y la convierte en una institución altamente técnica. El recordado historiador tacneño emprendió la inmediata reestructuración del material bibliográfico, la formación técnica del personal y la reconstrucción del edificio principal. Creó la Escuela Nacional de Bibliotecarios en 1944 y es considerado como "El Padre de la Bibliotecología Peruana" por su contribución al desarrollo del movimiento bibliotecario en el Perú.

En 1986, durante la gestión del recordado librero Juan Mejía Baca, se consiguió un terreno en San Borja para que, en un nuevo local, la BNP albergue los tesoros bibliográficos de la institución, pues el local del Centro de Lima resultaba insuficiente para atender a una población que crecía cada vez más.

Los fondos para la construcción debían obtenerse de un tercio de la tasa de US $30.00, que era el impuesto de salida al exterior, según lo estableció un Decreto Legislativo que fue firmado el 31 de diciembre de 1989 y que se derogó en agosto de 1992.

En abril de 1994, siendo Directora de la BNP, la Bib. Martha Fernández de López, con la participación del Consejo Nacional del Colegio de Arquitectos, se realiza la Convocatoria al Concurso Público de Anteproyectos Arquitectónicos para el nuevo local, resultando ganadora la propuesta de los arquitectos Guillermo Claux Alfaro, Francisco Vella Zardín, Walter Morales Llanos y Augusta Estremadoyro de Vella. En diciembre de ese año, se otorga la licencia municipal de construcción. En 1995, el Colegio de Arquitectos del Perú hace entrega del Proyecto Integral que consta de planos, metrados, presupuestos y especificaciones técnicas.

La construcción de la primera etapa se inició el 22 de enero de 1996 y se paralizó en marzo de 1997 por falta de financiamiento. Siete años después, en marzo de 2004, se reinició la construcción de la obra, durante la gestión como Director de la BNP del Dr. Sinesio López Jiménez (2001-2006). El Dr. López inició en agosto de 2003, la campaña nacional "Un nuevo sol para la Biblioteca Nacional del Perú", que recibió el apoyo de los medios de comunicación y creó conciencia en la población sobre la necesidad de culminar la construcción del nuevo local.

Después de superar algunos contratiempos por los recortes de partidas presupuestarias para culminar la obra, el nuevo local de la BNP, considerado uno de los más modernos y funcionales de América Latina, fue inaugurado el 27 de marzo de 2006, en una grandiosa ceremonia que contó con la asistencia del Presidente de la República, Dr. Alejandro Toledo, Ministros de Estado, autoridades de gobierno e intelectuales nacionales y extranjeros.

El moderno local de la BNP recibió en octubre del año 2006, por voto unánime del Jurado, el Hexágono de Oro, el máximo galardón de la XII Bienal Nacional de Arquitectura, organizada por el Colegio de Arquitectos del Perú. Asimismo, obtuvo el Padis 2007 VI Premio a lo mejor del Diseño organizado por el Instituto Toulouse Loutrec.

Un ansiado retorno se produjo el 6 de noviembre de 2007. Después de diversas gestiones de la Cancillería Peruana y la propia Biblioteca Nacional del Perú, el gobierno chileno adoptó la decisión de devolver oficialmente a la Biblioteca Nacional del Perú 3 mil 788 libros que salieron del país durante la Guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX. Los libros fueron identificados de manera clara, concluyente y definitiva, entre otras medidas, por la existencia en ellos del sello de la antigua Biblioteca de Lima, que consistía en un Timbre con el Escudo del Perú y la leyenda "Biblioteca de Lima".

Los libros, contenidos en 238 cajas, fueron recibidos en una ceremonia especial por el Director de la Biblioteca Nacional del Perú, doctor Hugo Neira y entre ellos se encuentran obras de gran valor por su antigüedad y rareza, que han pasado a formar parte del valioso patrimonio de la institución.
El año 2011 constituye un hito en la historia de la Biblioteca Nacional del Perú, su director Ramón Mujica Pinilla realiza el primer Inventario general de los fondos antiguos y valiosos (siglo XIII-siglo XIX), y lanza la Campaña “Se buscan libros perdidos de la Biblioteca Nacional del Perú. Recompensa: 30 millones de peruanos agradecidos”, que es respaldada por personalidades de la cultura nacional como Mario Vargas Llosa (premio nobel de la literatura), Fernando de Szyszlo, Ruth Shady, Tom Zuidema, Marcos Martos, María Rostworowski, Uriel García, Aníbal Quijano, Julio Cotler, Feffrey Klaiber, David Block, Fermin del Pino, entre muchos otros, así como también instituciones internacionales como Memoria del Mundo e IFLA de la UNESCO. Gracias a esta campaña se han recuperado invalorables piezas bibliográficas y documentales extraídas de la Biblioteca Nacional y del país por los traficantes de bienes culturales.
El apoyo del Congreso de la República a la BNP se ha expresado en la aprobación por unanimidad de la Ley N° 30034, Ley del Sistema Nacional de Bibliotecas, que convierte a nuestra institución en el ente rector de la gestión bibliotecaria a nivel nacional. Es la primera norma específica en esta materia emitida desde 1821 en que se funda la República del Perú y la Biblioteca Nacional como una de sus instituciones emblemáticas.
En este período el Perú logró inscribir en Memoria del Mundo de la UNESCO los “incunables peruanos” que son los 39 impresos más antiguos de Sudamérica, publicados en Lima entre 1584 y 1616.





16 septiembre 2014

1017 programa “Viernes Literarios”

El sábado 12 de setiembre en horas de la noche 7.30 pm, en el marco del 1017 programa “Viernes Literarios” se llevaron a cabo las presentaciones de los Libros “Sueños de la Realidad” del poeta Víctor Abrahán cuyo comentario estuvo a cargo del destacado poeta y promotor cultural Juan Benavente, así mismo el poeta y filosofo Raúl Gálvez Cuellar presento el libro “Los Huellarios del Caracol” del poeta y Filosofo José Pablo Quevedo. La noche fue amenizada con la presencia del destacado declamador Cajamarquino Juan Flores Arrascue, la décima estuvo a cargo del reconocido decimista Canteño Diego Vicuña Villar, Fabricio Batistini entregó a los presentes un hermoso poema a la primavera y la participación musical llegó a cargo del destacado músico Pedro Salazar.
La parte emotiva de la noche fue al momento del reconocimiento al poeta José Pablo Quevedo de parte de los Viernes Literarios, cuando su fundador y conductor Juan Benavente le entrego el Laurel Cultural, máximo distintivo de los Viernes Literarios en el Perú.

Raúl Gálvez Cuellar, Norka Bríos Ramos y Juan Benavente.


Fabricio Batistini, Raúl Gálvez Cuellar, Norka Bríos Ramos, José Pablo Quevedo y Juan Benavente.

Julio Solorzano Murga, Raúl Gálvez Cuellar, Norka Bríos Ramos, José Pablo Quevedo y Juan Benavente.

Poetas Víctor Abrahan y José Pablo Quevedo.

Poetas Raúl Gálvez Cuellar, José Pablo Quevedo y Víctor Abrahan .

Juan Benavente presentando el libro "Sueños de la Realidad" del poeta trujillano Víctor Abrahan.

Poeta Fabricio Batistini declamando su poema a la Primavera.

Poeta y Declamador Cajamarquino Juan Flores Arrascue

Decimista Canteño Diego Vicuña Villar 

Poetas Raúl Gálvez Cuellar, José Pablo Quevedo y Samuel Cavero Galimidi.



Nicolás Guillén

Nicolás Guillén fue un escritor y activista nacido en la ciudad de Camagüey, Cuba, el 10 de julio del año 1902 y fallecido en La Habana el 16 de julio de 1989. Probablemente heredó su vocación por el periodismo de su padre, a quien perdió en plena adolescencia, desgracia que acarreó una situación económica muy delicada para su familia. Tanto su madre como sus hermanos eran personas con un alto grado de instrucción, por lo cual la adversidad no pudo atacar ese aspecto tan fundamental para un hombre de letras. Ya a los 18 años de edad editó sus primeros versos a través de varias revistas de interés cultural. Poco tiempo más tarde compuso un poemario denominado "Cerebro y corazón", el cual debió esperar más de cincuenta años para ser publicado. Como muchos otros poetas, se aventuró al estudio de la carrera de Derecho; sin embargo, no se encontró a gusto con el sistema educativo, e interrumpió definitivamente la cursada, plasmando en una obra su decepcionante experiencia como universitario.
Dentro de su legado poético, existen más de dos decenas de libros, publicados principalmente a lo largo de la segunda mitad del siglo XX; algunos de ellos son "Negro Bembón" y "Poemas de amor".

Lee todo en: Nicolás Guillén - Poemas de Nicolás Guillén http://www.poemas-del-alma.com/nicolas-guillen.htm#ixzz3DW9a53fh


CANCIÓN

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

Y de qué modo sutil
me derramó en la camisa
todas las flores de abril.

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
(No soy tanto.)

En cambio, ¡qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)


Lee todo en: CANCIÓN - Poemas de Nicolás Guillén http://www.poemas-del-alma.com/nicolas-guillen-cncion.htm#ixzz3DWA7TmbF


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...