Canto a Moyobamba de: Carlos Villacorta Valle

02 septiembre 2016

Una de las preocupaciones latentes en nuestros hermanos de la zona de San Martin, específicamente Moyobamba,  es la inevitable degradación de sus bosques y su ecosistemas, en nuestra Amazonía peruana se está afectando no solo a las poblaciones locales, sino al resto del planeta, Los Bosques  contribuyen a la estabilización del clima en nuestra tierra, son una suerte de repositorio de vida y de la  biodiversidad de vida que en ella existe,   sin embargo, el reto de conservar este espacio vivo está hoy en día en las voces representativas de sus hijos, como lo es en este caso nuestro hermano poeta Carlos Villacorta Valles (Carlos Villa Valle).
El, acompañado de la necesidad de brindar a sus paisanos Moyobambinos, las mejores  oportunidades de vida para  su pueblo, tal como los tienen quizás otros moradores en otras partes del planeta, coge su pluma y comienza a guerrear con ella en defensa de la Degradación del bosque natural de nuestra Selva, y  en cualquier parte del territorio verde de nuestro querido Perú.
Otras de las preocupaciones de nuestro Guerrero  de la “Generación Caoba", es la contaminación global y el calentamiento de nuestra tierra, entonces, ¿Qué debería hacer el estado para afrontar este inevitable problema, para tratar de preservar y desarrollar nuestra amazonia?
Carlos Villacorta escribe lo siguiente:
La tierra llora su calentamiento, llora copiosa y con furia, soplando fuerte, y sus lágrimas espesas llenan los acantilados y se desbordan y devastan casas, niños, mujeres, ancianos, animales, bosques, zonas turísticas y pueblos enteros. Luego el sufrimiento humano, lágrimas humanas. Llora la tierra, llora el hombre, llora el planeta, llora la tristeza. Una catástrofe preparada por los hombres y que todos sabemos que nos puede llegar por el lugar menos esperado. El calentamiento global no tiene respeto a nadie, aquí no hay ricos ni pobres, sin embargo llora con furia por los lugares más débiles, por los lugares donde la tierra ha sido peor maltratada.


Carlos Villacorta Valles en su publicación, que tiene como editor a su hermano Raúl Villacorta Valles “Ediciones Shapumba” año 2013, nos narra  el desfallecimiento lento de los bosques en la Región San Martin, con una mirada panorámica sobre las dolencias de su alma nos escribe:
 La Selva, es la unión de los mil encantos/ orquídea universal/ energía original/ cosmogonía mítica.
Grandioso abanico de plumas/ glorioso eros de vida/ esperma del porvenir/ síntesis de eternidad.
Etnia fulgurante, fertilizante / escucha tu sangre/ extendida en el grito/ la selva eres tú.
Carlos al igual que varios poetas del continente forma parte del llamado movimiento literario Ecológico, que juntan sus voces para decir ¡Basta Ya! No acabemos con nuestro planeta, la poeta argentina Delia Arjona, alza su voz de protesta y dice:
Como el hombre trunca sus destinos, / del sauce sólo se escucha su llanto,/ las aves ya se fueron de sus nidos,/ del viento ya no se escucha su canto.

Arruinan y talan nuestros montes,/ traen a su paso muerte y destrucción,/ destruyen la tierra con su desmonte,/ un daño ecológico sin solución.

La doctora, Bióloga y Poeta brasileña Clarice Panitz, nacida en Río Grande do Sur, hoy presentes entre nosotros, en su Libro “Clara del Manglar” escribe:
Tu eres agua/ Agua salobre/ mescla de dos mundos / Ni tierra, ni mar / Ni dulce ni salada / Tu eres el encuentro / El beso del río con el mar / Tus raíces son zancos de soporte / Donde albergas tus hijos / Tus raíces aéreas parecen / Pelos bailando al viento / Ah! Tu olor es miel/ De tus flores blancas, amarillas/ Que mariposas, abejas lamen / Tus hojas de verde brillante / Esperanza / Tiñen tus aguas de verde/ Verde que se mescla con el azul / Del cielo, de mis ojos / Sol que te hace brillar…
Como podemos ver hoy nuestros poetas tienen un compromiso social con la tierra, y  eso es lo que nuestro hermano y poeta moyobambino Carlos Villacorta Valles esta desarrollando a través de sus escritos. La ecopoesía no es fantasiosa ni mucho menos celebrativo, es más bien para mi concepto la voz de la tierra que clama JUSTICIA  ante la depredación de su ecosistema.
Quien habla escribió un poema al que titule el hombre, alzando así  mi voz de protesta:
Nació enamorado de la vida  /Solo en el Edén /Tenía todo a su merced /
¿Quien podría hacerle daño? / Tenía todo el amor de su creador.
¡Pero no! /  El hombre se volvió peligroso / Quiso estar al otro lado de su creador
Traspaso la barrera de la soberbia,/  Entre él y la naturaleza /  Ya no existía amistad.
 Hoy  después de muchos años / El hombre sigue igual /Soberbio, no le importa la naturaleza / Depreda los verdes bosques / Contamina el agua,/ Está acabando con la vida.

 Agradezco a l poeta Carlos Villacorta Valles, por darme el honor de presentar su libro en este III Encuentro Internacional de Poetas y Escritores  “Jorge Aliaga Cacho”

Dios te Bendiga Hermano en la Letras.

Julio Solórzano Murga
Huacho 18 de Agosto del 2016




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...