El SILENCIO DE LOS INOCENTES

01 febrero 2015

 Por. José Pablo Quevedo

Lamentablemente el artículo es breve, casi hecho a la manera personal y muy subjetivo desde los argumentos históricos y comparativos en el delgado mensaje enviado, sobre todo, no hay un aporte verdadero en los datos que nos entrega sobre los millones de muertos habidos en su comentario. Tampoco hay una diferenciación entre las personalidades responsables y la realización del pueblo.
 
Sobre los fanatismos ideológicos,  tampoco  acude a ninguna  fuente histórica para poder diferenciarlos  históricamente.  Ya que no siempre a sido históricamente de esta manera, y las causas tienen otras razones.
 
Lo que esta visión traza  es algo que se hace sobre negro y blanco por su autora, sin contener una concatenación justa a los hechos reales y de los datos exactos. Más pareciera, que hay que tener lástima de que ella sea una judía o que algo nos atormente por lo que ha sufrido su pueblo, en lugar de situar una consciencia histórica frente a estos hechos históricos del holocausto nazi, y que no de todo es reponsable el pueblo alemán, sino su dirigencia política y los monopolios de la guerra. Y que ello, NO SE REPITA NUNCA MÁS, NI SE REPITA POR LA POLÌTICA IMPERIALISTA EN OTROS PUEBLOS, NI TAMPOCO LA POLÌTICA DADA POR  EL SIONISMO DE ISRAEl!
 
Tal pareciera, que el hombre desde el punto de vista de su autora es un ser biológico solamente, y por estas razones hubiera heredado la violencia de otros seres (?). La profesora no toma en cuenta el caracter social del ser, ni da crédito a su relación con la economía, la ideológia y la política, y las clases sociales conformadas en oligarquías y aristocracias y que han formado los oligopios y clanes, y que asumen esta política como un medio para lograr un fin geopolítico.
 
Tampoco se ocupa, ni siquiera brevemente, a establecer una relación entre el carácter de la economía y la política determinada por los monopolios y el imperialismo, o su relación  con el fascimo, el chauvimismo, el racismo, las guerras y la violencia (ello muy difundido ya en cuantiosos libros); y en nuestros días también, en el tiempo de su desarrollo y de la llamada globalización.
 
La profesora se queda callada, y menos osa  aún hablarnos del papel del sionismo israelita (no del pueblo de Israel), sino de su clase política dirigente, sionista y agresiva, sobre todo, en estos momentos de gran tensión y de tiempos cruciales también para los pueblos árabes, sobre todo, con la violencia de Israel desatada contra los pueblos de Palestina y la Franja de Gaza.
Ella queda callada, y no nos comenta que, Israel tiene casi 100 bombas atómicas, y esto lo sabe la ONU y todos los pueblos del Planeta, y para qué y contra quien será usada? , se pregunta uno.
 
Por lo menos, si la Profesora, nos pudiera motivar una discución, sobre la norma bíblica: No tendrás otros dioses delante de mí........  Lo cual algunos filósofos e historiadores consideran, que ello ya ha servido idiológicamente al fanatismo religioso, y como punto de interpretación para las guerras cristianas. Eso mismo, nos serviría para hacer más pródiga la conversación o la discución entre los poetas e intelectuales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...