La mascota del diablo, relato de Antonio Rengifo‏

02 agosto 2015



La mascota del dictador
El poder
siempre tiende a abusar, a excederse.
José Saramago, portugués,
premio Nobel de literatura
1998.
El
 dictador desconfiaba de todos; no amaba a nadie ni tampoco lo amaban a él.  Pero, eso sí, se amaba a sí mismo; su autoestima devino en egolatría.  Dormía poco y trabajaba mucho.  Los pobladores del país que gobernaba se sentían vigilados y empequeñecidos; le temían al dictador. Algunos ciudadanos se exilaron para salvar sus vidas
Sin embargo, el dictador también temía, soterradamente, ser asesinado o defenestrado del poder por una rebelión popular.  Como medida de prevención otorgó amplios poderes y recursos a su servicio de espionaje y a su asesor en seguridad; quien en época anterior había sido dado de baja de las Fuerzas armadas..  Era su nexo con el ejército y los poderes del Estado.  Le resolvía los problemas al dictador y ejecutaba los operativos cruentos contra los opositores reales o imaginarios.
El dictador vivía aislado del pueblo en un búnker de las Fuerzas Armadas; lo acompañaban su esposa y sus hijos.  Perdió el cariño de su esposa cuando ella dejó de ser una persona sumisa al denunciar un acto de corrupción cometido por la familia de su esposo.  La ayuda humanitaria recibida del Japón, no llegaba a los pobres.  De haberse convertido en mascota de su esposo, habrían sido una pareja eterna.  Pero eso no sucedió.
Entonces, el dictador la mantuvo incomunicada y con la asesoría de un psiquiatra sin escrúpulos, le indujo una esquizofrenia.  Ella, en un momento de lucidez huyó del búnker y luego, de una terapia psicológica, se divorció.  En esas circunstancias, sus dos menores hijos, una adolescente y un niño, no acompañaron a su madre; optaron por quedarse con su poderoso padre.
El dictador disponía y se enriquecía del erario nacional como si fuera su patrimonio propio.  Con ese dinero compraba conciencias y si alguien se le oponía y era insobornable, corría el riesgo de aparecer cadáver en algún basural de la ciudad o ser secuestrado y confinado en una cárcel clandestina.  El dictador era la ley.
También utilizaba a las Fuerzas Armadas a su antojo, las transformó en mercenarias; bajo su jefatura la doctrina institucional se perdió.  Obligaba a firmar un Acta de sujeción a todos los generales y almirantes de apoyo al autogolpe fraguado por el dictador y para rechazar la acusación de violadores de los derechos humanos. Todos firmaron; si no pasaban al retiro. Esas Fuerzas Armadas fueron el soporte principal de su permanencia en el poder del Estado.
Urdió una red mafiosa. Le obedecía a ciegas el presidente de la corte suprema, la fiscal de la nación, el presidente del congreso, la mayoría parlamentaria, el obispo, el ministro de economía y otros altos directivos de instituciones estatales.  Acudían a su despacho los mayores accionistas de la banca extranjera y los magnates de las grandes empresas para obtener concesiones y franquicias.  Se relacionaba con las personas en función de acrecentar su poder o mantenerse en él.
¿Quién iba a creer que el dictador, rodeado de turiferarios y que aparecía publicitado en todos los medios de comunicación y cuya foto aparecía en todas las instituciones públicas, se sentía solo y sin amigos?  Sin embargo, no cayó en la depresión ni en la adicción a las drogas; tampoco buscó refugió en la religión. Ni adoptó como mascota a un gato o un perro; más bien eligió al menor de sus hijos para  proyectar en él su amor a sí mismo.  De esta manera, lograba sedar sus ansiedades y tensiones provocadas por su afán de mantenerse en el Poder a cualquier precio.
Mientras su hijo fue niño le compró todos los juguetes que le reclamara; y fueron muchos, pues su hijo como todo niño era vulnerable a la publicidad y se convirtió en víctima de la sociedad de consumo; es decir con insatisfacción permanente y con un padre de gran poder adquisitivo.  El niño vivió rodeado de toda clase de bienes materiales gracias al “amor” que le profesaba el dictador.
Los juguetes abarrotaban el dormitorio de la mascota.  Había que abrirse paso para ingresar a él.  La servidumbre estaba cansada de tanto levantar los juguetes desperdigados en el suelo por toda la casa. En el búnker habían dispuesto un gran almacén para depositar los juguetes que ya no le llamaban la atención y que tampoco estaba dispuesto a obsequiárselos a sus primitos pobres.  Cuando ellos lo visitaban, tenían que soportar sus caprichos y exhibicionismo para acceder a los juguetes y a la piscina.
Aunque tenía una insatisfacción permanente, su juguete preferido era Chucky, el muñeco diabólico.  Todas las mañanas al levantarse de su cama se miraba en el espejo de su dormitorio con la esperanza de parecerse a Chucky.  Coleccionaba obcecadamente todo lo que se asociaba a Chucky; videos, carteles, estatuillas; sus polos y mochila con estampados de Chucky.  Los carteles del muñeco Chuckyornaban su dormitorio.  Usaba un pendentif y la hebilla de oro de su correa con la figura de Chucky en alto relieve.  Frente al inodoro pegó unposter de Chucky para mirarlo cuando defecaba.  Chucky estaba presente hasta en la sopa, pues en los fideos y en el fondo del plato aparecía la figura de Chucky
Chucky, el muñeco diábolico
El pendentif le servía como amuleto para hacer travesuras.  Su travesura preferida era tomar furtivamente cualquier cosa que se le antojara fuese de quien sea y esconderla.  Luego, mantenía el pedentif apretado en su mano y gozaba interiormente cuando veía el revuelo que causaba por el operativo infructuoso de hallar el objeto “perdido”.  Si remotamente sospechaban de él y lo interrogaban, respondía con plena convicción que no sabía nada.  Hasta podía engañar al sensor de un detector de mentiras.
Los regalos al hijo no eran para conjurar el sentimiento de culpa por no tener tiempo para jugar con su hijo; pues, no lo sentía.  Su finalidad real era seducir y cautivar al niño para llenar un vacío existencial, pues, nadie lo quería.  Su interés supremo era acrecentar su poder y mantenerse en él utilizando a quien sea.  No tenía principios morales. Porque de haberlos tenido, habría sentido, al menos, un atisbo de sentimiento de culpa.
El dictador todopoderoso e inflexible, accedía, irrefrenablemente a todos los caprichos y apetencias de su hijo, mientras lo utilizaba.  Y esto lo llegó a saber el niño para chantajearlo emocionalmente; pero no por eso era libre.  Vivía en absoluto cautiverio.  Se estableció tácitamente, entre ellos, un intercambio de servicios.
El dictador tenía muchas tensiones y poco tiempo para evacuarlas; razón por la cual, algunas veces viajaba con él y lo llevaba a lugares impropios para un niño:  sesiones del consejo de ministros o reuniones con sus asesores. Era impertinente en las conversaciones de adultos, pero lo “toleraban”.  Todos sabían que era la chochera de su padre.
El hijo del dictador se criaba aislado de otros niños en el búnker y le asignó como nana a un comandante de las Fuerzas Armadas para que lo cuidara especialmente en su ausencia ante un posible atentado personal.  Ese comandante fue el compañero de su niñez y a quien el niño, tal vez le brindó un cariño desinteresado.  Ese comandante había sido adiestrado para obedecer y para sobrevivir en situaciones extremas; por eso sobrevivió a la convivencia con el hijo del dictador.
El dictador se sentía feliz y llegaba al orgasmo emocional cuando su hijo sobreactuaba para expresarle cariño.  El niño modulaba su voz tiernamente y apapachaba con abrazos al dictador y le preguntaba qué regalos le había traído; el dictador siempre le traía regalos...
Así como el niño expresaba “ternura”; también, con suma facilidad lanzaba alaridos de llanto y súplicas interminables al encapricharse para obtener cualquier cosa que le fuera negada.  Esos alaridos y súplicas aterrorizaban al dictador, le causaban pánico.  El dictador terminaba accediendo incondicionalmente a los caprichos de su hijo. 
¡Qué tal paradoja!  El sanguinario dictador, que presenciaba impertérrito con una sonrisa asimétrica la tortura de sus opositores y escuchaba placenteramente los gritos de dolor, se desestabilizaba con los alaridos y el llanto de su hijo, no los podía soportar.  Pero, no solo él; sino todos los que habitaban el búnker. Tal agudeza e intensidad tenían sus llantos y su temperamento histérico que hasta el sólidobúnker vibraba como si fuese de cristal.  Esta arma poderosa la había descubierto desde pequeño y con ella manipulaba para conseguir sus objetivos.  Si alguien “osaba” corregirlo porque se hartaba de sus triquiñuelas, lo calumniaba ante su padre y caía en desgracia o era despedido de su empleo.  Varias institutrices renunciaron o fueron despedidas.
Sin embargo, una institutriz solterona, de origen alemán, vestida con austeridad y sin cosméticos, como si fuera una monja laica, no renunció como las que la antecedieron y se impuso al hijo del dictador luego de alzarlo de los pelos y tironearlo con fuerza como si fuera una marioneta.  Sorprendido y aterrado no la acusó ante su padre y obedeció las indicaciones de la institutriz.  Ante su presencia no pisaba los finos tapices de los muebles de la sala ni se sentaba encima de la mesa del comedor; tampoco esparcía la comida en el suelo.  La institutriz permanecía solo unas horas en el búnker; pero en su ausencia, reincidía.  No se corrigió; si no que se transformó en un empedernido y peligroso simulador.
El poderoso dictador, además de no soportar el llanto de su hijo, tenía otra debilidad.  Una fobia histérica.  Cuando se aparecía en la cocina una pequeña y humilde hormiguita que se había perdido en su errático caminar; él era el único que la descubría y entraba en pánico; inmediatamente, enviaba al sanguinario comandante de la armada peruana Luigi de la Gran Rocca, jefe de las Fuerzas Operativas especiales, con un lanzallamas para que la mate y ordenaba establecer un puesto de vigilancia entre la cocina y el jardín contiguo para evitar el ingreso de otro insecto rastrero.
Cuando el niño empezó la adolescencia y le despertó el instinto sexual; le pidió a su papá que le regale una perra y empezó a tratar de copular con ella.  En vista de lo ocurrido, el dictador citó al búnker a Haydée, vedette de la farándula limeña para que iniciara  sexualmente a su hijo y “se hiciera hombre”.  Años después, Haydée reveló que al hijo del dictador al principio no hablaba, le temblaban las piernas, estaba sudoroso y con su miembro viril flácido. Ella le quitó la ropa y con su gran talento musical le tocó la flauta dulce, cual faquir de la India con la cobra; de esa manera logró convertir en ariete, lo 1ue antes era el sexo de un inocente querubín.  Entonces, le dijo para hacer la posee del Gatito.  Él respondió que no sabía.  Ya en pleno combate placentero, obtuvo el orgasmo, lanzó gritos de alegría.  Lo escucharon los perro del jardín vecino y empezó a ladrar desaforadamente.  Haydée, versada en estos menesteres, tuvo el tino de no taparle la boca.  Tiempo después, Haydée se ufanaba de haber hecho debutar al hijo del dictador. 
El dictador estaba orgulloso de su hijo.  Lo creía competente para resolver cualquier asunto.  Le atribuyó, cuando tenía 13 años de edad, el éxito del operativo de las Fuerzas Armadas que rescató a los rehenes de una embajada; mientras se disputaban la autoría Alí Babarata, su asesor en asuntos de seguridad y el comandante general de las Fuerzas Armadas, llamado “El General victorioso”.  Tal era su sentimiento de orgullo por su hijo, que si en una reunión alguien, de casualidad, mencionaba el nombre de su chochera, el dictador se salía del contexto de la conversación y se lanzaba en una perorata interminable referida a las bondades de su hijo
Sin embargo, esa “maravilla” de adolescente tenía un bajo rendimiento escolar.  Para subsanar esa situación, el dictador designaba a algunos de sus ministros para repasarle algunos cursos en el búnker.  Para el curso de anatomía, ministro de salud; para botánica, ministro de agricultura y así sucesivamente.  El alumno de botánica, empujó sorpresivamente a la piscina a su maestro, el ministro de agricultura.
            En el colegio, sin la protección de su padre y del séquito de guardaespaldas, era tímido y desatinado; los compañeros de aula se mofaban de él.  Por tal motivo, el dictador le contrató un profesor de artes marciales para que se hiciera respetar.
            Las travesuras continuaron.  En una sesión del consejo de ministros le puso corriente eléctrica en el tafanario a un general, usando para ello una incubadora encubierta en su asiento.  En otra ocasión, estando en el salón Grau del Palacio de gobierno reventó un cohetón que estaba prohibido, llamado “Rata blanca”.  Al periodista Nicola di Luca le introdujo una ranita venenosa en la nariz.  La mascota guardaba arañas y culebras para hacer “bromas”.
Una manera de congraciarse con el poderoso dictador era exclamar ante él que su hijo era una maravilla y estaba dotado de todas las cualidades inimaginables; cuando se sabía que era desadaptado, detestable y reaccionaba con suma violencia ante una pequeña frustración. Había creado un monstruo a su servicio, se divertía con él, tal como ocurrió con los bufones de las cortes reales europeas.  Pero, esa situación llegó a su fin cuando la soberbia lo impulsó a creerse Dios.  Se descuidó y el exceso de abusos y la corruptela generalizada salieron a la luz pública y, el régimen entró en crisis.
            Cuando el dictador, después de diez años de tiranía, huyó del país para eludir a la justicia, abandonó a su mascota.  Utilizó su soterrada nacionalidad japonesa.  En Tokio buscó un sustituto de su hijo.  Sostuvo un tórrido romance con una joven japonesa con quien contrajo un matrimonio de conveniencia.  Luego, se separó de ella.
            Intentó retornar al Perú por consejo del asesor de su maquiavélica estrategia política.  Este asesor desconocido fue un brillante egresado de la escuela de filosofía de la universidad de San Marcos y embajador en Alemania.  En Santiago de Chile la Interpol capturó al ex dictador; luego de un viaje clandestino desde Japón.  Había sobornando a diversos funcionarios de los aeropuertos. A su encuentro fue su engreído hijo.
Ahora, ya adulto, continúa dependiendo de su papá.  Él es quien visita asiduamente –más que nadie- al otrora todopoderoso dictador, que está recluido cumpliendo una sanción pública en Lima, después de su extradición.  La vida del joven está en función de su padre.  No tiene vida propia, ni la tendrá aunque su anciano padre fallezca.  Viviría con el obsesivo recuerdo de su padre.  No nació mascota ni tampoco eligió ser mascota.

Antonio Rengifo Balarezo.
Lima, 5 de marzo del 2012
Nueva versión: junio del 2015
Antonio Rengifo Balarezo
(Lima, 1937)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...