A CESAR ACHING GUZMÁN, ejemplo de vida.‏

22 julio 2016






13 de diciembre de 1949. 
+ 19 de Julio de 2016



A nuestro amado amigo,
 CÉSAR ACHING GUZMÁN,
en ancestral reconocimiento.


          Que no sea un llanto la nube
          y el mundo en tu garganta
          que no sea como un cielo
          de truenos empedrado.

          Cántale al Pacífico en la lejanía,
          desde la ‘Cordillera Parda’;
          en la necedad del tiempo-espacio,
          ante su enojosa infamia.
          
          Y que no señalen tu cuerpo
          esos minerales blancos
          que arrancaron tu pluma...

          Que las cicatrices que te marcan,
          sean el vivo abolengo
          que te proclama hoy adversario
          sin piedad, de la Gran Arma.
 

 (Alrosoler).
LA SEMILLA
 
Todo pasa en la vida,
el amor y la muerte,
y es nada la fortuna.

Que si algo queda:
es la voz y el verbo,
el valor del alma.

Que si algo queda
más allá del tiempo
es la memoria.

Es la huella eterna
del que lo dio todo
sin esperar nada.

Que si algo queda
es el sol y la semilla,
es el mar y el viento.

Es el nombre y valor 
del que dio su vida
por el amor y la vida.

«ESTOY COMPROMETIDA»

Y me dices
con voz ausente,
con ojitos
y carita de pena.

«Estoy comprometida»

¿Con quién?

¡Yo también!

Con la tierra
y el agua limpia.

¡Yo también!

Con el amor
y la vida.

                           POR TI
Por ti escalaría descalzo el techo del mundo.
Cruzaría a pie el Sáhara y el desierto de Atacama.
Atravesaría el océano con dos cocos y una balsa de bambú.
Entraría en la cámara de los mil crótalos mirando la esmeralda.
Andaría sobre lanzas y puntas de flecha bañadas en curare.
Bajaría a nado los rápidos del Colorado.
Te ofrecería la piel del oso polar.


NO HAY RIQUEZA

No hay riqueza
ni gloria
que compararse
pueda,
a la paz
que respira
quien detiene
el tiempo
y escucha
en silencio
el murmullo
del agua.

TE LLEVARIA AL SUR

Te llevaría a donde bailan
los osos con los pingüinos,
vuelan las ballenas blancas
y cantan los lobos marinos.

Te llevaría donde los cocos
de la palmera besan la luna
al verla descalza y desnuda
cabalgando las olas del mar.

Allí donde peina el viento
tu cabellera de terciopelo
y tu negra mata de bello
el corcel del mar adentro.

Allí donde mi cuerpo
amante pudiese amarte
sin que nadie te viese
ni supiese nadie de ti.

Tú y yo, sin otros ojos
que no fuesen los ojos
de una tortuga marina

y un delfín enamorado.

José Pablo Quevedo y Antonio Ros
 Elegía a César Aching Guzmán

A Tu Luz Postrera…
Que Nos Quitó La Noche.
Bienvenida la noche para quien desde ella
va seguro y su mente clara ve una Luna serena;
y con la vida limpia mira la paz de su cielo,
su ciudad y su obra, su familia y su hacienda;
aunque tras su voz venga a tientas la sombra…

Y perciba el ceño de hielo, la ira de su tierra
y de sus seres amados en la indolencia;
enemiga es la noche y su refugio acosa
y palpita cercana, sobrecoge y entra
en el ser, retorciendo el fondo como hiedra.

Que la noche siempre, como el fuego,
revela, refina, pule el tiempo y su sollozo,
quita tersura a la piel, limpidez al recuerdo,
castigando y marcando nuestra vida entera.

Bien hallada la noche con su riesgo hermoso:
¡Ojalá, César, que esta noche la hubiéramos
sufrido contigo, a blandas y a duras penas,
y haber amado con ella lo más doloroso,
al otro lado del viento, a tu luz postrera!

---------------------------------
Cubrió con su manto álgido las madrugadas, azuzando pensamientos de libertad; y vistió nuestras noches con sus días, ante el espanto y el devenir del caos, desnudando la alborada con su pluma, a la espera del abrazo amanecer.
(Andoni K. Ros).

PARA TI CÉSAR

Aquí estamos Maestro bajo la sombra dorada de tus ideales.
Bajo la radiante luz  de tu alfabeto.
Bajo la transparente huella de tu pluma.
Eres el  visionario guerrero del periodismo  peruano.
¿Quién dijo que la muerte callara tu voz?
Hoy nos toca estar al pie de tu silencio.
Hoy nos toca  estar al pie de tu feretro.
Al pie de la palabra muda que desgarra el alma.
Al pie del silencioso llanto del alma.
Al pie de tus ideas que duermen
Al crepúsculo de tu  partida
Al pie de la palabra herida
Cuidando tus sueños en profunda oración.
Aquí estamos hermano César. 
Presenciando al viejo árbol de frondosas ideas.
Esperando ser llevado a tu última morada.
Llevando contigo el recuerdo eterno  de tu familia.
César Aching Guzmán...Descansa en  paz hermano.

Huacho, Julio de 2016

Julio Solórzano Murga



JOSÉ PABLO QUEVEDO
(Póstumo, para César Aching Guzmán)

La eternidad es breve lapso

La eternidad es breve lapso
hecho rayo fugaz en la consciencia
para el hombre sin esclavitud ni cadenas.

En los relojes que nos animan
la amistad la compartimos,
la sencillez genuina recepcionamos.
Ante el conocimiento de lo que dura el astro,
rota la estrella atenta a nuestra mirada.

Lo verdadero es elemental
en el tiempo que hay que saber vivirlo
sin la caparazón de lo injusto,
ni maltratando al vecino.

Lo ilegible de una quimera es el molino
que sólo ejercita la mente, humedece la lengua,
pero en nada trasciende.

La eternidad es breve lapso,
hecho tiempo-consciencia
para el hombre sin esclavitud ni cadenas,
pero también para quien se hace al camino
buscando una huella verdadera,
o para quien ha sembrado miles de huellas.

Sin escabullirme en otros enredos
nado en mi tiempo,
tengo su piel y sus palabras.
Y el mensaje oportuno se lo envío a mi amada,
en versos que ruedan por el mundo.

Arte Regresivo, Berlín 20 de Mayo 2016
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...