ANGELMIRA PEDRAZA MONTES

13 marzo 2015

Nació el 21 de abril de 1938, en la provincia de Huarochirí. Angelmira Pedraza Montes ha desarrollado una prolífera labor literaria que comprende cientos de poemas, e himnos para varios distritos Huarochiranos. Sus inspiraciones resaltan la naturaleza y calidad humana de nuestra gente, sus poemas a Santa Eulalia son hermosos y nos muestran su talento sobresaliente como poeta.
Entre los reconocimientos que ha recibido, se encuentra el brindado por  la Municipalidad de Santa Eulalia en este 2012, en el marco del Encuentro Internacional de Poetas “Angelmira Pedraza Montes”, un justo y merecido reconocimiento a esta gran poeta.




MADRE PAPA

¡Madre papa!
Placer que el inca regó con el sudor
el universo te clama en oración,
arco Iris, poder de maravilla.
te tornas negra, crema, rosada, blanca, morada y amarilla,
¡bendita! y más ¡bendita!
tu carita hermosa que nos mira
con esos ojitos lindos, ojos que no mienten.
Bendita sea el sótano de tu tierra subterráneo
Feliz que da comida, cabecita escondida e inocente
Millonaria en nutrientes.
¡Madre papa!
Chuño guerrero que matas el hambre,
Eres pulpa de energía en la sangre,
hice esta canción para tu carne
te canto agradecido,
gratitud transmitida por las generaciones de los incas
¡Madre papa!
Hay llagas moribundas, la piedra está pulida
la úlcera vencida cuando abundas
¿Eres Cristo?, ¿Eres diosa?, nunca te resientes
te pelo, te parto, te pico, te quemo, te trituro, te mastico
y tú siempre generosa
cada día más sabrosa
¡Madre papa!
amigo del queso andino, fiel testigo matutino
de la vida en el hogar, eres el placer divino
que el cielo nos quiso dar.
El Perú tiene energía porque te siembras papita
en los lugares exactos donde te puso la vida
Y aunque en otras latitudes te siembran
con mucho amor
¡Tienes el mejor sabor cuando eres papa cholita!


¡COMO LÁZARO!


Llorando vencida
como lodo que el fango arrastra
en la vida la vi caer.
Jugaba dinero en los bajos fondos
del humo, la droga, el licor y el placer.
Mi alma colmada de indiferencia
al ver tanto horror
quiso morir con ella
sin tocar la botella
sumido en el dolor.
Pero por dentro impulsé mi valor
le dí en aliento un poquito de amor.
Grande es la dicha al ver florecer
a quien vencida
es material podrida y
como Lázaro volvió a renacer
Era una flor que en mi dolor
le dí consejos
y un poco de amor.
Grande es la dicha
al ver florecer
a quien vencida
es materia podrida
y rehabilitada
es una gran mujer.

Adaptación poesía coral
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...