Y HALLARON EN SU MANO UN JARDIN VINIENDO

05 diciembre 2015

A Luis de la Puente Uceda

Nació como granizo, en el pajonal
Pecho’ e laja
Pata’e zuela
Cholo’e mierda
Indio coquero
Y mil carajos le escupieron la cara.

La noche nunca fue buena en su pellejo
El sol se acabó en su espalda
Sus pies se acabaron en el camino.

Entonces,
sus huesos crujieron en alta voz
sobre los maderos de su cólera
Y se cansó de que lo jodieran tanto…

Se puso su alma como poncho
Besó las auroras de sus hijos
Echó un huayno en la alforja
Y se fue a Mesa Pelada.

Murió como un incendio
ametrallado junto al cielo
Como una ofrenda de rosas.

Y hallaron en su mano un jardín viniendo


Ángel Gavidia.


De “Como huella de un pie desnudo” libro antológico de Erasmo Alayo Paredes (Mollebamba 1945- Trujillo 1995)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...