RAUL GÁLVEZ CUELLAR: "SOCIO HONORARIO DE LA SOCIEDAD DE POETAS Y NARRADORES DE LA REGIÓN LIMA"

11 junio 2016


Nace en Tacna el 13-03-934, año en que Hitler asume el mando como Führer; y Hans Jeschke publica “La Generación de 1898 en España”.
1934 es el año en que Luis Alberto Sánchez saca a luz “Panorama de la Literatura Actual”, y López-Albújar empieza la redacción en Tacna de su novela “El Hechizo de Tomayquichua”.
Hijo de Directores de Colegio que llegaron a Tacna con motivo de su Reincorporación al suelo patrio, el poeta queda huérfano de madre a sus 3 años de edad, y recién en estos últimos años se entera por su hermana mayor Otilia, que su madre entonces había fallecido por una infección causada porque los médicos que la operaron habían olvidado unas tijeras en su vientre.
Al sufrir una fractura en su codo izquierdo, el niño es trasladado de Tacna a Lima para vivir en casa de su tía Olivia (hermana de su padre) en el distrito del Rímac donde pasa su niñez y juventud, levantándose muy temprano para leer en los quioscos los titulares de los diarios que informaban de la Segunda Guerra Mundial.
Hace su Primaria en el Colegio Fiscal Manuel Pardo, y la Secundaria en los Colegios Alfonso Ugarte y Ricardo Bentín. Su instrucción Superior en la UNMSM, U. Católica, Universidad Nacional San Antonio de Abad, Instituto Superior Pedagógico Manuel González Prada, Universidad de Clermont-Ferrand (Francia), y en L’Institut National Des Cadres Administratifs de París.
Poeta, narrador, crítico literario, filósofo, abogado, pedagogo y políglota. Ex profesor de Filosofía, Derecho, Lingüística, Literatura, Psicología Industrial y R.R.H.H. También de los idiomas Inglés, Francés y Esperanto. Fue Presidente Nacional de los Telegrafistas y Radio-telegrafistas del Perú (ATRP), ex-Magistrado y Director General de Justicia, entre otros cargos.
Hasta la fecha ha publicado más de 80 cuentos y tiene otros por editar. Su cuento “Charles Baudelaire” que narra su experiencia en el cementerio de Montparnasse (págs. 89/93 en Cuentos para Sonreír) ha sido traducido al Francés por la Embajada de Francia y publicado en el Diario Le Monde.

En su primer libro escrito en Nueva York “Veinte Cuentos”, relata las vicisitudes de su infancia, satiriza a la Administración Pública, y describe el “american dream” –sueño americano-de los latinos en los EE.UU.
Su segundo libro de cuentos “Santo Domingo y Veinte Cuentos Más”, es eminentemente esotérico, si bien persiste en fustigar al Sistema de Educación, recuerda episodios del colegio, y relata vivencias de París y de Londres.
En su tercera entrega en el marco de la cuentística “Cuentos para Sonreír”, reúne bajo el prólogo de Genaro Ledesma, 40 cuentos (y siempre cada relato con gráfico) de carácter jocoso, donde destacan “Media Suela”, “Cholo Huatuco” (llevada al teatro pero sólo en nivel de educación secundaria), “El Incógnito”, “Retrete”, y su primer cuento “El Visitante”, escrito pasando su adolescencia como telegrafista en Cajamarca antes de cumplir 20 años y publicado por primera vez en “La Voz del Telégrafo”, revista de la cual fue Director. La noche de espanto vivida en ese cuartucho de Cajamarca dio origen a su conocida frase “UN PERICOTE ME HIZO ESCRITOR”.

Sus 3 libros de cuentos pertenecen a la Serie SER, cuyas siglas corresponden en Español, Francés e Inglés a la expresión “sólo experiencias reales”, “seulement expériences de la réalité” y “sole experiences of the reality”. Cabe agregar que como narrador Raúl se declara admirador de Guy de Maupassant y de Julio Ramón Ribeyro; en tanto que como poeta se inclinó por Charles Baudelaire, y permanentemente por Carlos Oquendo de Amat.

El Título de su libro de poesía “Cincuenta Años” no tiene relación con su edad, como podría suponerse. Se trata que en su Juventud fue considerado por célebres y veteranos poetas, como “el más grande poeta peruano...”; calificación que para RGC no sólo era falsa, sino ridícula y demostraba que en el mundo literario se imponía la adulación y el amiguismo. Sintió tal odio a estas públicas declaraciones, que decidió encerrarse en su torre de marfil durante medio siglo. El precio de esos 50 años fue muy alto porque sin poesía no podía vivir y por eso escribe refiriéndose a ella:

Yo quise olvidarla pero todos los días
me dolían por dentro sus ojos de sufrimiento.
Y es que había tanto que hacer... ir por otros caminos; 
algo así, como ser por ejemplo, un abogado...

(“Poesía”, pág. 63 de Cincuenta Años). 

En este orden de ideas, en un mensaje dirigido a los jóvenes, en el VI Encuentro Mundial de Poetas de Chimbote (2006), lee su poema “Soy un Traidor de la Poesía” que dice en una de sus seis estrofas: 

“nací poeta pero no quise seguir ni a mi corazón ni a mi destino,
que me dieron la vida con el pacto de ir solamente haciendo versos, 
y entonces sin que ello suceda se amontonaron mis años
hasta estar hoy frente a ustedes en la línea de llegada....

Gálvez Cuéllar empezó a publicar sus obras, siendo como él mismo se tilda, ya “un sesentón”. Respecto a su poesía e implícitamente a su edad, escribe:
Salgo tarde
A buscar una flor...

(pág. 64)


Pero también se llena de optimismo:

Llego tarde y todavía es temprano.

(pág. 29)


El poeta aparece con espíritu colectivo, dejando atrás al individuo y levantando la bandera del hombre universal. Esto se infiere desde su primer poema “HOMME” (hombre en Latín y en Francés):

Ni siquiera la tierra es mi país:
ni otro mundo: mi bandera no tiene símbolo divisorio.
Ni siquiera el universo es mi país:
es mucho más que eso:
es el hombre mismo;
lo demás es mentira.

(pág. 15) 
Homme ha sido traducido a varios idiomas, por ejemplo al Inglés y al Francés, por la poeta canadiense de la Universidad de Toronto, Janis Rapoport; al Inglés por el poeta Chaco Gil en Deltona, Florida; y al Alemán por la poeta y editora Bárbara Krùger-Quevedo cuya publicación aparece en la Antología Melopoefant Internacional, Berlín 2004, (pág.88).
Cincuenta Años es su libro fundamental de Poesía, Unidad Temática que refleja su vida y pensamiento:
Pero no hay singular;
si tu suerte es la mía y mi suerte es la tuya;
pues es común la sangre,
y yo vivo en tu cuerpo, 
y tú vives en mi alma

(“Unidad”. Ob. Cit. pág. 21)

Este libro es un solo trazo, donde el poeta ha caído como hoja de árbol para permanecer 50 años contra la tierra, de espaldas al sol. La caída se produce en el poema Biografía:
...y el sol es un raro personaje 
que abre todos sus ojos
para mirar hasta en la sombra la tristeza
de la caída, donde soy el otro lado de la hoja, 
puesta contra la tierra sin columbrar la luz.

(Biografía, pág.23)

Cincuenta años de espera
Bajo la hoja,
Sin oír su palabra
Ni la mía 
(pág. 81)


Mas el día fue largo:
Mi espera en la sombra ha sido tan larga,
Que ni saliendo al sol voy a tener alegría.

(pág. 26)
Con el paso de los años llega la noche y la hoja se ha convertido en hojarasca. El aeda que ha vivido en el otro lado de la hoja, ajeno al resto de los hombres, por fin los encuentra “en la curva de la hojarasca”, pero ya es demasiado tarde. Este es el tema que se desarrolla en todo el texto: el de la incomunicación del bardo desde el reverso de la humanidad que no ve ni habla:
Ciegos y mudos,
convocados en la hoja seca
no sabíamos a qué formas correspondían las sombras; 
hasta que en el juego de la gallina ciega, 
tropecé con mi voz, 
y dejé de escarbar bajo la lluvia. 
(pág. 60)

RGC es autor de centenas de aforismos publicados en “Cojudeces” y Aleteos” (este último con dos ediciones). Tiene en preparación un tercer libro de proverbios que ha titulado "Tonterías”. Sus sentencias han merecido aprobación de la Crítica especializada y se difunden en importantes Medios locales y del exterior.
Como Crítico Literario es requerido para prólogos y presentaciones de libros. Sólo de Argentina ha comentado entre prosa y poesía a más de 70 escritores. El filósofo José Pablo Quevedo ha consignado en Alemania que “RGC es uno de los más ilustrados y serios críticos literarios que hay actualmente en el Perú”. El poeta mexicano Alejandro Campos Oliver refiriéndose al análisis formulado por Gálvez, escribe en México que ...”nadie se había acercado tanto a descifrar el aliento de mis poemas...”.

Raúl Gálvez Cuéllar ha sido antologado a nivel mundial y latinoamericano, es habitúe de los Viernes Literarios que conduce Juan Benavente en Lima, ha participado en numerosos Certámenes Literarios como Ponente y como Crítico, y colabora en varias revistas internacionales.
Cuando trabajaba en la Dirección de Correos como Asesor de Asuntos Internacionales y Jurídicos, representó al Perú en los Congresos Universales de la Unión Postal Universal (U.P.U. con sede en Berna), y de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (U.I.T. con sede en Ginebra). Como Delegado Plenipotenciario viajaba con pasaporte diplomático mediante Decretos y/o Resoluciones Supremas firmadas por el Presidente de la República. En este campo jurídico-postal asumió la Presidencia del Consejo Consultivo y Ejecutivo de la Unión Postal de las Américas y España durante cinco años.

En la actualidad ejerce su profesión de abogado, y últimamente vive desengañado de la Justicia Peruana, ya que habiendo ganado un Juicio contra el Estado, relativo a su Nivelación de Pensión, el mismo Tribunal Constitucional que había declarado Fundada su Demanda y ordenado el pago de importante suma de dinero, Anula después de un año (sin expresión de causa), dicha sentencia favorable que ya era Cosa Juzgada y que había sido publicada en la Página Web del Tribunal. Consecuentemente el Juicio volvía a fojas cero (Expdte. N°4665-04-AA. TribunalConstitucional).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...