NOCHE DE POETAS CAJAMARQUINOS: TONALIDADES DE ENERGÍA POSITIVA

26 junio 2016



NOCHE DE POETAS CAJAMARQUINOS:

TONALIDADES DE ENERGÍA POSITIVA

Por   Luis Albitres  Mendo

Huacho, fastuoso azul de mar peruano, excelsa ciudad poética, siempre está a la vanguardia de iniciativas preclaras. Como en este caso, reunir a muchos aedas procedentes del departamento de CAJAMARCA, tierra  de pintores célebres (Mario Urteaga, Camilo Blas, José Sabogal, Bagate, René Marín, Andrés Zevallos, entre otros); pero también de poetas notables (Mario Florián, Marco Antonio Corcuera, José López Coronado, Guillermo Torres, Nimia Morales Villar, Socorro Barrantes, Jorge Horna Chávez, Gutemberg Aliaga, Antonio Goicochea, Jorge Lombardi, Juan Manuel Montoya, Wilson Silva,  etc.) y narradores remarcables (Julio Garrido Malaver, Jorge Díaz Herrera, Alfredo Pita, Wilson Izquierdo, Juan Villena Zárate  y otros.

La invitación de la ASOCIACIÓN DE POETAS Y NARRADORES DE LA REGIÓN LIMA, por intermedio del poeta y escritor Julio Solórzano Murga, la recibí con mucho afecto, por tratarse de una institución de muchos quilates literarios. Tanto es así que año tras año vienen programando, con la debida antelación, múltiples actividades de gran relevancia y trascendencia desde hace buen tiempo. Magnífico ejemplo para todos los que se dedican a eventos literarios.

A Huacho llegué la noche del  sábado 12 de setiembre. De inmediato me dirigí al local indicado, en cuya puerta me esperaban los principales dirigentes y organizadores del evento: Julio Solórzano Murga, Germán Rodas Vásquez y Oscar Castillo Banda, entre otros.

De pronto, al ingresar al cálido auditorio de la Casa de la Cultura, como siguen llamando al INC-Filial de Huacho, hoy en día Ministerio de Cultura Filial Huacho, por supuesto, yo ya conocía por anteriores visitas, uno se encuentra de improviso con un público singular, efusivo y sonriente, compuesto por varones y damas, amantes de la poesía, la declamación y la música.

PREDISPOSICIÓN  PARA  LAS  ALBRICIAS  POÉTICAS Y  EL  COMPARTIR

Para mi asombro, la salita, aunque de regulares dimensiones, estaba repleta de gente ansiosa de iniciar el programa. Personas de toda edad, venidas de diversos puntos cercanos a la ciudad de Huacho, tanto de la Costa como de la Sierra, circundante y que, a las claras, mostraban predisposición para las albricias poéticas y el compartir.

Sin duda esa noche fue un compendio de arte. Todos los rostros reflejaban nítidamente la expresión del gozo.  Y las personas, fieles a su predisposición y tendencia a la ternura, observaban todo con mucha afabilidad, cordialidad y afecto; es decir, las energías positivas se habían apoderado de la atmósfera en el recinto entero.

ESPLENDOROSA  NOCHE

Y así fueron desfilando declamadores de polendas, cantantes y músicos de gran talento, damas y varones. Absolutamente todos, de algún modo, aludían a la fabulosa tierra homenajeada, CAJAMARCA, ya por ser cuna de su nacimiento, lugar de su infancia o por haber visitado en alguna oportunidad, quedando prendados para siempre.

Y qué decir de los poetas provenientes de la bella región cajamarquina. Todos aquilataron la fortuna de haber sido acunados bajo un cielo tan azul y haber correteado en su niñez rodeados del verde más feliz por antonomasia.  La nostalgia y la añoranza tampoco faltaron en los textos  proclamados a disposición del auditorio.  Todos los poemas  fueron aplaudidos y los estruendosos ¡USHA! (expresión muy cajamarquina popularizada por el famoso cantante folclórico cajabambino que se hacía llamar Indio Mayta), lanzados al ruedo en la bronca voz y el entusiasmo de Julio Solórzano Murga, no se hicieron esperar, iluminando el ámbito y animando mucho más la esplendorosa noche, la cual tuvo como broche de oro, un compartir, además de sabroso, muy original.

Un potaje súper cajamarquino. Una clásica humita con abundante zarza de cebolla, una porción de chicharrones acompañado de mote “shansho” (otra expresión cajamarquina, así le llaman al maíz pelado con ceniza).  Todo sazonado con una cucharada de rocoto molido, para luego brindar con un vaso de espumante chicha de jora. Mejor no podía haber finalizado una ceremonia netamente cajamarquina.

MAGIA ,  MÚSICA, POESÍA  Y  LA  UBÉRRIMA  TIERRA  CAJAMARQUINA

Aquella noche las mentes de los  presentes volaron, por la magia de la poesía  y la música, hasta los edénicos e idílicos paisajes de la ubérrima tierra cajamarquina, dando con ello el merecido homenaje a todos los hijos de esas feraces tierras, que por asunto de trabajo, matrimonio o familia, ya están afincados en la atractiva y soleada región de  Huacho, Huaura, Chancay, Barranca, Paramonga, etc.

Jorge Aliaga Cacho, notable poeta y novelista peruano, hijo de un distinguido pedagogo nacido en la ciudad de Celendín, Cajamarca, tomó la palabra con gran elocuencia, soltura y erudición literaria. Atributos que lo hacen merecedor de un homenaje. Este año 2016 el Encuentro de Poetas Cajamarquinos llevará su nombre. Felicitaciones por ello. Y también vayan, desde estas letras, mis efusivas congratulaciones a todos los que participaron en esa brillante oportunidad 2015, en las personas de mis paisanos y amigos: Celia Ariza Mendoza, Rosa Morales, Elva Vásquez Rodríguez, Jorge Vásquez Guadaña y muchos más.

En la actualidad y por lo que ha trascendido esa noche, en que conocí personalmente a muchos de ellos, vienen laborando en diversos campos, ya sea en educación, salud, administración diversa, etc.  En pocas palabras, contribuyen con su esfuerzo a fin de coadyuvar a favor del progreso y el bienestar de nuestros compatriotas de este bendito suelo de la Patria.

Por habernos hecho gozar espiritualmente en esta maravillosa noche, gratitud eterna para tan buenos, nobles e ingeniosos anfitriones. 



Huacho................................Cajamarca  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...