HÉCTOR ROSAS PADILLA : POEMAS

05 mayo 2013




MUCHACHAS DE SAN FRANCISCO

Como un grillo de la noche canté enternecido
a las miradas azul sueño de las muchachas
y a sus labios modelados con cerezas
y a sus caderas redondas como un balón de fútbol
Pero todo fue inútil
inútiles las palabras cortadas de los rosales
inútil la noche de luna y los suspiros
inútil el punto de luz de la luciérnaga
Las muchachas que deambulaban por las colinas de San Francisco
y vibraban con el ruido de las guitarras eléctricas
pensaron que yo era realmente un grillo e inmisericordes
me pusieron los zapatos encima


CONTEMPLANDO A LA VENUS DE BOTICELLI
EN UN MUSEO DE PARÍS

a cada instante me reprochas
que a cada instante esté yo como un alucinado
cantándote himnos con los ojos desorbitados

a cada instante parece que me dijeras
si mil noches no son suficientes para ver sin
estremecimiento
tu maravillosa desnudez

sin embargo tú te estremeces de júbilo
cuando cualquier otro clava la mirada en tus manos
o te dice cosas que yo aún no he aprendido


MOJÁNDOME CON LA MEMORIA
DE UNA PLAYA DE CAÑETE

Aún me siento húmedo de aquella playa del sur
que buscaron nuestros cuerpos
donde cambiamos zapatos y ropas por la espuma
donde fuimos una ola
cayendo impetuosa sobre la otra
dos albatros devorándose gozosamente
dos silencios terminando en gritos al crepúsculo
Aún me siento húmedo de aquella playa del sur
y de aquel invierno
y de cierta forma
mitad mujer mitad ola
con la que aún sueño


CREACIÓN

Escribo este poema para darte existencia
ahora que hasta soledad me niega su presencia.

Hago que existas para que habites
este verso y esta habitación.

Hago que existas
para no morir de soledad repentina
cuando el silencio de la medianoche
acalle a todo el universo.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...