Rocío Cunza Huertas: POEMAS

08 julio 2015

EL HUNO

Todo en ti es como el tiempo
La hora sobre la hora
La piedra sobre la piedra
Asentada sobre el gran barro.


El HUNO te hiciste llamar
Pues eras la principal autoridad de LA CIUDAD SAGRADA DE CARAL
Mandabas sobre todas las autoridades
Del valle de supe, con tu autoridad y nobleza.


Bajo tu autoridad, nobleza y sabiduría
Supiste siempre dirigir
Tu pueblo de caral
Cultivando los conocimientos
De ciencia y tecnología.


Yo soy caralina señores
Contenta de vivir acá
Al HUNO le rindo honores
y a todos que están allá.


Tus hechos se llaman historias
Impresionas en la actualidad
Tu sitio ahora es la gloria
Orgullo de la humanidad


¡POR ESO, POR ESO , POR ESO
SIEMPRE SERÈ
LA CARALINA PUES DE CARAL SOY YO…..!






EL SUEÑO DE LA VIDA

Un día, un día, me quedé dormida,
Regocijada en el sillón, de mi sala
Dormida profundamente soñé, soñé, soñé
Lo que pasaría con nosotros,
Cuando acabáramos con nuestro planeta….


¿Quieren saber ustedes, qué soñé?
Soñé, soñé, soñé
Que el hombre, ya no era hombre
Se había convertido,
En el peor de los monstruos
Ya no tenía alma, no tenía sentimientos.



En medio de angustia, la desesperación y el llanto
Yo me preguntaba: ¿Dónde está la esencia del hombre?
¿Qué había pasado, con ello tan valioso, que tenemos
los seres humanos?

De pronto oí una voz que me decía y decía:! Esto es solo producto de la acción del hombre!
¡Acéptalo! ¡Aceptarlo! ¡Oh no!
No podía aceptar, tal desenlace de nuestras vidas….


Corría y corría llena de un miedo intenso y gran desesperación
y esa voz me seguía diciendo: Desde que el hombre tuvo uso de razón, no hacía otra cosa, que acabar con su planeta.

Sin darse cuenta, que también estaba acabando con él.


¡QUERÌA DESPERTAR! pero no podía
¡QUERÌA GRITAR! y no podía……….


Mi sueño se había convertido
En el peor de las pesadillas
Que no había cuando acabar.


Soñaba, soñaba, soñaba
Que todo se acababa
Y con ello nos acabábamos nosotros
Sí nosotros… tú, él y yo…


El llanto y la desesperación
Se apoderaban cada vez más de mí…

¡QUERÌA DESPERTAR! pero no podía
¡QUERÌA GRITAR! y no podía…………



Sentía que ya no podía respirar,
Porque hasta el aire ya no había……


Hasta que de repente escuchè
La voz dulce de mi madre
que me decía :¡ Levántate! ¡Ya es hora de cenar!
Era mi madre, que sin saber
Se había convertido, en mi ángel


Entonces comprendí: ¡Cuántas veces vivimos sin vivir!
¡Oh cuantas veces amamos sin amar!
Es hora de levantarnos, unir esfuerzos, luchar y luchar
en la conservación, de nuestro Planeta……


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...