Por fin se hizo justicia a José Martí en la ciudad de La Serena.‏

15 julio 2016

Hace muchos años que veníamos reclamando la restitución legítima del nombre a la Plaza José Martí (plaza de los cubanos), en la ciudad de La Serena, sin obtener resultados. Fueron años de cartas, entrevistas, solicitudes.  Este parque se encuentra ubicada en la Población José María Caro “La Figari”, y que tiene una larga historia de solidaridad entre los pueblos de Cuba y Chile.
 Con la Ex-embajadora de Cuba en Chile, Ileana Alguelles y su primer secretario Rubén Pino, junto a los comités de solidaridad con Cuba de nuestra región, José Martí de Ovalle y Tamara Bunker de Coquimbo, visitamos al Alcalde Raúl Saldívar, dentro de los variados temas, se le expuso nuestros deseos de recuperar el nombre de la plaza, pero quizás, a pesar de los buenos propósitos no se logró. No cejamos en nuestro empeño e intenciones. En nueva entrevistas con concejales, autoridades, se nos presentaba la visita del nuevo  Embajador de Cuba en Chile Adolfo Curbelo y el Segundo Secretario José   Miguel Hernández, visitamos una vez más al nuevo Alcalde de la ciudad de La Serena, Roberto Jacob, volvíamos a la  carga respecto a nuestras intenciones de la restitución legal del nombre de la Plaza José Martí, comprometiéndose ante todos nosotros que haría todos los esfuerzos que estuvieran a su alcance para lograr tan merecido y justo  reconocimiento. 
(José Julián Martí Pérez (La Habana, 28 de enero de 1853-Dos Ríos, 19 de mayo de1895) fue un político republicano democrático, pensador, escritor, periodista, filósofo y poeta cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra del 95 o Guerra Necesaria, llamada así a la Guerra de Independencia de Cuba. Perteneció al movimiento literario del modernismo).
 Finalmente, con fecha 18 de noviembre de 2016, Decreto N° 2964, Visto y considerando El acuerdo adoptado en Sesión Ordinaria N° 1007 efectuada el día 11 de Noviembre del 2015 del Concejo Comunal de La Serena, el Artículo 79 letra K) de la Ley N° 18.695 Orgánica Constitucional de Municipalidades, que consagra la facultad para la asignación y cambio de denominación de los Bienes Municipales y Nacionales de Uso Público bajo su administración; y en uso de las atribuciones a mi cargo.  
 Decreto:
Designase con el siguiente nombre a las Plazas que a continuación se detallan:
Plaza de Los Cubanos, ubicada en Gabriel González Videla con Chirwing Sector Vista Hermosa:
Plaza José Martí Pérez (Escritor, pensador, Periodista, Filosofo y Poeta Cubano).
 Anótese y comuníquese a quienes corresponda.
 Roberto Jacob Jure
Alcalde de La Serena
 Luciano Maluenda Villegas
Secretario Municipal
Proposición que contó con el auspicio de dos Concejales miembros de la comisión de nombres de plazas y parques, Carlos Thenoux y Robinson Hernández.
Esta historia es muy larga, data del periodo de la Unidad Popular, bajo la dirección de la primera magistratura de nuestra nación, por el compañero presidente, Doctor Salvador Allende, elegido democráticamente por el pueblo de Chile, en donde la juventud le correspondió jugar un papel tremendamente importante.
Hoy podríamos aseverar con propiedad, que se inicia en la madrugad del 14 de febrero de 1971. Desde el Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana, Cuba,   42 jóvenes cubanos salían en dirección hacia Chile, en un vuelo especial de la Línea Aérea Cubana de Aviación. Era el año de la productividad en su país y en el nuestro del Gobierno de la Unidad Popular. Partía hacia nuestro país como la brigada “José Martí”, ellos realizarían labores de salud y construcción en las zonas a que fueran asignados.
Estando en una de mis tantas visitas a Cuba, en una actividad cultural en Centro Habana con mi amiga escritora Isabel Cuello, me encontré con la escritora Nieves Cárdenas, con ella iniciamos una grata conversación, ella me indicó que su esposo Javier había estado en Chile y específicamente en la ciudad de La Serena, de la cual yo provenía. Me interesé de inmediato en el tema, quise conocerlo. Efectivamente, me encontré con Javier quien me conversó de su entrañable e inolvidable visita a Chile. Por aquel entonces oficiaba como el Secretario de Relaciones Exteriores de la Unión de jóvenes Comunistas (UJC), era él mismo que se encentraba al frente de la brigada José Martí, que había venido a Chile en febrero de ese año (1971).
Me señaló que: “La invitación a nuestra brigada, fue hecha por el comando juvenil de la Unidad Popular de Chile. Esa tarde, Javier me indicó que la edad promedio de los integrantes era de 25 años; fueron seleccionados por la UJC de acuerdo a su actitud ejemplar ante los estudios, el trabajo, la defensa de la patria, posición ideológica. Treinta y tres hombres, nueve mujeres la conformaban. De ellos, 28 eran estudiantes en las tres universidades del país y el Centro Universitarios de Camagüey. La mayoría de estos jóvenes universitarios fueron electos en asambleas de militantes de las UJC en sus centros de estudios. Otros dos brigadistas pertenecían a la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media (EEEM), que fueron electos en el Congreso Nacional de esa organización. El resto lo conformaban del sector de la construcción, salud pública, cursos dirigidos universitarios, prensa nacional, al Instituto Cubano de Arte e Industria, cinematográficos (Icaic).        Para las tareas de salud venían: 10 brigadistas 2 médicos, 1 estomátologo, 3 alumnos del sexto año, 2 del cuarto en la carrera de medicina, 3 del cuarto año de estomatología. La integrante más joven de la brigada tenía solamente 17 años de edad, Caridad Baluja, de la FEEM. Viajaban hacia Chile en el mismo avión, una delegación encabezada por el director del instituto cubano del libro, Rolando Rodríguez”.
Venían en la Brigada de trabajos voluntarios a Chile, dos jóvenes trabajadores universitarios, que fueron elegidos en la asamblea de elección del Buró Ejecutivo de la UJC de los trabajadores de la universidad de La Habana, en el teatro de la CTC. Aquel día domingo, se produjo un momento de suspenso en toda la sala.
Ramón Rodríguez, recién electo secretario general de ese organismo anunció a la asamblea que dos jóvenes, integrarían la delegación, y arreglón seguido propuso a la profesora Cecilia Gálvez y al Ingeniero Rodolfo Martínez. Una salva de aplausos no los dejó concluir; los asambleístas, puestos de pies, aprobaban por unanimidad a los propuestos
Una vez concluidos los aplausos la joven profesora manifestó: “Aún me siento emocionada por esta designación de integrar la Brigada de Jóvenes Cubanos que viajará a Chile a realizar trabajos voluntarios”, afirma Cecilia Gálvez, profesora de Filología de la Sección Básica del Instituto Pedagógico Enrique José Verona. Como joven, revolucionaria –agrega- realizaré allí el máximo esfuerzo para que el nombre de nuestro país quede bien alto y demostrarle a los hermanos chilenos que los jóvenes cubanos dirán siempre ¡Presente!”   
“Marcharemos a Chile a brindar nuestro concurso en lo que sea necesario satisfecho de cumplir con un deber revolucionario”, dice Rodolfo Martínez, “Fofi” para sus compañeros de la Facultad de Tecnología, donde se diplomó en el curso de 1969 – 70 como Ingeniero Industrial. “Brindar nuestras experiencias y recoger la de los hermanos chilenos será otro de nuestros propósitos, pero, sobre todo, trabajar con ahínco y tesón, para representar dignamente a Cuba, su juventud”, expresó para finalizar. 
Carlos Banet, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Comité Nacional de la UJC y responsable de la brigada. Añadió. “Este contingente, integrado por alumnos de las universidades de La Habana, Las Villas y Oriente, así como del centro universitario de Camagüey, de otras esferas de la actividad nacional, laborará durante dos meses junto a los estudiantes chilenos en obras que allí se efectuaran al calor de un vasto proceso de integración de la juventud de ese hermano país al trabajo voluntario. La brigada cubana coadyuvará en dos vertientes fundamentales, labores de construcción, propiamente dicho, y planes asistenciales que en ese país se realizan, pues en la brigada figuran médicos y entomólogos.
Imbuidos de la enseñanza de Martí, cuyo 118 natalicio solemnizamos este año (1971); y de nuestro comandante en jefe, Fidel Castro, marcharemos a la patria de O´Higgins   a trabajar denodadamente junto a los jóvenes chilenos. Llevaremos al pueblo de chile, su juventud un mensaje del espíritu internacionalista que inspira a la revolución cubana. Resulta significativo para nuestra juventud que por primera vez una brigada de estudiantes marchen a chile, a colaborar con la de ese hermano país, y esa invitación la valoramos en toda la magnitud, pues nosotros hemos recibido en esta tierra el concurso de brigadas de trabajo voluntario integradas por jóvenes de otros países entre ellos Chile, que unas veces directamente en los campos de caña y otras con sus asistencia técnica, han compartido nuestro esfuerzo diario. Constituirá un aliento y un estímulo para nosotros al conocer de cerca a esa juventud, a la cual nos atan idénticos sentimientos de lucha, las mismas aspiraciones, brindar nuestro modesto aporte al vasto proceso de transformaciones que allí ha iniciado el gobierno del doctor Salvador Allende, será para todos nosotros un altísimo honor que sabremos cumplir dignamente. Trabajar, conocer, aprender, de ese gran pueblo” –finalizó Banet-, es nuestro propósito. La brigada José Martí cumplirá, y será además ejemplo de anegación y sacrificio”.            
La delegación realizó un vuelo directo hasta Santiago de Chile, nuestra capital, con una breve escala técnica en Lima, Perú. Así proseguir hacia su destino final.
Esa madrugada del 15 de febrero llegaban a Chile los jóvenes de la brigada “José Martí”, para incorporarse a los trabajos voluntarios de verano, organizados por la Federación de Estudiantes de la universidad de Chile (FECH). Fueron recibidos en el aeropuerto por dirigentes estudiantiles y numeroso público.  “Bienvenidos los camaradas cubanos, bienvenidos los compañeros cubanos a los trabajos voluntarios”, rezaban cartelones colocados en la terraza del Aeropuerto Internacional del Pudahuel. Gritos de “Viva Chile, Cuba y Viet Nam”, recibieron a los visitantes, voceados por numerosos grupos de jóvenes de los partidos de la Unidad Popular de Chile. Toda la directiva de la FECH y de la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica del Estado. Estaban esa mañana neblinosa; asimismo se encontraba presente en el aeropuerto el Embajador de Cuba en Chile, Mario García Inchaústegui y personal de la Embajada.
Pedro Henríquez, encargado nacional del Departamento Juvenil de la Central única de Trabajadores (CUT), a nombre del coordinador de Juventudes, dio la bienvenida a la brigada José Martí.  Dijo en aquella memorable oportunidad: “Para nosotros constituye un alto honor la presencia de la representación de la gloriosa juventud cubana, del pueblo cubano, como muestra de solidaridad que existe entre nuestros pueblos”.
Otro artículo de un diario capitalino escribía: “El acto tuvo lugar el día de ayer en un local situado a una cuadra del Palacio de la Moneda, como parte del recibimiento que la juventud chilena tributa a la representación juvenil cubana”.
En sus palabras, Henríquez hizo mención a la identidad de propósitos que existe entre los pueblos de Chile y Cuba, y a la solidaridad que caracteriza nuestras relaciones.
Como ejemplo, citó el precedente de la ayuda que años atrás dio Cuba a Chile en ocasión de un devastador terremoto en una época en que, incluso había, un gobierno chileno que no representaba las aspiraciones de la mayoría del pueblo.
El Coordinador   Nacional de las Juventudes agrupa a 18 organizaciones juveniles de distintos tipos, tanto de estudiantes, trabajadores como otros de índole privada como los boys scoutEn la actualidad, cincuenta mil jóvenes chilenos han construido más de tres mil obras y con la presencia de ustedes habrá que aumentar esta cantidad de obras, apuntó Henríquez, quien mencionó la presencia de jóvenes procedentes de Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú y Bolivia.
Por último, Henríquez saludó en nombre de los jóvenes chilenos a los brigadista y recalcó la unidad que existe entre sus pueblos, para lo cual resaltó la etapa de construcción del chile nuevo.
Javier Ardisonez, jefe de la brigada José Martí, respondió al cálido recibimiento que han tenido entre los jóvenes, niños y mujeres chilenos.
“Es motivo de satisfacción para nosotros el proceso que se lleva a cabo para la construcción de un nuevo Chile, bajo la dirección de la Unidad Popular, encabezada por el compañero presidente Salvador Allende”, expresó el dirigente juvenil.
“El hecho que esta brigada llevé el nombre de José Martí denota los lazos que han existido entre chile y cuba desde ya hace muchos años. En el siglo pasado, Martí y O´Higgins revelan las luchas de nuestros pueblos como parte de una misma lucha continental, lo que hoy se hace más evidente y para ello encaminamos todos nuestros esfuerzos.
Posteriormente, Ardizones pasó una rápido recuentos a las actividades de la juventud cubana, referente al estudio, al trabajo y la defensa.
Con la disposición de llevar adelante nuestras Revolución – dijo- nos sentimos orgullosos de estar entre ustedes y ardemos en deseos, de incorporarnos a las tareas productivas. Creemos que esto será el inició de un gran intercambio entre nuestras juventudes”.
Al terminar sus palabras, Ardizones dio una viva a la amistad, a la solidaridad entre los pueblos, juventudes de Chile y Cuba.
Los brigadistas internacionalistas cubanos invitados por la FECH se sumarán a los trabajos voluntarios de verano que este máximo organismo estudiantil ha organizado en las diferentes provincias con la colaboración de entidades estatales. Los jóvenes voluntarios están efectuando especialmente tareas de sanidad, educación y construcción, dentro de los programas elaborados por el gobierno.
Según comunicaba Prensa Latina en Cuba: “Un vocero de la FECH, entregará a la delegación cubana; en el curso del día una información completa acerca de la situación general del país, la que será impartida por un dirigente de la Central Única de Trabajadores”. Esa misma tarde la Brigada José Martí, entregó una conferencia de prensa en la sede de la central obrera (CUT), y posteriormente se les ofreció un coctel de bienvenida. Según la misma información, la brigada José Martí, al día siguiente a primera hora, dividida en grupo, partía hacia las provincias del norte y sur del país, en las cuales se encuentran también trabajando jóvenes voluntarios de Perú, Bolivia, Argentina, y Uruguay.
Aquel día del viaje histórico, los jóvenes brigadistas cubanos miraban sorprendidos a cada lado de la carretera –que a ratos parecía bañarla por el mar del océano pacifico-. Se aproximaban a la Provincia de Coquimbo, un paisaje desconocido para la mayoría de ellos: casi el desierto, algunas casullas, casas, de vez en cuando. Sin duda, ya estaban en el “norte chico”, donde hacía más de cuatro años que no llovía. “El desierto se está comiendo esto”, dijo un brigadista. 
El jueves 17 de febrero, a las 10:15 de la mañana, después de casi doce horas de viaje en micro (ómnibus) desde Santiago de Chile, para arribar a la ciudad de La Serena, con 60.000 habitantes y más de cuarenta iglesias, se parqueaban frente a la Intendencia. Los transeúntes se asombran de ver una masa de cuarenta y dos jóvenes uniformados que, aunque visiblemente cansados, cantaban con alegría.
Los jóvenes cubanos residirían en nuestra capital. Desde allí saldrían a las zonas aledañas a realizar su trabajo. Este se dividiría en dos grupos básicos, uno que atenderá las cuestiones de salud en seis postas sanitarias, otro que realizará sus labores en obras de construcción de policlínicos, parques infantiles, zanjas; otras de interés comunitario.
La brigada permanecería en la Provincia de Coquimbo hasta el 7 de marzo, día en que regresará a Santiago para realizar, antes de su partida hacia cuba, visitas por distintos lugares de interés del país.
En efecto, un grupo de jóvenes cubanos y chilenos llegó en la mañana del sábado 20 a un terreno situado en la población José María Caro, en las afueras de La Serena, ante la expectación de los vecinos y con una neblina apreciable se comenzó a excavar, palear como solían decir ellos, a medir, programar. La intuición popular no había engañado a los pobladores del vecindario, los cubano eran gente “chora” (buena, amistosa, noble), que nada tenía que ver con la campaña de infamia desatada por la industria del miedo creada por la oligarquía y la derecha chilena.
A partir de ese momento, se creó un nexo cálido y profundo que aunó a vecinos y brigadistas. Muchos prestaron sus casas, participaron en el trabajo voluntario, dando su mayor amistad.
Entre tanto, los jóvenes médicos estomatólogos realizaban en distintas zonas urbanas, rurales y minera el “milagro” de la asistencia gratuita, del cariño, la solicitud por el paciente. Muchos rostros se cubrían de lágrimas cuando entraban en contacto con un nuevo concepto de la medicina en función del ser humano.
“El cuerpo de nuestra Revolución llegaba directamente, sin grandes aparatos teóricos, a la misma base”. Reflexionaba esa tarde, junto a mí Javier Ardizones, jefe de la Brigada, luego se pasa su mano por sus cabellos, me mira nostálgico con la mirada perdida en un punto indescifrable y prosigue.  
“En rigor comenzaba la vida productiva. Así, la actividad febril se tradujo en largas jornadas de consultas y de trabajo en la construcción. El cemento, el ripio, la tierra se  fueron conjugando, casi ante nuestra sorpresa, en una obra que fue tomada como máximo cariño por sus usuarios directos, por los “guaguas” que mientras pedían insignias, trataban de inventar una carretilla, recogían materiales o alcanzaban frutas y refrescos.
La plaza se hacía realidad casi sin darnos cuentas, hasta que, de pronto estuvo lista, hecha realidad. Claro, ahora debía producirse la inauguración oficial, pero la tarde y la noche que la precedieron los “guagua” la hicieron suya. Sin duda, éste hubiera sido el deseo de José Martí, cuya frase “Los niños son la enseñanza del mundo” estaba inscrita en la tarja…          
Nuestra provincia en aquella época era una zona minero-agrícola de sesenta mil habitantes. Aquí se encentraban dos de las principales minas de hierro del país, explotadas por la Bethelem Steel Corporatión y que el estado expropiaría en breve. Por otra parte, nuestra región sufría desde hace cuatro años una terrible sequía que provocaba un considerable desempleo entre los trabajadores del campo.
El intendente de la provincia por aquel entonces era Rosendo Rojas, ex dirigente de las juventudes comunistas, quien se dirigió a los jóvenes en el edificio de la Intendencia, -donde se produjo el recibimiento a los brigadista-, en los siguientes términos: “Tenemos en alta estima el gesto internacionalista del pueblo cubano, la presencia de ustedes aquí es una muestra palmaria de este principio solidaridad”, dijo Rosendo Rojas, e hizo mención al hecho de que anteriormente ya lAsimismo, dijo que, aunque durante un tiempo no hubo relaciones diplomáticas, siempre se mantuvieron los lazos de afecto y unidad entre ambos pueblos. Acto seguido, pasó a explicar las condiciones de la provincia. Es muy extensa, con trecientas ochenta mil habitantes, y confronta dos graves problemas: El de la sequía, la cual se haya en su cuarto año, y el del desempleo, ocasionado por esta.
La situación del agua se haya tan difícil, que la vía de desarrollo de la provincia debe plantearse en el sector industrial, para lo cual la intendencia estudia distintos planes en coordinación con la Corporación de Fomento.
Finamente, Rojas, que hasta hacía poco fuera dirigente juvenil, expreso que esperaba rLos brigadistas, en compañía del intendente, fueron a pies hasta la municipalidad, donde fueron recibidos por el alcalde Carlos GalleguiGalleguillos, en sus palabras de bienvenida, mencionó que el próximo cuatro de abril se producirán las elecciones para regidores y alcaldes, las que tienen gran importancia para las fuerzas populares chilenas.
Las autoridades provinciales y municipales tenían pensada algunas obras, pero al final se impuso la idea de que el mejor aporte seria la edificación de una plaza (parque) infantil que llevara el nombre del apóstol de Cuba José Martí.    
Posteriormente, hizo uso de la palabra Javier Ardizones, jefe de la brigada, quien agradeció todas las muestras de afecto recibidas y testimonió el compromiso de los jóvenes cubanos de trabajar con un espíritu de vanguardia, de Patria o Muerte, en las distintas labores que desde mañana acometerán.
Por último, entró a exponer a grandes rasgos el trabajo que emprenderá la brigada. El grupo médico estomatológico se integrará a los equipos de salud que trabajen en la campaña de higiene y profilaxis en el departamento de Coquimbo y la Serena.
El grupo de construcción, en las medidas de sus posibilidades, trabajará en la ubicación de contenes en las calles del barrio de Chacra Julieta, en la terminación de una posta clínica. Y de dos parques infantiles, uno en la zona de José María Caro, que lleva el nombre del primer Cardenal de la iglesia chilena, sacerdote que se distinguió por su posición progresista, en el sector industrial de Coquimbo, parque del cual el presidente Allende dijo tenía que ser el mejor de Chile, según puntualizó el intendente Rojas.
En horas de la tarde los distintos grupos de la brigada sostuvieron reuniones con funcionarios de la intendencia y la municipalidad a fin de perfilar los detalles para empezar de lleno sus labores en el día de mañana.
Otro de los hechos históricos que quedó grabado en las páginas de la historia, fue que el arzobispo de nuestra ciudad Francisco Fresno Larraín -el año anterior a la llegada de la Brigada José Martí-, en compañía del intendente Roja, inauguró la plaza y la avenida Lenin con el motivo del centenario de su nacimiento en el Sector de Las Compañías.
Los brigadistas cubanos fueron presentados en una conferencia de prensa por Pedro Henríquez, del departamento juvenil de la Central Unitaria de trabajadores (CUT), quien dijo que: “El aporte de la brigada juvenil cubana tiene un significado   extraordinario porque la juventud cubana está construyendo en su patria un destino nuevo”; El jefe de la brigada de jóvenes cubanos, Javier Ardizones expresó: “Quiero manifestar nuestra gratitud por la hospitalidad que hemos recibido desde nuestra llegada a Chile” y destacó que “Nuestro pueblo cubano siente una profunda simpatía por la lucha del pueblo chileno; por su gobierno encabezado por él excelentísimo  señor Presidente Salvador Allende.  Prosiguiendo con su alocución dijo en aquella ocasión: “Es un sentimiento solidario, verdadero, revolucionario, el que nos trajo a chile aceptando la gentil invitación de la juventud chilena y añadió que el nombre de la brigada no es sólo cubano, pues José´ Martí no es sólo cubano sino latinoamericano”. 
Alejandro Rojas, presidente de la Federación de Estudiantes de la universidad de Chile (Fech) y miembro del Comité Central de las Juventudes Comunistas de Chile, casi a su regreso de la reunión de la UIT en Praga, llegó a nuestra ciudad con el objetivo de participar en la jornada dominical de trabajo voluntario que realizó la brigada de jóvenes cubanos en la construcción del parque infantil “José Martí”. 
Alejandro Rojas, era un joven de 26 años, estudiante del cuarto año de Odontología, que gozaba de gran admiración, popularidad entre la gente, por dirigir las luchas que han desarrollado los jóvenes estudiantes chilenos, manifestaba en aquella oportunidad: “Este proceso de unidad del movimientos juvenil chileno es el reflejo, en el terreno de la juventud, de un proceso que se viene gestando desde hace muchos años en nuestro país, que es la expresión unitarias de las luchas de la clase obrera, de sus alianzas con el movimiento campesino y la incorporación creciente de los intelectuales, de otras capas progresistas al combate. Expresión de ese proceso unitario es la Unidad popular y, por tanto, lo es la unidad del movimiento juvenil chileno. Además, hemos planteados la tareas del movimiento estudiantil bajo la idea de que participa con sus características propias, a través de su actividad en el respaldo del gobierno del presidente Allende, en la edificación de la patria nueva. Esto tiene múltiples expresiones. Una de ella es el trabajo voluntario en que participan miles de jóvenes estudiantes a lo largo de todo el país, en el cual están hoy en primera línea los jóvenes cubanos, quienes se han ganado el afecto y la simpatía de toda la población de La Serena. El trabajo voluntario no se limita a los trabajos de verano, será un trabajo permanente en todos los fines de semanas”; “Pensamos consolidar el proceso de reformas universitaria que se viene desarrollando desde hace algunos años en Chile, que ha conquistado la democratización del poder en la Universidad. Pero es imprescindible avanzar hacia estepas superiores. Hemos planteado que necesitamos una universidad que ligue su trabajo académico a todo el proceso revolucionario, que libra nuestro país. Necesitamos una Universidad que entregue los cuadros técnicos y profesionales que requieren las transformaciones, que ritme su desarrollo    en función de este proceso, que desarrolle todas sus actividades de investigación, docencia, especialización, teniendo en cuanta, en primer lugar, los problemas del pueblo, las grandes necesidades nacionales”; “Pensamos que la condición que permite el avance del proceso revolucionario es la movilización permanente de las masas en apoyo a todas, cada una de las medidas, tareas que plantee el gobierno popular. Al tenerse que referir a la actualidad del reagrupamiento de la derecha manifestó: “Como un intento desesperado, fruto de la convicción que ellos tiene de su aislamiento político. Ellos ven con desesperación que el gobernó de la Unidad Popular. En la medida que va aplicando las líneas del programa, va ganando cada vez más las simpatías, el apoyo de las masas populares, y comprenden que la relación de fuerzas les va siendo cada vez más adversa”. Finalmente, expresó respecto a la agresividad de la derecha que pudiera desembocar en enfrentamientos armados: “No descartamos esa posibilidad. La victoria nos ha enseñado que la oligarquía y el imperialismo jamás han entregado sus privilegios pacíficamente”. 
En algo más de una semana, la Brigada desarrollaba a plenitud sus trabajos, en sus labores en los frentes de construcción y médico-estomatológico.
Por su parte el grupo médico-estomatológica atendía casos en los hospitales de las ciudades de La Serena, Coquimbo e iniciaban sus visitas de consultas y atención en distintas zonas de la región. El doctor Ramiro Pereira, junto a su grupo atendía todos los martes, viernes las zonas de la cordillera, la costa en Coquimbo. El 24 y 25 se encontraban en las zonas rurales de: Algarrobito, Las Rojas. El 27 y 28 en: Lambert donde inaugurará su policlínico. El primero de marzo en la región de Quebrada de Talca. Y del 2 al 7 se integrará el grupo anterior para reforzar las zonas atendidas o abril las que sean necesarias. Al propio tiempo, el grupo estomatológico, dirigido por el doctor Ernesto Poussin se dividirá en dos para acompañar los grupos médicos a las distintas zonas programadas.
Por su parte los médicos y estomatólogos terminaban con 2.664 casos atendidos en menos de una quincena. En vehículos, a veces a caballo, subiendo a los cerros o llegando al corazón de las minas de hierro, cobre, la ciencia calmaba el dolor, reparaba las huellas del hambre y, lo que es mejor aún, ejemplificaba que sólo el hombre liberado podía ayudar al hombre. “Esto que ustedes hacen aquí nada más que lo hacen una revolución verdadera”, afirmaba un minero con las manos mutiladas por las aristas del mineral de hierro.
Durante el primer encuentro que el compañero presidente Salvador Allende sostuvo con la brigada, éste hacia resaltar la conducta y el ejemplo de los jóvenes cubanos. Pero éstos sabían también que se hallaban ante la presencia del hombre más querido del pueblo chileno, del que encabeza la acción conjunta por el logro de los anhelos populares.
Los brigadista no sólo no se propusieron darle clase a nadie, sino que adquirieron múltiples experiencias. El rico contacto con una parte de la realidad chilena, pues no se puede abarcar tanto en tan poco tiempo hizo comprender el valor de una actitud modesta, de apertura ante nuevos problemas. Por sobre algunas diferencias verbales o de hábitos era claro que cubanos y chilenos participaban desde una misma raíz.   
    Pocas veces cobraba significado, tan elocuentes palabras de satisfacción del deber cumplido. Y cuando la Brigada volvió a su ómnibus de regreso a Santiago, las gente del pueblo que los dependían testimoniaban el lazo indisoluble que une a nuestros pueblos “Vuelvan” es el mejor resumen.    La construcción del parque “José Martí”, comenzaba a tomar forma, realidad en la Población José María Caro “La Figari”, de la ciudad de La Serena.
En la mañana del domingo se empezaba el encofrado, se excavaban las zanjas del parque. El grupo de la construcción se ha dividido en cinco equipos: albañilería, excavaciones, encofrado, terminación y fundición. El dirigido por el doctor Mario Quintana, se trasladará a la población “José María Caro”, donde se edificará el parque infantil. Los días 25, 26 y 27 se encontrarán en Pedro Aguirre Cerda, Juan XXIII. El 28 y primero de marzo   en Compañía Alta, el dos y el tres en Compañía Baja, el cuatro en la zona rural de Inca Huasí y finalmente el 5 y 6 en la zona rural de La Higuera.
Por primera vez, jóvenes cubanos participan en los trabajos voluntarios de verano organizado por la juventud chilena. Los niños (“Guaguas”) carretean y levantan polvos en el terreno. Pronto habrá juegos, jardinera y la amorosa mirada del que nos señaló como “la esperanza del mundo”.
A pocos días de iniciada la labor, ya el terreno de 1.250 metros cuadrados, ubicado en la población José María Caro “La Figari”, toma otro aspecto. En la mañana del sábado 20 de febrero, llegaron los jóvenes del grupo de la construcción de la Brigada José Martí y jóvenes chilenos que pronto   se dieron a las primeras labores; limpieza y trazados de las cotas.
Una ligera llovizna (“garujas”) humedecía precariamente el polvo de un suelo que permanece seco desde hace cuatro años. Los vecinos se acercaban para brindar en sus casas, “agüita”, herramientas, lugares para guardar los materiales de construcción. Los niños parecían presentir que allí se iba a construir lo que en breve será su plaza.
El proyecto estuvo a cargo de Jorge Masiques, arquitecto cubano y jefe de la DESA (Desarrollo de Edificaciones Sociales y Agropecuarias) en la provincia de Matanzas, tuvo a su cargo el proyecto, en colaboración con el asesor urbanístico de la municipalidad, arquitecto Osvaldo Silva, Luis Amaro, constructor cubano, que atendía las labores constructivas, Carlos Benet, segundo jefe de la Brigada, que era el responsable del grupo de la construcción. 
l parque José Martí, tendría 630 metros cuadrados dedicados a las áreas de juegos, un rincón martiano con 100 metros cuadrados, el resto, áreas de circulación, paseos, áreas verdes, jardineras. 
Su punta central sería el rincón martiano, donde se alzaría un busto de José Martí, ejecutado por el escultor Jorge Barba, profesor de la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile, Como tema central llevara la frase “Los niños nacen para ser felices” cuya simbología es doble; siendo martiana y dedicada a quienes disfrutaran el parque; refleja además uno de los temas centrales que esgrimió la Unidad Popular en la campaña del medio litro de leche gratuito, y en la construcción de parques infantiles con trabajo voluntario.
Juan Lerván, vecino de la población, de unos cincuenta y tantos años, con el estandarte de bomberos de la ciudad, llegó traje gris, quien fuera un suboficial retirado del ejército chileno, y que vivía en la esquina de lo que sería el parque, facilitó su casa para guardar tablas, cemento que se utilizarían en la construcción. Desde el primer momento entabló conversaciones con los jóvenes de la Brigadistas.
Comenzamos, manifestó Javier Ardizones, a hablar de las características de la población, cómo se pagaban las viviendas, etc. Al cabo del tiempo, la charla giró en torno a su vida. En 1955 tomó un curso de paracaidismo en una escuela militar norteamericana de Panamá. “A la verdad, es allí donde uno se da cuenta de cómo los norteamericanos maltrataban a los panameños; ni siquiera los dejaban ondear la bandera de su canal”.
“Bueno, yo simpatizo con la Democracia Cristiana, me gusta su programa, pero estoy con este gobierno en todas las medidas que signifiquen beneficios para el pueblo. Por ejemplo, ahora el cobre es nuestro y no de los extranjeros”.
Cuando Ardizones le insistió que le aclarará sobre la derecha democratacristiana, le platicó que la encabezaba Eduardo Frei, “quien ahora aparenta a la callada”. “Mire el ejército chileno respeta la constitución, no tiene por qué oponerse al pueblo. Él está para defender las fronteras, la soberanía de la patria, no para matar a la gente”.  Aquí vamos hacia un socialismo chileno, de acuerdo con nuestras características, como creo que han hecho ustedes en Cuba. Aunque aquí la derecha ha dicho mucho…    
El diario de nuestra región “El Día” recogía con el titular, “Ganaron los cubanos al fútbol 3 a 2”, en sus páginas deportivas, el resultado del juego celebrado el domingo ante una selección de brigadistas y un representativo del deportivo  “Nueva Serena”. Ese mismo días, los brigadista cubanos ofrecieron una exhibición de béisbol. Después, perderían ante el equipo local “Unión Victoria” (partido que perdieron por un gol a cero).
Entre los niños que se acercan y ayudan a los integrantes del grupo de la construcción, se halla uno que se nombra Fidel Castro Feliz, de diez años, tez morena y siempre sonriente. Nos contó que tiene otros cuatro hermanitos menores, que su hermano y padre se llama Ernesto.   
Jaime Crombet, primer secretario de las UJC. Enviaba un comunicado a los brigadistas en Chile que manifestaba: “Saludamos con entusiasmo el segundo millón de toneladas de azúcar y el arribó a Cuba del buque chileno -Escuela Esmeralda.  Tanto en las labores en las atenciones médico-estomatológicas como en la construcción del parque infantil José Martí, sabremos ser merecedores de la confianza del Partido, la Juventud, el pueblo cubano que han depositado en nosotros; Hoy, jóvenes marinos chilenos se encuentran en Cuba, mientras nosotros recibimos el cariño y la amistad que siempre han unidos a nuestros pueblos, Cuba y Chile se abrazan en los jóvenes”. Finalmente, los brigadista afirman su compromiso de mantener en alto el espíritu de vanguardia que nuestra juventud despliega en el trabajo, el estudio y la defensa 
Antes de su regreso a la ciudad de Santiago de Chile, el Servicio Nacional de Salud, Segunda Zona Atacama-Coquimbo, correspondiente al Área Hospitalaria de La Serena, entrego un diploma “Honor al mérito”, que señalaba “El personal de la salud de esta Área Hospitalaria al miembro de la “Brigada Cubana José Martí, a don Javier Ardizones, Por la abnegada y valiosa labor desarrollada en los trabajos voluntarios de salud, realizados en esta comunidad”. Firmaba el Doctor Hugo Badiola Broberg, Director Área Hospitalario, La Serena, 8 de marzo de 1971
En Santiago de Chile, el 16 de marzo, la brigada José Martí, participó en el acto de clausura de la jornada de trabajos voluntarios en Chile. Actividad que se desarrolló  por la noche en el estadio Chile (Hoy Víctor Jara), con la presencia de artistas  populares como el conjunto folclórico IntiIllimani, Ángel Parra, Víctor Jara y  otros, quienes entonaron canciones de hondo contenido político.
Con vivas a Cuba y a su revolución, hizo uso de la palabra Javier Ardizones, jefe de la brigada, quien clausuró el acto.
Ardizones expreso el agradecimiento de los jóvenes cubanos por el calor revolucionario que recibieron en el trascurso de su trabajo. Asimismo, recalco el papel del trabajo voluntario en la formación del joven tal y como lo preconizara el Che, e hizo hincapiés en la solidaridad de Cuba con los pueblos que lucha por su liberación. 
Antes determinar sus palabras. Ardizones hizo entrega al coordinador nacional del trabajo voluntario de la bandera de la Brigada, de la Columna Juvenil del Centenario y de una foto del Che que fue recibida con una ovación y vivas a la Revolución Cubana.
También hicieron uso de las palabras dirigentes juveniles chilenas, los que patentizaron la decisión de hacer avanzar la revolución chilena y luchar contra el imperialismo y la reacción momia.
Momentos antes de este acto la Brigada había so tenido un encuentro con las Juventudes Socialistas en el cual se intercambiaron opiniones de mutuo interés.
Carlos Altamirano, secretario general del Partido Socialista, por su parte, recibió a la dirección de la Brigada y se excusó de no haber estado presente en el encuentro con las Juventudes Socialistas por tener una reunión de la Comisión  Política del Partido, prometiendo sostener una conversación más detenida en el curso de esta semana.
El día 16 de marzo La Dirección de la brigada José Martí participó en el pleno del Comité Central de las Juventudes Comunistas de Chile. Donde Javier Ardizones, jefe de la brigada, fue invitado a hacer uso de la palabra por Omar Córdova, subsecretario general de las JJCC.
En el inició, Ardizones expresó su agradecimiento por estar presente, en una reunión de tanta significación para los jóvenes comunistas chilenos, y recalcó la satisfacción que sentía al haber escuchado otras intervenciones, en las cuales se señala la importancia del trabajo voluntario.
Posteriormente pasó a exponer las peculiaridades del proceso del proceso juvenil cubano y señalo algunas de sus dificultades, como, por ejemplo la necesidad urgente de elevar el nivel cultural de los cuadros.
Asimismo, insistió en el papel formativo de la Columna juvenil del Centenario y de las otras fuerzas productivas que dirige la juventud cubana.
Por último, Ardizones cursó una invitación a las JJCC para que visiten cuba en el curso de este año.
Gladys Marín secretaria de la JJCC., siguió a Ardizones en el uso de la palabra, y expresó la alegría que tenía su organización de que una organización juvenil cubana participara en el pleno, y reafirmó la necesidad de fortalecer el comando de  la Unidad Popular y la alianza entre el Partido Socialista y el Partido Comunista.
A su vez, que el pleno decidiría el pase de algunos dirigentes de las JJCC., al trabajo partidario y la promoción de nuevos dirigentes.
En el propio pleno, se anunció la creación de un nuevo frente de trabajo en las JJCC., el de trabajos voluntarios, y el inicio de la III Jornada Nacional de Trabajos Voluntarios a partir de la segunda quincena de abril, y saludó la creación de la brigada de vanguardia del carbón, compuesta por cien jóvenes mineros.
De regresó a La Habana, la brigada “José martí”, que  participó de los trabajos voluntarios, llegaba por la  madrugada a La Habana procedente de Chile, donde construyeron un parque infantil que lleva el nombre de nuestro apóstol y brindaron asistencia médica y estomatológica a la población de zonas rurales y urbanas del norte de ese hermoso país. 
La aeronave de Cubana de Aviación que los condujo desde Santiago de chile, en un vuelo especial con escala en Lima, tomó pista en el aeropuerto “José Martí”, pocos minutos después de las dos de la madrugada de hoy.
Acudieron a recibirlos, además de los familiares, el comandante Manuel Piñeiro; el primer secretario del comité nacional de la UJC, Jaime Crombet; Levi Farah; el secretario de la UJC en la Universidad de La Habana, Julio César Castro Palominos, y el presidente de la FEU habanera, Néstor del Prado, así como el ejecutivo en pleno de esa organización de la FEEM.
El periódico cubano escribía “Para las cinco de la tarde de hoy ha sido fijada la celebración de un acto de recibimiento a la brigada “José Martí” en la Plaza Cárdenas de la Universidad de La Habana, donde hablará un brigadista y hará el resumen Néstor del Prado.
Es mismo periódico entrevistaba a Javier Ardizones, responsable de la brigada, quien manifestaba: “La ciudad de La Serena no solo consistió en labores productivas, donde, como es conocido, se construyó un parque en la localidad José María Caro. Además de eso hubo actividades culturales con jóvenes de esa ciudad, se exhibieron películas cubanas, se dieron charlas de diferente aspecto de la economía y otros temas relacionados con nuestra Revolución, se efectuaron encuentros con las organizaciones de la Unidad Popular en la Provincia; encuentros deportivos con equipos de la zona. Por ejemplo, resultamos triunfadores en un primer partido de fútbol y perdimos en un segundo con otro equipo. Los primeros sorprendidos fuimos nosotros. Por ganar uno, claro.
“También en nuestro campamento –continua Ardizones- participamos en las labores junto a jóvenes chilenos y realizamos actividades de divulgación con la brigada “Ramona Parra”, de la Juventud comunista y “Elmo Catalán”, de la juventud socialista”.
Unidos en sus labores de trabajo en la provincia de Coquimbo, Señala el responsable de la brigada “José Martí”. Además a nuestro regreso a la capital de Chile, nuestros jóvenes tuvieron oportunidad de efectuar algunos recorridos, como la visita a la Universidad de Santiago de Chile, al Instituto Pedagógico de Valparaíso y otras instituciones educativas.
“También estuvimos en el puerto de Valparaíso e hicimos un recorrido por Viña del Mar. En esa oportunidad visitamos el palacio donde estuvo la sede temporal del Gobierno. Allí conversamos por primera vez con el secretario de la presidencia, compañero Jaime Suarez, quien con posterioridad nos recibió en el Palacio de la Moneda.
“Como ha sido divulgado, tuvimos oportunidad de conversar en dos ocasiones con el compañero presidente Salvador Allende. Que tras 38 días de estancia en ese país dejaron como constancia 2.664 casos de asistencia médica y estomatológica, el parque infantil “José Martí” y el cariño del pueblo cubano.
Nuestra brigada le hizo entrega de una foto gigante del Apóstol José Martí, la que agradeció con palabras en que destacó el valor del pensamiento martiano
“Le emocionó el álbum que le enviaron los compañeros del colectivo de Granma, con escenas de la toma de posesión y de las actividades de la delegación cubana que asistió a esos actos.
“Para terminar –expresó el compañero Ardizones- quisiera señalarles las palabras finales del presidente Allende al despedir a nuestra brigada:
“Les expreso una vez más nuestro reconocimiento, el del pueblo de Chile, del gobierno, de la juventud por la actitud solidaria, fraternas de ustedes. Llévense de Chile la convicción absoluta del cariño del pueblo tiene por Cuba, la Revolución y sus dirigentes”
Posteriormente el presidente Salvador Allende recibió al señor Embajador de Cuba en Chile, Mario García Incháustegui, y los integrantes de la brigada juvenil José Martí, en su residencia particular y celebraron con él una cordial entrevista.
El jefe de estado expresó a los jóvenes cubanos su satisfacción por el trabajo voluntario realizado en la provincia chilena de Coquimbo durante más de tres semanas.
El embajador García Incháustegui expresó al presidente Allende las condolencias por el accidente ferroviario ocurrido ayer en la provincia de Coquimbo.
(El accidente ferroviario de Gualliguaica ocurrió el 11 de marzo de 1971 cerca de Vicuña, en la Provincia de Elqui en Chile, cuando un tren que llevaba 350 pasajeros, la mayoría niños, se descarriló por un barranco de 12 metros de altura matando a doce personas. El sitio del accidente, cerca del antiguo poblado de Gualliguaica).
Otras de las importantes visitas que realizaron los integrantes de la Brigada cubana, consistió en recorrer las instalaciones de la empresa manufacturera dedicada a la producción de refrigeradores, cocina y otros artículos de la misma línea.
Durante su estancia en la fábrica fueron atendidos por el presidente del sindicato, Román Gavilán, quien les mostró los procesos de construcción. Los brigadista cubanos sostuvieron un ameno intercambio de experiencias con los obreros, quienes mostraron gran interés por conocer los avances de la revolución.
Durante el brindis que les fue ofrecido posteriormente la fábrica, hicieron uso de la palabra Gavilán y Carlos Benet, segundo jefe de la brigada, quien expreso la voluntad de los estudiantes cubanos de participar de los esfuerzo de la juventud chilena.
Otro encuentro. “Cuba y Chile son territorios libres de América”, dijo Francisco Núñez, miembro del consejo Directivo de la Central Única de Trabajadores de Chile (CUT), en un encuentro que sostuvo ayer con los integrantes de la Brigada José Martí.
Durante el transcurso de su charla, Núñez expuso a grandes rasgos el proceso de lucha del proletario chileno, nucleado en torno a la CUT, fundada el 12 de febrero 1953.
De ninguna manera hemos renunciado al derecho a la lucha de clases, dijo, porque tenemos el poder político pero no el poder real, que será parte de un proceso hacia el socialismo.
Nos sentimos plenamente interpretados por el programa del gobierno de la Unidad Popular y, en consecuencia, lo apoyamos en su gestión.
Asimismo, Núñez explico la participación obrera en la dirección de las empresas mixtas, estatales y en aquellas que han sido interveniEn efecto algunas empresas privadas se han declarado en quiebra y el Gobierno se hace cargo de ellas, asumiendo todas sus obligaciones contractuales, Estas empresas están dirigidas por un Consejo Directivo, en el cual los trabajadores tienen dos representantes elegidos por la masa de trabajadores del centro. Los demás miembros del Consejo son nombrados por el Gobierno y tienen funciones de dirección técnica y administrativa. Los trabajadores participan, así, en la dirección económica, puntualizó.
Javier Ardizones, manifestó en una entrevista en La Habana, Cuba: “Resultó un éxito el trabajo en Chile de la brigada “José Martí”. Ardizones, responsable de los trabajos de verano efectuados en chile.
“El trabajo de la brigada José Martí” resultó todo un éxito, por cuanto se cumplieron loa objetivos de participar junto a las juventudes chilenas y de otros países latinoamericanos en los trabajos de verano, construyendo un parque infantil y atendiendo desde el punto de vista médico y estomalógico a gente del pueblo en la provincia de Coquimbo”, y expresó en entrevista  a Granma el compañero Javier Ardizones, secretarios de Relaciones Exteriores de la UJC, quien encabezó la brigada de jóvenes cubanos que regresó esta madrugada procedentes de chile.
“Desde otro punto de vista -agregó Ardizones-, esta visita nos permitió establecer un contacto más estrecho con las juventudes chilenas, ver las realidades del país en todas sus manifestaciones y, al mismo tiempo, tener la oportunidad de conversar con personalidades del Gobierno, en especial las conversaciones que sostuvimos con el compañero presidente, Salvador Allende, quien calificó como muy positiva la labor de la brigada y agradeció nuestra presencia  en chile como muestra de solidaridad del pueblo cubano y de su juventud, y nos abrió las puertas para cualesquier futura actividad  de este tipo.
“Esta visita, además, propició que estrecháramos las relaciones que ya existían con diversas organizaciones juveniles y estudiantiles chilenas”.
“La brigada también visitó diversas fábricas en Santiago de Chile y tuvo una de sus más interesantes experiencias en el recorrido por las minas de carbón, en Lota, zona de gran tradición proletaria, donde los brigadistas compartieron con los mineros en las galerías que se encuentran a 500 metros de profundidad y se extiende unos siete kilómetros bajo el mar.
Sobre el trabajo en La Serena y respectos a la labor desarrollada por los brigadistas cubanos en esa ciudad agregó: “En la obra del parque, fue muy importante la colaboración que presaron los vecinos de José María Caro. Ofrecieron sus casas para guardar materiales y brindaron meriendas a los brigadistas.
“Los niños desde el primer momento sintieron como cosa suya la obra del parque, Estaban en época de vacaciones y hubo que organizar planes de la calle con brigadistas cubanos para el entrenamiento de los muchachos.
“La inauguración de la plaza contó con representaciones del gobierno provincial, así como representantes de diferentes organizaciones que se trasladaron de Santiago y miembros de nuestra Embajada.

“Debo señalar –expresa el compañero Ardizones-, que  a lo largo de nuestra actividad en Chile fueron extraordinarias las muestras de solidaridad con la Revolución cubana. Los saludos a Fidel y otras muestras de simpatía que recibimos. Acto de masas en Santiago de Chile en apoyo al gobierno popular
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...