Tira y afloja Caretas 26 11 15‏

10 diciembre 2015


Cabezón Julio Velarde del BCR. Derecha, Crítico Richard Webb, ex BCR.
El Banco Central aumentó marginalmente la tasa de devaluación del Sol a pesar de que continúa quemando todos los días cientos de millones de las decrecientes reservas de divisas del país.
El objetivo, como ha sido durante los últimos dos años y más, es prevenir un derrumbe del precio de la moneda local. A mediados de la semana el tipo de cambio estuvo cerca de S/. 3.40 por US$ 1 en comparación de los S/. 2.98 a comienzos de año, una devaluación de 14%.
La caída del Sol continuó –entre otras señales de la economía “catatónica”, según el exministro de Economía, Luis Carranza–, se desaceleraba. El PBI podría acercarse a finales de año al 2.4% del año pasado. El gobierno y el BCR habían vaticinado originalmente en el 2015 que la economía crecería 5.6%. La economía en el resto del mundo, mientras tanto, continúa estancada. Europa y Japón se encuentran en una recesión técnica, China continúa desacelerándose, lo que se refleja en el precio del cobre, que esta semana llegó a menos de $ 2/lb. En el mercado de oro y plata de Nueva York, otras exportaciones de gran volumen del Perú, siguieron su tendencia a la baja, el oro a $ 1,000/oz., la plata, actualmente a $ 14/oz, con una tendencia hacia $ 13. Estos precios apenas cubren los costos de producción y embarque.
Ahora es una certeza, gracias al error de cálculo y a la mala gestión del Banco Central de Reserva (BCR), que el Sol sufrirá un fuerte derrumbe en el 2016. De hecho, el derrumbe ya ha sucedido. Durante los últimos dos años y medio el Banco Central ha gastado, sin autorización, más de $ 25,000,000,000 en un objetivo absurdo de mantener un dólar barato.
Solo pensar en lo que el Perú podría haber utilizado fructíferamente esa impresionante suma de dinero: cuántos colegios, cuántos hospitales, carreteras, puertos, casas, agua limpia y, por qué no, pensiones para los ancianos. Si el gobierno no quería ninguno de estos proyectos, por lo menos podría haber pagado gran parte de la deuda soberana externa.
Pero no, el dinero ha sido literalmente quemado –sin permiso, incluso sin conocimiento del Congreso y ni siquiera del Presidente Humala– por un pequeño grupo, 9 personas lideradas por Julio Velarde, un economista y presidente del directorio del BCR y sus compañeros directores.
La pérdida de $ 25,000 millones es solo una parte del desastre. Estamos recibiendo lo peor de ambos mundos: un derrumbe del precio del Sol en el 2016-17 y, peor aún, un estancamiento innecesario de nuestra economía. Cientos, quizás miles de negocios exportadores han quebrado o quebrarán pronto, y miles más no han logrado ponerse en marcha, por la mala gestión de la tasa de cambio. EL BCR sostiene que está tratando de combatir a los “especuladores”, el viejo clamor de los dictadores y bancos centrales que tratan de mejorar el precio de sus monedas locales. 
Pero esta semana se sintió una nueva y poderosa voz exigiendo un cambio inmediato de política, empezando por quitar de las manos del Banco Central el tipo de cambio lo antes posible.
El ataque provino del economista Richard Webb, el más respetado economista del Perú y que ha sido dos veces Presidente Ejecutivo del Banco Central (1980-86, 2001-2003), en ambos casos épocas de tensiones políticas y financieras.
En una columna de opinión en El Comercio del domingo, Webb dijo, hablando en cuidadosos términos diplomáticos, que el BCR ha fracasado en comprender que tiene que proporcionar un sistema de tipo de cambio estable y adaptable en el futuro. En vez de eso, el distorsionado tipo de cambio de hoy refleja meramente la “bonanza de metales” del pasado y no un futuro donde la “competitividad” es lo esencial, un futuro que será muy diferente al de la década pasada. Un nuevo sistema de manejo de reservas extranjeras debería empezar a funcionar, de preferencia con urgencia.
Webb dijo: “El problema es que ese cálculo (del BCR) consiste en mirar para atrás. El nivel apropiado de un tipo de cambio no es asunto del pasado sino del futuro”. 
La definición de Webb del tipo de cambio Sol/Dólar correcto es sencilla: “Sería un dólar que asegure una alta tasa de crecimiento de las exportaciones, en especial las no tradicionales, cuya competitividad dependa en gran parte de sus costos. Lo que se gana en precisión estadística se pierde en relevancia, todo indica que el mundo de los próximos diez años será muy diferente a los últimos diez y que el futuro será sustancialmente más competitivo que el pasado reciente”.
Webb dice que nuestros vecinos, presumiblemente refiriéndose a Chile, Colombia, Brasil y México, comprenden que “el equilibrio del pasado no es necesariamente para el futuro, realidad que ha sido reconocida por un gran número de países competidores nuestros, que vienen preparándose para ello devaluando sus monedas en los últimos meses”.
En todo caso, el Perú debería tener, por ley, un mercado libre de divisas, no el tipo de cambio controlado por el BCR.
Webb dice que el BCR “no está preparado técnicamente” para controlar el tipo de cambio. Su enfoque en la estabilidad del precio significa que siempre tratará de frenar una devaluación, en vez de prepararse para un futuro crecimiento económico y la creación de empleo. Ojalá que el Congreso preste oídos al llamado de emergencia para evitar el derrumbe de la tasa de cambio y su secuela de problemas graves 
Compartido por:   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...