PLEGARIA DEL PERIODISTA: Carlos Garrido Chalén

17 julio 2014


Gracias te doy, Señor,
                           por permitirme ser Periodista en el humedal.
Por hacerme caminar por abrojos
                           dejando de lado la intolerancia,
                           tomado de la mano de la integridad.

Responsabilidad en la expresión
                           y libertad para la verdad, me diste.
En alianza conmigo
                           impediste que me ganara la soberbia
      ese monstruo de varias cabezas que engendra la vanidad
                           pero también me libraste de la desolación
                           viendo cómo al mundo lo ganaba la miseria.

Fuiste tú Señor, en persona,
                           el que me libró de la mano del corruptor
e hizo denunciar sin miedo,
                           aunque a expensas de mi vida,
                          al corrompido.

Jamás me presté a la tiranía,
                          ni defendí a los gobernantes
que se llevaban los dineros del erario nacional
                          a sus bolsillos miserables.

Estuve en la protesta legítima
                             y escuché gemir las balas de la insurrección
mientras los humildes reclamaban un mejor destino
                             para sus sueños asaz inacabables.

Me hiciste periodista y entonces hombre,
                             y enseñaste
 que siete veces cae el justo, y si lo es
                             otras siete se vuelve a levantar
y me separaste del oprobio,
                             del trato indigno de los políticos desleales,
                             de los dirigentes sindicales procaces
                             y los intelectuales sin alma y sin camino
y con tu propia sangre
-          esa que flameó victoriosa en la Cruz del Calvario
                      para salvarnos de la muerte   –
me hiciste caminar los senderos más insólitos
                             para decir lo mío y consolar a los humildes.

Soy periodista y entonces guerrero
                             de mil batallas ganadas y perdidas
y guerreando, incluso contra mis propios fantasmas,
                            mis traumas y mis propias falencias
                            quizás ingobernables
                            aprendí que la vida no sirve a la victoria,
                            sino la afianza la dignidad.
Y pusiste fuego en mis entrañas
                            para pulsar también con hidalguía
                            la guitarra del silencio
                            quizás imprescindible cuando el drama clama
y el dolor nos abre heridas insondables
e hiciste entender que el periodista que no estudia,
                               lo mata la sombra del prejuicio;
que hay que salir del montón, con humildad y sin jactancias,
                               con la frente en alto y el intelecto dispuesto
                               a defender la razón,
                               caiga quien caiga.

Porque periodista falso, es daga traicionera
                               y periodista servil
granada de ese infierno que mecen los traidores
                              en su oprobiosa entraña de perdidos.
 
Gracias por eso Señor:
                               porque nunca me levantaste del lecho
para cambiar mi hambre
                              por nada que no sea mi trabajo honrado.
Porque soy periodista Señor
                              y no retacero de la ignominia
                              ni correveidile de los que tienen poder
                              y andan patrocinando el racismo, la desigualdad social
                              y la exclusión más vergonzosa.

Nadie podrá decir entonces, que no batallé
                              a favor de los pobres de mi Pueblo
que no puse el hombro a la hora de defender
                              los sagrados intereses de mi Patria;
que no luché por la paz y la justicia, por la verdad y la libertad,
                              mientras los odios fratricidas
y la inconsciencia de los depredadores
                              diezmaban el Planeta
                              y nos llenaba de indignidad, la desesperanza.

Por eso vengo a ti Señor
                              para agradecerte
                                     por haberme dado el honor de ser Periodista
                              en el abismo
Periodista de temple aquí en el humedal;     
                              y rogarte
                              que más allá de la muerte,
                              cuando entregue mi insatisfecha alma al infinito
                              y mi espíritu indómito regrese a tus estancias
 para evitar el infierno,
                              y no encontrarme allí con mis enemigos más adefesieros,
                              escuálidos, perplejos, con la mirada perdida en lontananza
me permitas un favor:
                              seguir siendo Periodista
                              en los medios de comunicación
                              incomparables
                              de la Gloria.


 (*) Periodista afiliado a la Federación de Periodistas del Perú (FPP), y Colegio de Periodistas del Perú (CPP), laureado poeta, autor de treinta libros publicados, Premio Mundial de Literatura “Andrés Bello” 2009 de Venezuela.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...