CUENTOS HUACHANOS DE JULIO SOLORZANO MURGA

12 julio 2014

Julio, un gladiador de la literatura, lo digo así porque lo comparo con esos luchadores enormes, que en la arena daban todo de sí, incluso su vida por el ideal de salir campeones y vencedores.
Me ha encomendado una tarea durísima, de hacer el prólogo a su obras: “Cuentos Huachanos” y lo he aceptado por la gran amistad que nos une, quizás este a su altura y mis letras no sean anestesiadamente aburridas.
Cuentos que por supuesto los ha elaborado con la picardía propia de los grupos de música tropical que en su Huacho querido sin duda deleitaban a todos y a todas, es que como una especie de timbalista literario marca el compás y el ritmo de sus letras para deleitarnos en un pasado idílico.
Ya que su pluma como una especie de máquina del tiempo, nos devuelve al presente todo una serie de acontecimientos pasados, y sin cuyo rescate se sepultarían en un cementerio inaccesible para las futuras generaciones.
Es que Julio comprende y sabe que el desarrollo de una sociedad tanto en el campo espiritual, material y cultural, consiste en detenerse en el camino para reflexionar en relación a sus hechos, a las personas que dejaron su legado, esas luchas de brazos obreros, los artistas que deleitaron en su momento con sus obras a la naturaleza de un mar huachano, bravío y sobrio que con sus espumas golpean las arenas de una civilización fuerte tan fuerte como las glorias de sus deportistas o de la mujer que armada de su amor de madre proyecta reivindicaciones.
Y julio a más de entregarnos fotografías históricas, nos entrega pedazos de su alma cuajados en los recuerdos de su niñez y adolescencia “Como no acordarme de mi colegio 413 bendito” o este otro que vuela por el tiempo histórico “Así mismo el pueblo de Huacho conjuntamente con el primer soldado peruano Francisco Vidal Laos integrante del batallón de infantería “Numancia” lucharon por nuestra independencia venciendo a las huestes realistas bajo la arenga “con días y ollas venceremos” días después el 27 de Noviembre de 1820 desde el histórico balcón de Huara don José de San Martín proclamaría por primera vez la independencia del Perú, o este otro rescatando del anonimato nombres de obreros “Dios quiso que en este suelo bendito nacieran personajes eternos en la historia política de nuestra ciudad como: Irene Salvador de Lino, Manuela Díaz Chaflajo, Filiberto Cherrepano y Ceferino Ramírez quienes murieron por la lucha de las ocho horas diarias de jornal”
En fin sus cuentos de los cuales me atrevería a decir que muchos de ellos se salen de esta definición clásica porque con su tintura exquisita como un buen café de la tarde llevan entre sus entrañas  verdades de sucesos reales como PedroAlcántara el Luis Pardo Huachano una especie de Robín Hood criollo, defendiendo la justicia a su modo, al respecto pongo que en la parte Sur del Ecuador y específicamente Loja existe la memoria de Naún Briones un fugitivo de la justicia que robaba a los pudientes para entregarlos a los menos favorecidos de la Sociedad.
Pero también su pluma es sensible plasmándola en la Derrota del Dictador con un poema al final dedicado a la memoria de Pedro Yauri Bustamante un periodista huachano asesinado, lectura con la cual nos lleva a la reflexión de todos los ciudadanos del mundo que rechazamos este tipo de prácticas, y que a mi modo de ver debería finalizarse con el presente de que estas personas que en un momento determinado tuvieron el poder en sus manos ahora yacen encarcelados y enfermos.
Y para concluir en Función de la Palabra: “El escritor debe ser el ejecutor de la palabra libre” así es Julio y con tu trabajo cumples fielmente este precepto.
Gracias por tenderme la mano y hacer que mis letras puedan expresar algo de tu trabajo.
Atentamente:
Patricio Guzmán Cárdenas.

12 de Julio del 2014            (Loja – Ecuador).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...