Olivier Herrera Marín: Esther, un sueño de amor

01 febrero 2019


ESTHER

Ayer, cinco de febrero
a las cinco de la tarde
tuve un sueño irreal.

Te vi, y al mirarte,
vi una mujer bella,
elegante y sencilla.

Te vi, y al mirarte,
vi que tu sonrisa
era de otro mundo.

Vi que tú venías, vienes,
de la noche sin historia,
del espacio sin límites.

Te vi y vi el mar,
vi en tu mirada
el amor y la vida.

Te vi y me incliné
ante tu presencia,
morena de luna.

Para proteger tu piel
del sol y la lluvia,
y verme en tus ojos,
Al subir la escalera
infinita de tus brazos
y alcanzar el cielo.

II

Ayer, compartí contigo,
el pan con aceite de oliva
y sal marina en el vientre
de la ballena voladora.

Ayer, pasaste por mi lado,
esbelta como la gacela,
silenciosa como la sombra
de una pantera negra.

Ayer, desperté y soñé,
al sentir en mis ojos
el soplo de tu aliento,
el beso del rocío.

Ayer, te perdí en París,
en el aeropuerto de Orly.

Te busqué en Saint Michel,
Pont Neuf, y rue de Rivoli.

Y te esperé hasta el alba,
con la secreta esperanza
de que volverías a pasar
por donde te esperaba.

Te esperé y esperé,
como espera el roble
que sobrevive al rayo
y resiste al huracán.

Te esperé y esperé,
despierto y soñando,
vencido por el sueño
volví a soñar.

III

Soñé, y vi la luz,
al huir tú del poder.
Soñé, y todo era luz,
al dejar tú la sombra.

Y la luz era vida,
era fuego y fuente
de savia que nace
y brota de la tierra.

Sube por las arterias
femorales de mi cuerpo,
recorre mi vientre
y alimenta mi tronco.

Llena y ensancha
las venas de mis brazos,
hasta hacer estallar
las yemas de mis dedos.

Y una lluvia de rosas
cae del cielo,
bordando de estrellas
tu blusa y tu falda.

París, 6 de febrero de 1995



LA PANTERA

Hermosa y elegante, sencilla y romántica,
leíste de adolescente los viajes de Gulliver,
Salgari y Julio Verne, Lamartine y Baudelaire,
Santa Teresa de Jesús
y San Juan de la Cruz.

Hoy te niega y te adula; esa España mojigata,
timorata y alcahueta, hortera y papanatas,
cobarde e hipócrita, inculta de alta cuna,
que juzga y condena todo cuanto ignora.

Hoy te ama y te respeta; quien te conoce
y sabe que tus auténticos valores
los aprendiste de niña en la escuela.

Sin ellos, sin tu sangre y belleza latina,
Tú no serías quien eres, Esther…

No honrarías ni defenderías la herencia
de tus padres sin tu cultura y tu coraje.

Y tú, serías nadie, serías la ilustre necia,
la pobre reina, la sombra de la nada.

Tú lo has sabido siempre, al valorar lo que más vale.
Tú naciste para volar allí donde no llegan buitres.

Naciste hermosa y felina, naciste con la piel suave,
aterciopelada y morena, naciste libre y pantera.

POR TI

Por ti escalaría descalzo el techo del mundo.

Atravesaría a pie el Sáhara y el desierto de Atacama.

Cruzaría el océano con dos cocos
y una balsa de bambú.

Entraría en la cámara de los mil crótalos
mirando la esmeralda.

Andaría sobre lanzas y puntas de flecha
bañadas en curare.

Bajaría a nado los rápidos del Colorado.
Te ofrecería la piel del oso polar.



DOMITILA

Hija del sol y la lluvia,
nieta del relámpago,
de la hoz y el arado.

Eres la campesina
más dulce y linda,
valiente y digna.

Eres quien me dio,
la sangre y la leche
para que viviera.

Eres quien me dio,
la vida y el amor
para que creciera.

Tú fuiste el origen,
y eres el presente
De mi vida.

TÚ eres Domitila:
Tú fuiste el amor
de mi padre,
y eres mi amor.

Niña salvaje,
tierra fecunda,
agua limpia.

EN LA TUMBA DE MI PADRE

A mi padre Olivier,
lo mataron los muertos
sin paz y sin tumba,
y no lo mataron,
que la muerte
no mata la vida.

Amo y admiro a mi madre;
por su temple y coraje,
por llorarle en silencio
sin hacerle un reproche,
por ser su digna esposa,
compañera y fiel amante,
Por defender su nombre
y honrar su memoria
en vida y más allá de la muerte.

Hoy la tumba de mi padre
hay grabada una paloma
y un poema que dice:

A Olivier Herrera García:
al esposo, amigo y padre,
quienes hoy te guardamos
tu nombre y tu memoria.

Que a ti no te mataron,
tú fuiste más lejos.

Las balas no matan ideas.
Los muertos no matan la vida.

TE NECESITO

Ayer volviste a ocupar todos mis pensamientos.
Volvió a sentir mi cuerpo el frío de tu ausencia.
Volvió a sentir mi alma el calor de tu presencia.
Hoy sé que te necesito
Para seguir escribiendo, para seguir viviendo.

París 6 de Diciembre de 1995

Todos los poemas que siguen son del capítulo del libro, El Indio Nube Roja

EL INDIO, NUBE ROJA
ANTE EL PODER

Ante el poder,
me levanto
y tomo la palabra.

Ante el débil,
me inclino
y bajo la mirada.

LA PALABRA

La palabra corta las alambradas
y derriba muros de la ignorancia.

Es relámpago en noche oscura.

Y trueno en tiempo de silencio.

EL LEOPARDO

TENSO el cuerpo y fija la mirada.

El Leopardo

VIGILA los pasos del cazador.
HABLA con el tucán y la cacatúa
CUIDA de la mariposa azul.
GUARDA la flor desnuda.
BESA la zapatilla de dama.
PROTEGE el río y la selva.
ENTREGA su alma a su amor.

SIN TI, SIN VOSOTROS

Consciente de lo que digo,
¡Soy! Que sé lo que escribo.
Y sé que serán tan temidos

como amados mis versos,
en manos de la gente noble
y sencilla de Latinoamérica.

Sé que en vuestras manos mis versos serán al ALBA, las lágrimas de la Media Luna sobre los dátiles de la palmera, las espigas de trigo y de arroz, la rosa azul y la flor del maíz.

Consciente soy, como lo soy,
que,sin ti, sin vosotros,
la luz y el viento de Latinoamérica,
que alumbra y esparce
el eco lejano de mi verbo.

Que le da alas a mis versos
para que vuelen, y vuelen,
-más alto, más y más lejos.
Para que vuelen y lleguen…

Allí donde moran las almas
de los nobles chamanes.

Y no llega el graznido del cuervo
ni las garras afiladas del buitre,
los puñales ser-viles a sueldo.

de las mitras purpúreas,
y los sapos del Pentágono.

¡LUZ y VIENTO! de mis versos;
¡Haz! que estos vuelen y lleguen
donde nacen los ríos, y crecen,
los sueños de amor y de vida
de todos los niños del Mundo.

Consciente de lo que digo,
¡Soy! Que sé lo que escribo.

Y responderé de mis versos,
sabiendo qué ¡Soy!, Si soy,
el eco lejano de vuestra voz
cabalgando la furia del viento.

Sabiendo qué ¡Soy!! Si soy, el eco lejano de vuestra voz cabalgando los relámpagos, en las noches frías, oscuras, cabalgando los truenos, en los tiempos de silencio.

Sabiendo qué ¡Soy! Si soy,
el eco lejano de vuestra voz
cabalgando la fuerte lluvia,
y las olas del mar bravío.

Qué el poeta es nadie, nada,
no existe ni tiene nombre
Sin Ti, Sin Vosotros, la Tierra y la Lluvia,
La Luz y el Viento, La Vida y el Amor,
La Sangre y el Alma de Latinoamérica.

LA SEMILLA

Todo pasa en la vida,
el amor y la muerte,
y es nada la fortuna.

Que si algo queda,
es la palabra
y el valor del alma.

Que si algo queda,
más allá del tiempo
es la memoria.

Es la huella eterna
del que lo dio todo
sin esperar nada.

Que si algo queda,
es el sol y la semilla,
es el mar y el viento.

Es el nombre y valor
del que dio su vida
por el amor y la vida.

ME GUSTA LA GENTE

Me gusta la gente noble y sencilla,
que ama a propios y a extraños
sin prejuicios de ninguna clase.

Me gusta la gente que ama la vida,
y ama sin miedo al qué dirán
sus ilustrísimas y necias señorías.

Me gusta la gente que lucha y trabaja,
que defiende su pan, su casa y su tierra,
con uñas y dientes, con sangre y alma.

Me gusta la gente que duda de todo,
de lo indudable y de sí misma,
y aun en la duda se mueve y actúa.

Me gusta la gente libre y responsable,
flexible e indomable, que habla y escucha,
atiende a las razones y piensa en los demás.

Me gusta la gente que te da la mano,
que abre la puerta e invita a su mesa,
que a nadie juzga ni condena.

Me gusta la gente que no se esconde,
valiente y cobarde, frágil y resistente,
que se la juega y es prudente.

Me gusta la gente joven y adulta
que levanta la cara, y mirando de frente
le dice al Mandamás ¡No! ¡Nunca! ¡Jamás!

EL AMOR Y LA VIDA, LAS TIERRAS Y EL TRABAJO
DE LOS PUEBLOS DE LATINOAMÉRICA

El amor y la vida, las tierras y el trabajo
de los pueblos de Latinoamérica:
Son las cerezas y las uvas de Chile.

Las manzanas y las peras de Neuquén.
El pan de maíz y la miel de papaya.

Son los limones de Tucumán.
El cacao y el café de Colombia.
La lima y el aguacate de México.
Iguazú y el arándano de Uruguay.
La banana y las flores de Ecuador.
Son la caña, el ron y el son de Cuba.
Las piñas y orquídeas de Costa Rica,
Los mangos y espárragos de Perú,
Los melones de Venezuela y Brasil,
La Gran Selva y el río de la Amazonia.
Son el Titicaca y la quínoa de Bolivia.

El valor de la gente buena y humilde
de Haití y la República Dominicana,
de El Salvador, Paraguay y Panamá,
Nicaragua, Honduras y Guatemala.
Por el amor y la vida, las tierras y el trabajo
de todos los pueblos de Latinoamérica, iré,
de Río Grande a la Patagonia, y, denunciaré,
los abusos; del poder, del orden y la codicia,
de la injusticia y la locura de los inhumanos


Olivier Herrera Marín, fundador y Presidente de POETAP, Empresario, poeta y trotamundos recita la historia en verso de un amor inaudito y utópico que ha esperado 24 años a ser ofrecido en Madrid a Esther Koplowitz, por su amor a la poesía y la belleza de su sonrisa y su alma solidaria. Olivier, peón agrícola, obrero en la Michelin de Clermont Ferrand, estudiante de sociología en Paris VIII. Alias “Pepe”, con el apoyo de Marcos Ana y Santiago Carrillo Menéndez fue el responsable de los debates políticos con los estudiantes españoles que iban a París los veranos del 1971/74. De vuelta a España ejerció de librero. En el año 1980 rompió con el PCE y en 1991 vuelve a París para trabajar en el MIN de Rungis con las frutas y verduras de España y Latinoamérica, crea su propia empresa el 2012 y pertenece al consejo de administración de COLEACP desde Junio del 2016. El poeta, en 1995, era nadie, al saber quién era la Esther que el destino puso en su camino: Le recito un poema, EL ORO Con el oro y el oro negro todo se compra, todo se alcanza, todo, el poder y la gloria, todo, la ley y la corona, todo, menos el verso, la vergüenza y la dignidad. Y Esther, le respondió besando su alma herida con una amorosa y dulce sonrisa. Hoy, la poesía de Olivier acompaña a los clásicos de España y Latinoamérica en los manuales para la enseñanza del español de las editoriales Hatier, Belín y Hachette. Siendo poeta de referencia del Groupe Français d´Education Nouvelle, (le G.F.E.N.) y del Ministerio de Educación Francés para obtener el CAPES (certificado de aptitud para ejercer de profesor de enseñanza secundaria en los colegios y liceos de Francia) en les Épreuves Orales del 2006 y 2012, haciendo las dos veces el análisis comparativo de su poema Julio Verne con la Oda a la Pereza y la Oda al Libro de Neruda, y acompañándolo en 2006 con una alegoría de Quino.

Para más información, por favor, contacten con: Olivier Herrera Marín E-mail: olivier@olivierhm.com
Móvil: +33 601366237

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...