Arturo Bolaños

29 junio 2016




Arturo Bolaños Martínez juramenta, más allá de toda ufanía, por  todo  lo  que  sobrevive,  por  la  niñez  eternal  que  no  se desarraiga del hombre, sus límpidos poemas son palabras que piden resurrección, sea bajo este cielo o más acá de la llave solar, tal como advierte Compañera que me olvidas en la noche / te espero / como al sol. Leamos, con intención profunda, lo que por dos lustros estuvo acopiando –y decantando– el poeta de San Juan de Pasto. Alfredo Pérez Alencart, Universidad de Salamanca.
 Ufano aliento trabaja con el deseo del lenguaje como andadura entre lo decible y lo invisible, cosecha alientos que no explotan sino que se contienen porque El silencio/ anuncia el verso/ y lo fecunda. Julio César Goyes, Universidad Nacional.
 La  lectura  de  estos  hermosos  poemas  nos  enseña  que  las palabras  cotidianas, sangre verbal de los hombres, son todopoderosas porque pueden, incluso, convertirse en silencio. Arturo  Bolaños  Martínez  es,  sin  duda,  un  admirable  poeta. Carlos Vidales, Estocolmo.
 No a menudo, una voz venida de América sacude un panorama literario español que a veces parece cansado y sobre todo viciado, y desearía que fuéramos muchos los que nos sintiéramos vivificados. Pienso en lo que ha sido recientemente para nosotros Gonzalo Rojas, cuya voz tardó en ser escuchada de verdad. Ahora hay que pedir atención para Bolaños Martínez y celebrar y agradecer que esté aquí. Y no solo hoy, entre nosotros.
Barcelona. 
A UN SOPLO
De la infancia
de los viajes
de los amores.
 Con la huella de la sonrisa
el polvo
y la ceniza.
 Solo extraño
aquellos silencios
a un soplo de convertirse en palabras.

A UNA ALENADA
De la infantesa
dels viatges
dels amors.
 Amb lemprenta del somriure
la pols
i la cendra.
 Només enyoro
aquells silencis
a una alenada d´esdevenir paraules.
 Traducción al Catalán: Leonora Gambino
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...