LITERATURA AMBARINA

08 abril 2013


LITERATURA AMBARINA

JULIO SOLORZANO MURGA
EDICIONES LUZ DE VIDA
HUACHO – 2012

Literatura  Ambarina.



Julio Solórzano Murga
Juliotsm@hotmail.com
Htp://juliosolorzano.blogspot.com/
Htp.//sociedad-depoetas.blogspot.com/


 Primera edición  Agosto 2012

Ediciones Luz de Vida
Diagramación: Celia Ariza Mendoza.
Imprenta


Hecho el depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú  N 

 Huacho -  Perú
  
ÍNDICE

                                                                                                                             
Dedicatoria
Presentación.      
Literatura Ámbarina:  
CALDAS HUAMAN, Fabio
ESPADA CALDAS, Victoria
GAVEDIA CIFUENTES, Hilmer Aparicio
LAOS HIJAR, Monica Ivonne
NAVIDAD TENA, Eleazar Delmi
RAMIREZ GAVEDIA, Nestor
ROMERO HERBOZO, Abdela
SOLORZANO MURGA, Julio Teófilo
SOSA HIJAR, Erlander
TENA TENA, Rosa Fabiola
VENTOCILLA ARCE , Santos Augusto
NARRATIVA ÁMBARINA
ROMERO HERBOZO, Abdela
GAVEDIA SIFUENTES, Hlmer Aparicio
SOLORZANO MURGA, Julio Teófilo
VENTOCILLA ARCE, Santos Augusto
Biografia



A: La Memoria de mi Padre:
Alfredo Prudencio Solórzano Clavarino.

A: La Memoria de mi Hermana.
Zoila Ervira Solórzano Murga

A: Mis Hermanos.
Luis Alfredo  Solórzano Murga
Erick Javier  Solórzano Murga
Flor Amelia  Solórzano Murga
Magdalena Soledad  Solórzano Murga
Martha Ruth  Solórzano Murga


A: Todos los antologados en el presente libro.
Por su dedicación, cariño y difusión de la Literatura Ambarina.

PRESENTACION

Ámbar, llamada la “Sucursal del Cielo”, hermosa tierra, cuna de futbolistas, poetas y cantores, tierra donde se baila el huayno con dulzura, elegancia y mil amores, tierra de Eliseo Gutiérrez Falconí y del gran Demetrio Alor “Zacataca”, así como de los grandes maestros del violín, Grimaldo Quinteros García “Gallinacito” y Saturnino Calderón Alor “Chaleco”. Cómo olvidar al gran maestro el romancero ambarino, me estoy refiriendo a don Amadeo Solís Espada, el rey de la guitarra de doce cuerdas, el único que tocaba el Himno Nacional con ella  y  su clásico Señor de Huamantanga.
En honor a todos ellos, dedico este trabajo y de manera muy especial a la juventud del pueblo de Ámbar.

CALDAS HUAMÁN, Fabio
Ambar - 1917

UNA PLEGARIA A LA CIUDAD DE ÁMBAR

Tú, Señor, que en torrentes vendavales
navegaste en minúscula barquilla,
calmaste una tormenta, y a la orilla
seguiste derramando tus bondades.
Tú que aplacas horrendas tempestades
en el alma cristiana que se humilla,
calma también el temporal deshecho
que está agitando el angustiado pecho.

¡Haz que la paz, del corazón recobre!
y que mi fe, Señor nunca zozobre,
¡Cuántas veces me he puesto a contemplar,
a tus cerros de peñascos elevados!
¡Cuántos dramas de amor y de ilusiones!
tuvieron por teatro estos confines.

En las colinas que aparece un ramal
de la gran cordillera, y desde cuya cima
se descubre ¡Oh, panorama de ideal belleza!

la inmensa y fértil hondonada, de historia
con relieve de leyenda, entre plantas
de pajonales y musgos, que integro se conserva
allá en la inmensa lejanía, donde se escucha
el eco del viento, el rugir entre el arbusto.

¡Oh, Ámbar, tierra fértil!
De dónde sacaron los poetas sus pájaros
transparentes?, sólo veo dolor y tristezas.
Cuando era niño veía al crepúsculo agitar
en sus crueles alas, sin saber que buscaba
mi boca para gemir, amad la vida, guardad el rocío,
para que las flores no padezcan
en la noche, canallas que vendrán.

Son tus cerros cual centinelas
que te custodian, rústicamente
labradas esos peñascos, por todas
partes te rodea muros como olas
negras, como un relámpago perpetuo.

ÁMBAR

Bendito sea el Señor
que con gracia infinita,
creó esta tierra, en que habita
el humilde labrador,
y en esta tierra de amor,
que es mi lucha y mi desvelo
que aún lejana no olvido,
que Dios, bendiga tu cielo.

Claro de Sol que se levanta
al rayo de cada aurora
fresca sombra bienhechora
de la copa de tus montes,
y en su cauce se agiganta
el caudal del eterno río,
bendiciendo los sembríos
de tus campos y maizales
de tus huertos y rosales
de tus paltos y membrillos.

Tierra fértil, valle hermoso
de cerros y peñascos elevados
de jilgueros y zorzales,
¡Qué sublime, qué grandioso!
¡Qué poder del creador!
eres la magia de una flor
cuando asoma la mañana,
así se viste y se engalana
a mi pueblo el Redentor.

Pueblo amado, algún día volverá
mi despojo cual sudario,
y tú Virgen, patrona del pueblo
bendíceme en cada Agosto.
¡Qué lejana está tu cumbre!
y tus bellas noches claras,
qué lejanas las miradas,
del que a ti volver anhela.

A tu iglesia, a tu escuela
a tus verdes y floridos paisajes
a ti Ámbar querido, te dedico
este poema hecho verso, que nacido fue,
de lo más profundo del corazón.

A TI MADRE QUERIDA

Oh cuán lejos están aquellos días
en que cantando alegre y placentero,
jugaba con tu negra cabellera
en las noches heladas, cuando acogido
en tu blanco regazo me dormía.

Con qué grato embeleso recogía
de tus labios la balbuceante frase pasajera
tan sabias llenas de amor puro,
y por ser de mis labios, la primera, brotaba
tu maternal orgullo cuando yo la repetía

Madre, en mi corazón cada día que pasa
siento que tu accionar fue lento y triste.
Hoy que la vejez con el quebranto siento
también mi barba se está blanqueando
Y contemplo la vida sin encanto, que no es vida.

Al recordar tu celestial cariño, me apena
y de mis cansados ojos brota el llanto;
busco pensando en ti madre amada,
sentirme nuevamente un niño.
 ESPADA CALDAS, Victoria 
Ambar – Radica en Los E.E.U.U.

RAICES Y CAMINOS

Sauzales, eucaliptos y rosales
escoltaron mis progenies al nacer,
suaves vientos y aromas de pastales
y mil coros de pájaros al amanecer.

Faustoso un cielo en llamas se reintegra
á mi niñez que se abrió cual girasol
Jalcán- fue lugar con noches muy negras
en donde la luna llena, solemne era un sol.

Recogía piedras y limpiaba los trechos;
hilaba mis ansias con pasos intensos
moldeaba un camino entre historias y hechos
cargaba mi cesto con sueños inmensos.

Niñas frágiles, vestidos floreados,
de pureza atavíos y hondo sentimiento
de tiernas miradas, cabellos trenzados
inocencias blancas y risas al viento.

Sentí a los gorriones aletear mi cuna
dejando el llamado de ecos lejanos,
levanté el vuelo como ave ninguna
para seguir a las nubes por crestas y llanos.

Tomé mis sueños y surqué en el espacio
dejando atrás mis áridos prados,
el río bravo, la piedra ...tiempos quedados
donde brotó y murió un amor.. .despacio.

Atravesé horizontes mares y océanos
guarde en mis recuerdos el lugar natal
aprendía vivir entre mundos lejanos
deje olvidado el amor de la ciudad capital.

Me busqué un nido, encontré morada
me vestí de fuerza y seguí a los vientos,
he vivido lapsos de amante enamorada
he llorado por minutos y por cientos...

He visto en mis viajes variados paisajes
entre el sentimiento de mujer emigrante,
mi cuerpo visto de diversos ropajes
guardo el amor a mi tierra vivo y latente.

Entre retos, regocijos y sinsabores
encontré bellas y duraderas alegrías
adornan mi vida con flores y colores
las realidades que hablan mis poesías,
el orgullo de mis raíces y caminos.

SI EL MAÑANA

Si el mañana me sorprende entumecida tal vez,
en la necedad de eternas esperanzas
quizás, estaré dormida envuelta
en el manto gris de la indiferencia.

Mi cabeza descansando sobre una almohada
completa de añoradas realidades,
al seno de la búsqueda intrínseca de sueños incompletos.

Mi placido descanso será una visión mientras
la luz del alba no podrá saludar
más mis perennes ilusiones.

Si el mañana llega cual potrillo del tiempo...

A llevarse en su galope prorrogados
deseos que languidecen guardados,
la boca ávida que no recuerda el auténtico
deleite de ese amor que esperaba.

Si ese armazón vacio del espacio ciego
no me permite obtener el laurel
de todas las batallas libradas,
dejará mis manos vacías,
mi cuerpo exhausto
por haberse movido tanto
al flote de las olas de la vida
y mi corazón inconforme,
consumido en la eterna espera.

Si el mañana llega callada...
sin darme una explicación
de todas las infinidades
que se quedarán incompletas,
de las luchas incansables
que a veces fueron inservibles,
de mi paciencia finalmente revocada,
de mis lágrimas saladas
que a veces fueron al fango
y mi fortaleza inmune
que se torna en gigantesca hoja de fino cristal.

Si el Mañana llega intempestivamente
a mostrarme el ocaso de mi vida y
me embarca en un navío sin retorno.

Me llevaría un equipaje acaso incompleto
guardando los erarios conseguidos
por mis pequeños frutos,
pero quedarían espacios vacios
que podrían llenar aquellas existencias
que nunca llegaron,
o se perdieron en las vueltas del camino.


Sí, si el mañana me tira al muelle
me embarcaré con la boca aún sedienta,
el cuerpo fatigado pero no vencido;
el corazón extenuado
por la espera de incomprensibles escenarios
pero la mente aun deseosa por entender este mundo
que no fue tan pulcro en mis vivencias.

Guardaran aun llantos escondidos
y silentes mis ojos que han llorado infinidades;
mientras que en mis venas circulando
quedarían hilitos de esperanzas.

Si el mañana llega como un huracán
y destruye aquel palacio
construido a través de los años
sobre tierras arenosas,
al romper la máscara de conformismo
que por tanto tiempo me ha protegido,
me sorprenderá al despertarme
del letargo en que he vivido,
para enbarcarme luego
en alas del sueño eterno.

Voy a enfrentar con honor el cataclismo
de mi existencia apretando entre mis dedos
una semilla de esperanza,
la nueva luz de mis ojos
cerrados será más clara,
y el amor sentido entre mi invisible pecho
será más agudo,
más vehemente, más completo.
NOSTALGIA

Cuando la nostalgia llega a mí con creces
son algunas veces, sí sólo algunas veces
se adueña de mi alma y hace su palacio;
se divierte cual viento con mis cabellos lacios.

¿ Adónde quedaron mis sueños de niña?
mis juegos infantiles con risas y riñas,
los hermosos campos de silvestres flores
fiestas costumbristas tan multicolores.

Esa vida pasada detrás del océano,
los paseos al rió siempre muy temprano,
los cuentos de brujas y hadas madrinas,
¡Mis deseos de alcanzar a las golondrinas!.

¡Que hermoso fue respirar los frescos aromas!
y el corretear serena, los campos y lomas
entre calabazas y espigas de trigales,
catando los frutos de aquellos nogales.


Aquella existencia sin pretensión alguna,
fervores al sol, la tierra y la luna,
padres que existieron entre batallares campesinos
compartiendo todo con sencillos vecinos...

Miradas furtivas, y tiernos guiños
promesas ingenuas de todos los niños,
¡Oh... mi amor primero, quién voló al cielo!
Ese primer beso... con tierno recelo.

¡Oh cuando la nostalgia detiene mi risa!
Regreso a mi pueblo de vida sin prisa,
A colmarme de aromas y penas tumbar
los colores buscando de luces del Ámbar.

GAVEDIA SIFUENTES, Hilmer Aparicio
Ambar – 1935 - Lima 2008

PRIMAVERA EN OTOÑO

Sensual mujer de mi libido
áureo trofeo de mis amores,
amarte quisiera sin temores
del Edén fruto prohibido.

Te llevo, te traigo, te siento
impregnada en mi memoria
eres ya de mi vida historia,
de un eviterno sentimiento.

Esta unión por el amor de Dios
me estremece de algarabía
cuando complacido eres mía,
en incondicional entrega los dos.

Relación que me entristece
al tenerte y de que manera
en un largo camino a la vera
cuando ya el sol languidece.

Más todo me parece un sueño
del que no quisiera despertar
pero nuestra realidad es recatar
y en vano es nuestro loco empeño.

Soy el ocaso, de tu atardecer
primavera de mis otoños
flor de mis inviernos ñoños
¡Despierta empieza anochecer!

ÁMBAR

Pueblo libre, de virtudes y de encantos,
noble Ámbar, tu magnífico destino,
te conduce triunfal hacia el camino
de todas las grandezas venideras.

Hoy te ofrezco las galanas flores,
que bordan vuestro llano de esmeraldas,
y del pendón con sus colores,
confundidas su enseña roja y gualda.

Del cerro oscuro al río cristalino,
de tus faldas serenas a tus verdes campos,
vibra el trabajo en su candor divino,
arrancando los tesoros de tu suelo.

Yo quisiera en tu cielo Ámbar mío,
brille el iris de paz y de ventura,
que trabajen tus hijos a porfía
a elevar tu nombre a gran altura,
y que rico feliz y floreciente,
disfrutes de ventura permanente.

Dios bendiga tu suelo hospitalario,
como aquello que él más honra y ama
como yo te bendigo, bardo errante
y en ti, saludo a mi querido Ámbar.

ESA TARDE

Te encontré tarde,
Pero te encontré...
Pusiste luz en mis pupilas,
Palpitaste en mis latidos,
Embriagaste mis sentidos,
Agitaste en mi, aguas tranquilas.

Te encontré tarde,
Pero te encontré…
Avivaste fuego ardiente,
Aplacaste mi sed de ti,
Amaste mi loco frenesí,
Derramaste la fuente.

Te encontré tarde,
Pero te encontré…
Fundiste a la mía tu alma,
Deleitaste mis apetitos,
Saciaste a ellos toditos,
Hiciste perder en mí, la calma.

Te encontré tarde,
Pero te encontré…
Juraste amor eterno,
Olvidaste tus promesas,
Reíste de mis tristezas,
Encendiste en mí, un infierno.

Te encontré tarde;
Pero te encontré…
Deshojaste la flor,
Extraviaste el camino,
Cambiaste tu destino,
Volviste a ser mi amor.

Te encontré tarde,
Pero te encontré…

LAOS HIJAR,  Mónica Ivonne
Huacho – 1974

POESÍA

La poesía es,
Atrozmente impredecible
Llenita de susurros y de voces
De quejidos, de clamores.

La poesía encierra el sonido universal
Del hombre bueno
En el cielo extasíante  de unos versos.

Liberada del mundo yo camino
Desde una frase dulce
En un cuaderno.

Desde allí yo parto
Desde allí inicio la aventura
Fantástica
De vivir con poesía.

Y la poesía es para mí
Como un amanecer a media noche
Y la poesía es para ti
Como el canto que libera tu  tristeza.
Y la poesía es
Para todos los hombres
La búsqueda incesante
De una verdad inaccesible.


NAVIDAD TENA, Eleazar  Delmi
Ambar - 1987.

EL SER HUMANO

El ser humano piensa
Todo lo que toca es magia
Todo lo ingenuo es bueno
Todo lo que tiene es justo
Todo tiene un comienzo y un final.
Todo lo que hace cree, que está bien
Todo tiene una intención
Todo lo que está a su alrededor lo afecta
Todo lo que le ofrecen recibe
Todo lo que percibe lo ama
Todo lo que no es justo lo odia
Todo tiene una verdad
Todo tiene una mentira
Todo lo de su alrededor se mueve
Todo lo crea el hombre
Todo tiene un porque

El hombre es el más capaz
Solo se destruye en su vida, es malo,
Es bueno, es querido, es aborrecido,
Es de todos y no es de nadie,
El hombre lo tiene todo y no tiene nada.

 RAMÍREZ GAVEDIA, Néstor
Ambar – 1917

NOSTALGIA

Cuando una flor triste languidece,
cuyos pétalos van cayendo lentamente
y van muriendo sin aroma, sin ternura,
expirando en nítida blancura,
dirás: NOSTALGIA.

Cuando de lágrimas cristalinas,
se cubran dos luceros sin fulgor,
y rueden del corazón al suelo,
en triste desconsuelo
dirás: NOSTALGIA.

Cuando el viento adolorido,
llore errante en tu ventana,
cuando nadie se apiade,
de su queja lastimera,
dirás: NOSTALGIA.

Cuando una tarde doliente y sola,
teñida de rojo aseptil,
cubra el cadáver de un sol suicida,
que oculta sus luces en el mar añil,

dirás: NOSTALGIA.

Cuando en un árbol desnudo,
al pie de sus hojas muertas,
en unos de sus ganchos retorcidos,
una ave canora pía enloquecida,
dirás: NOSTALGIA.

Nostalgia es el vacío del alma,
es la falta de amor y de calma,
es el rictus del beso en labio yerto,
es cual ansia de sed en el desierto.

ÁMBAR
Al comenzar el contrafuerte andino,
dos jircas ondulantes serpentean,
siguiendo la ruta del sol naciente,
cual eternas doncellas duermen.

En mis jircas, más abajo en la lomada;
las casitas blancas esparcidas,
descansan quietas, inmutables;
cual parvada de blancas palomas,
que sueñan a la caricia de una tarde
muda, sombría; esquiva y fenecida.

Al fondo entre mis jircas,
humilde corre cristalino arroyo,
cantando glu glu y formando fuentes,
pero a veces devora rugiente,
como puma sanguinario andino,
cuando con estrépito chispazo,
pasan llorando las neblinas.

Aldeana, aldeana enamorada!
ignoras tú, el nombre de tu pueblo?
su origen viene de una flor morada,
que cuando marchita, color ámbar languidece.
cual los pálidos destellos,
de los suspiros de una tarde en agonía.

Tarde ambarina!
Tarde azafrán!
Flor ambarina!

Tienes extraños perfumes,
Sedosas caricias
Y rumores de besos,
En mi corazón.

ROMERO HERBOZO, Abdela
Huacho – 1970

HUACHANO SINGULAR

ALFREDO AUGUSTO,
un nombre de buen gusto
TORERO, un oficio capaz
FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA
un apellido tenaz.

¿A quien pertenece el nombre?
a un magnifico hombre,
un huachano respetable
de sabiduría inigualable.

Fue docente y eximio lingüista
de nuestro pasado siguió la pista
para encontrar el original
de nuestro quechua actual.

Al sumergirse en la cultura
descubrió con amargura
el amargo y aciago destino
del selvático campesino.

Vió la pobreza del Ande
que mande quien mande
no cambia ni mejora
con cada gobierno empeora

Entonces quiso intentar
algo para reivindicar
al peruano olvidado
por el gobierno fracasado
Más no le permitieron
y en el solo vieron
un revoltoso activista
que sindicaron de terrorista

Es de Sendero dijeron,
aún no saben lo que perdieron
a Europa se fue asilado
dejando a su Perú amado

Desde Holanda siguió brillando
nuestras lenguas resaltando
Quechua, Aru y Puquina
Cholón, Tallan y Mochica

El mundo reconoció
lo que el Perú no vió
las universidades del mundo
acogieron su pensar profundo

Pero la muerte inesperada
truncó la meta trazada
Sólo así pudo regresar
Este huachano singular
EL PODER DE LA PLUMA
El poeta puede convertir
el odio en amor
puede derretir
un duro corazón
puede hacer reír
al llanto con pasión
puede hacer llorar
a una alegre canción
puede hacer gemir
a las piedras y al carbón
puede iluminar
un oscuro socavón
puede ennegrecer
las luces de neón
el poeta puede ser
el que vive tu sentir
o el que te hace vivir
lo que vive en su ser
con un verso sencillo
y con su pluma florida
puede narrar una vida
darle grandeza  y brillo
o apagarla enseguida.

SOLÓRZANO MURGA, Julio Teófilo
Huacho - 1959

ODA AL RÍO ÁMBAR
En la quebrada del pueblo de Ámbar
surcan deslizante tus aguas cristalinas
dejándote escuchar tu voz a la distancia
resonando cual ecos en el valle
la pródiga fuerza de tu naturaleza
susurrando sobre las piedras
tu diáfano don que dá vida
tiendes tus largos brazos húmedos
llenando de verdor tu valle
abriendo brechas al árido suelo del verano
compartiendo con abolengos natos
la frescura de tu larga existencia
Río Ámbar, que en tu cause abierto
llenaste de vida y verdor a Caral
le entregaste tu caudal
le enseñaste tu bravura
forjaste un pueblo milenario
Que persevero por la pureza de tu transparente vida.


AÑORADO AMIGO

Después de tantos años he deseado verte
sentir tus frescas ramas moverse con el viento,
oír el idioma susurrante de tus hojas;
pero sólo queda el lejano recuerdo de tu historia
y la ilusa imagen de tu fresca sombra.

Te juro, junto a ti partieron parte de mis recuerdos
de mis días de niñez cuando jugaba bajo tu sombra,
de mis andanzas e inquietudes de mozuelo tierno,
cómplice de mis más puros y románticos pensamientos,
todo lo guardaste bajo corteza, en secreto eterno.

Hoy, que lleno de pesar necesito de un amigo
para abrir mi corazón y contarle mis desdichas,
te recuerdo con nostalgia, añorado amigo:
Necesito de tu oído silencioso, hermético.
Necesito de tu tronco para reposar mi cabeza.

RÍO ÁMBAR

En el río de Ámbar
he ahogado mis penas,
al sufrir cruel condena
de saber que eras mujer ajena.

Yo te di mi cariño
mi amor recibiste,
y tú sin piedad,
mi corazón destrozaste.
En sus aguas heladas
he lavado mis heridas;
recuerda mujer, como yo,
nadie te amará en esta vida.

Es el río de Ámbar
que se lleva en sus aguas,
el amargo recuerdo,
de un amor prohibido.

Siguiendo su cause
va llevando al olvido
mi cariño perdido
que nunca, nunca
supiste valorar.

¡VIVA ÁMBAR CAMPEÓN!
(Polka)

Fueron un grupo de amigos
inquietos muchachos
llenos de valor.

Que un domingo en la playa
acordaron dar vida
una gran Institución.

Ellos juntaron sus voces
gritaron en coro
¡Viva Ámbar Campeón!

Y hoy estamos contentos
unidos a ellos en nuestra Asociación (Bis)

Hoy pasados los años
igual como antaño
llenos de fervor.

Orgullosos lucimos
como en los 70
la misma ilusión.

Damos gracias al cielo
y a la mamashona
por su bendición.

De haber unido en Huacho
a los Ambarinos en nuestra Asociación (Bis)

¡ÁMBAR!
 CAMINITO

Caminito serpenteante y polvoriento,
que me guías por tu senda cual rebaño,
en agosto o cualquier época del año
al encuentro de mi pueblo milenario.

Caminito que el destino me ha trazado,
que colindas con paisajes majestuosos,
decorados con árboles frondosos,
que golpean cuando pasa el caminante,
cual palmazo de saludo al amigo errante.

Caminito que me llevas en silencio
a la tierra prometida a mis ancestros,
Son tus trochas de cascajos polvorientos
que se forman como nubes con el viento,
cual tapices hasta llegar a nuestro pueblo.

Caminito que me encaminas al recuerdo
y deleitas con placeres nuestras vistas,
llévame al verde valle esplendoroso
al distrito de Ámbar noble y generoso.

SOSA HIJAR, Erlander
Ambar - 1961

TUS BESOS

Con tus carnosos labios encendidos
besando mis labios adormecidos
alegraste amada mi soledad
que por amor tenia gran ansiedad.

Pude sentir el néctar de tus labios
como si fueran cargados navíos
con todos sus tripulantes ansiosos
de gozar placeres muy deliciosos.

Despertaste rápido mis sentidos
que dormían largos sueños prohibidos
con sirenitas de otras latitudes
que no se comparan con tus virtudes.


Me olvidé de un viejo amor de Samoa
y con viento a favor viré mi proa
enrumbando hacia tu puerto encantador
para descargar allí todo mi amor.

El destino me premió con tus besos
apasionados súper ardorosos
que yo los siento tan dentro de mí
y espero ser feliz siempre junto a ti.

FUE AYER

Recuerdo ese hermoso día
que nuestras almas se entrelazaron
tus labios con los míos se besaron
y marcados de amor quedaron.

Como dos gorriones en el nogal
que se deleitan al amanecer
así era nuestro amor al parecer
ahora pertenece al ayer.

En la escuela nos divertíamos
contentos y alegres nos veíamos
jugábamos hasta más no poder
pues un perdedor tenía que haber.

En cada uno de nuestros cumpleaños
el mejor regalo era estar juntos
e imaginábamos muchísimas cosas
así por ejemplo nuestra casa con paredes de rosas.

Los domingos por la mañana
siempre puntuales en el parque Esperanza
como los soldados despiertan al sonar la diana
ahora, melancólico me deprime tu añoranza.

Inmóvil, desválida y sin sonrisa
vamos yendo a tu última morada
te querré para siempre bella Luisa
adiós, adiós mi mujer amada.

HIMNO A ÁMBAR

La luz en Ámbar brilló
y a todo el Perú alumbró
feliz dice la multitud
¡Viva Ámbar! ¡Viva el Perú!
I
Soy de Acocoto, Lascamayo y Jalcán,
de Arinchay, Botonero, Lacuán y Huacán,
de Cochaca, Chaquila y Paracas,
donde floreció la cultura Huacas.
II
Ámbar es una tierra tan bella
que todos quieren vivir en ella
porque la madre naturaleza
la ha dotado de especial belleza.
III
El Sol cubre con un manto de oro
como protegiendo a un tesoro
al hermoso paisaje Ambarino
ornado por el místico Pino.
IV
Cuando el Señor creó al mundo
pensó en hacer un pequeño cielo
e hizo Ámbar en un segundo
para ser la Sucursal del Cielo.


TENA TENA, Rosa Fabiola
Ambar - 1971

ERES UN ÁNGEL, MAMÁ

Hoy el viento me trae tu recuerdo
cubriéndome de profundo escalofrío
por una muerte que aún no entiendo
y trato de comprender por qué te has ido.

Naciste como un ángel
y creo que como un ángel has vivido
caminando por la vida
sin sentir ningún peligro.

Tal vez por eso Dios te llevó
porque eras un ángel
y solo los ángeles junto a Dios
tienen su sitio.

Cuando supe de tu viaje
mi corazón quedó como detenido
y sentí un dolor tan fuerte que creí
que tu muerte, de Dios fue un descuido.

Pero creo en Jesucristo
y su promesa de otra vida
y por eso ya no lloro al saber
que te veré nuevamente madre mía

SE FUE

Recordarla aun me produce llanto
Es que un dia se murio la madre mia
y la luz del sol cual espada
lastimo mis ojos
y broto un rio.

Nada es lo mismo
desde que sus manos
no tocan el pan de cada dia.

No sé como pensarla muerta
ni cuando comenzar a soñarla
solo sé que está todavía
en mi corazón latente
y en mis dedos que escriben de su muerte
como el cataclismo de mi vida misma.

Como llamarla ...
como pensar
en la de cosas
que tengo que contarle
y saber que piensa ella
de la vida y de la muerte.

Son tan solo cinco años
desde que se fue un dia.
No se cuando empesaré a contarle
al mundo que ya esta muerta...
que fuiste mi madre
y en ti palpite por vez primera.

Por hoy miro a la distancia
y te despido con un suspiro...
hasta que como siempre
regreses a mi corazón.

VENTOCILLA ARCE, Santos Augusto
Ambar -1930

INSOMNIO

Acunánse las horas en el regazo de la noche,
Afuera, la luna deslumbra con su faz redonda,
Lento el oleaje rumora armónicos sonidos,
Calma la ciudad duerme y crujen los lechos.

¡Ay! Amor. En esta tibia y feerica noche,
mi corazón es un océano lleno de dudas,
mi cansado cuerpo clama por el sueño
y me vacía cama extraña tu dulce compañía.

Tal vez en esta hora, tu ardiente carne se solaza
Con aquel hombre a quien llamas tu esposo,
Con aquel hombre a quien engañas con migo
Y que juras no haberlo amado, no haberlo querido.

Quizás lo estés haciendo con sabiduría ¡Ah! ¡Perversa!
Desnuda lo embistes con tus duros y rosados pezones
Luego, risueña, de horcajadas con tu sexo lo coronas,
¡Ah querida! Ah... Perversa; Me traicionas con tu marido!

Hórrida noche, madre de mis insomnios..., Yo soy su amante!
Percibo palpitar su escultural y blanco cuerpo y me excito,
Siento arder mi piel con su erotismo sin medida y me exalto
Y mi memoria Ay tristeza. En su cuerpo recorre todos los caminos...

Con nuestro amor construimos un mundo de besos,
En el clímax del placer mil cielos descubrimos,
No hay fuerza que diga que no me pertenece,
Que su mente, su cuerpo y su alma no sean mías.

¡Ay bella noche! Madre de mis ilusiones; Yo soy su amante!
Sueño, sueño ven, libera mi mente del espanto.
Sueño ven para que mi vida no se llene de amargura,
Sueño adorméceme, para que ya termine esta tortura...

...Pero yo soy su amante...


DEMOCRACIA

Ahora es el tiempo del dolor,
la hora de los vientres saciados de truenos y vientos,
de manos llenas de vacío,
de hombres que eructan esperanza,
de quejidos de mujeres al parir la canalla,
de llanto de niños que levantan su infortunio.

Para muchos, para los más,
es la hora del dolor,
el dolor de haber nacido,
el dolor de no saber,
el dolor de vivir.

Y no obstante;
pingües están las mesas de los jueces,
las mesas de los magnates,
las mesas de los políticos,
las mesas de los templos.

¡Ay Democracia… Democracia!
vieja prostituta en tálamo de ricos,
viles hombres nos gobiernan
sembrando el crimen en tu nombre.

Democracia, Democracia…
algún día la furia de las batallas,
desde el fondo limpiarán tu podre,
y junto a la escoria que en ti parasita,
los drenará por las cloacas del tiempo.

Más ahora, es el tiempo del llanto, de la injusticia,
también es la hora de la ignorancia y el fermento.
mañana florecerán las viñas de la ira, del furor.
ojalá no llegue junto al día de la venganza.

HUACÁN
 (Siempre en mi corazón)
Buenos días Huacán,
Buenos días a la tierra y al sol,
Buenos días al Señor,
Al señor  de la Exaltación.

Buenos días Huacán,
Buenos día mi amor,
Como el canto en las aves,
Te llevo en el corazón.

Si las olas del tiempo allende el mar me llevara,
O si  mis sueños por altas cumbres me alzaran,
Allá también  Huacán querido,
Estarás Siempre  en mi corazón.

Siempre en mi corazón
Siempre en mi corazón
¡Siempre en mi corazón!
ÁMBAR
Tierra  sabrosa como fruta madura,
con dulzuras de chirimoyas,
aroma de yerbasantas,
brazos de granadillas
y de mango el corazón.

Tierra henchida de bendiciones,
de cristalinos manantiales,
áureo tañir de campanas,
amanecer de maizales,
suave olor de pomares.

Tierra feraz y satisfecha,
azul ondular de alfalfares,
verde cerco de gamboas,
lento escurrir de cuajadas.

Tierra de panzudas pachamancas,
de rápido vuelo de halcones,
bronco tropel de bóvidas manadas,
bordea tu río furente,
guirnaldas de cañaverales.
Tierra de hombres fuertes sarmentosos,
duros como rocas, ligeros como el viento,
jinetes de piafantes corceles,
domadores de cerriles y bravos toros,
amantes de ígnea pasión.

Tierra de mujeres hermosas,
cual pétalos de frescas rosas,
con boquitas de miel,
por ojos dos luceros
y piel de melocotón.



 NARRATIVA ÁMBARINA
Noche de Literatura Ámbarina, Casa de la Cultura Huacho. Agosto de 2008

 ROMERO HERBOZO, Abdela

LA CAMPANA DE LA PAMPA DE GUASO
Contaba mi abuela, y ahora mi madre, que un día de mucha neblina, un poblador ambarino regresaba reuniendo a su ganado, por la zona de Nunumbia. La neblina cada vez más densa le preocupaba, pues es el mejor momento para los ladrones zorros que atrapan a las crías rezagadas o desprevenidas.
            Cerca a Nunumbia existe una pampa circular perfecta, obra según dicen de “Los Gentiles”, es decir los pobladores del antiguo Perú. Se cree que el lugar era escenario de ritos y ceremonias.  Al borde de la pampa hay un camino, y por allí pasaba nuestro amigo apresurando a sus animales, cuando de pronto, a pesar de la nube que lo envolvía, pudo distinguir un objeto brillante en un extremo de la pampa. Arriesgándose dejo su ganado y se acerco a mirar, cual no seria su sorpresa al descubrir que el objeto era una enorme y pesada campana, cuyo brillo solo podía ser ORO!.
            Entusiasmado el campesino se saco su faja y ato la campana a una planta de pushica, cercana. Moverla era imposible, arreando su ganado a prisa caminó un largo trecho hasta llegar a la primera casita, pidió ayuda a un amigo que allí vivía, pues por esos lares todos son amigos y conocidos. Inmediatamente ambos se trasladaron con dos muchachos más hasta la pampa de Guaso, estaban ya cerca cuando escucharon fuertes campanadas, ¡alguien la encontró!, gritó el campesino y empezaron a correr. Cuando llegaron solo un pedazo de faja rota colgaba de la planta, y un largo rastro daba la impresión de que la campana había rodado, pero… el terreno era llano;  sorprendidos siguieron el rastro el cual terminaba en la orilla de un barranco que daba al río. El acceso era imposible, así que nunca hicieron por buscarla.
            Inexplicablemente, el campesino murió casi un mes después de ocurrido el incidente. La campana se lo llevo, decían los pobladores. Nunca nadie ha vuelto a ver la campana y a nadie mas causo la muerte, pero muchos pobladores afirman haber escuchado las fuertes campanadas, en días nublados.
            Si bien algunos se han llevado un buen susto con sus campanadas, no faltan algunos que afirman, que habiéndose extraviado en la niebla se orientaron y hallaron el camino gracias al sonido de la campana, a la cual agradecen con coquita y licor al borde del abismo por donde se dice que cayó.
            Mi abuela Juana Pollera García tenia 12 años, cuando un día nublado, al atardecer, sus hermanos mayores la enviaron a recoger a las vacas que estaban a un lado de la pampa de Guaso, se acercaba a la pampa cuando unas campanadas ensordecedoras la  asustaron, conocedora de la historia, encontró fuerzas para regresar a todo correr a su chocita. Al llegar para su sorpresa, sus hermanos ya salían a buscarla pues también habían oído las fuertes campanadas.
Mi mama Juana refería con orgullo esta historia, la escuche muchas veces, y ahora escucho con satisfacción como mi madre le relata lo mismo a mi hijo, y de seguro yo algún día a mis nietos…

GAVEDIA SIFUENTES, Hilmer Aparicio

LA CAMPANA DE ORO
(Cuento)
Hacia el noreste de la fecunda y pródiga Provincia de Huaura, encontramos al pueblo de Ámbar, enmarcado por el policromado paisaje de su valle, el azul intenso del cielo, el alto relieve de sus lomas  circundantes cubiertas de pastos naturales y del río tierno y juguetón, que serpenteando la quebrada abajo, se aleja cantando para perderse en las sedientas tierras de San Nicolás (Supe Pueblo) al Océano Pacífico.
Ámbar conserva aún hermosas tradiciones, gloria de su pasado y que hoy avizora con fe y esperanza el arribo de un futuro pleno de realiza-ciones y prosperidad, dados los ingentes  recursos naturales  que posee.
Cuentan nuestros mayores que en una época muy lejana, mientras un grupo de churres jugaban en el potrero, otros lo hacían a los escondidos en los matorrales y pedregales de Cashamarca, en las afuera del pueblo, cuando de pronto uno de ellos, salió de su escondite gritando y diciendo haber encontrado una campana  semi enterrada, cuya asa se veía en la superficie. Más sorprendidos  por el insólito hallazgo, no atinaron a nada en esos instantes y al fin decidieron dar aviso  al pueblo, en donde la noticia se expandió de boca en boca como reguero de pólvora por todo el vecindario.
Más tarde reuniéronse gran cantidad de hombres para luego en santa procesión precedida del señor cura, ir  a Cashamarca. En efecto allí estaba. El reverendo rezó en latín y luego dispuso la sacaran.
¡Qué maravilla! Era enorme y de oro. Rato después la conducían a la iglesia del pueblo por la calle principal, cuando de pronto se hizo por el efecto de las miradas de curiosas mujeres; pues, como estaba “mora” no podía resistirlas, por lo que comenzó a rodar impulsada  por una fuerza extraña y misteriosa hasta el lugar de donde fue sacada.
         La gente la siguió, más la presencia de otras mujeres campesinas, hizo que éstas dieran un enorme salto a la profundidad  de la quebrada de Pasahuachag produciendo en su caída un estruendo terrible que se oyó a muchas leguas a la redonda, hundiéndose para siempre en las aguas del río al pie de un peñasco hasta el día de hoy.
         Relatan algunos regantes nocturnos de los lugares aledaños de Obrajes, Chihitama, Rarcapa, Hilcapampa y Pacayhuaín que la campana cada luna llena sale de su encantamiento a la orilla de aquel pozo, anunciando su salida con toques de agonía como lamentos de condenado, que escarapela el cuerpo y pone los pelos de punta, cual siniestro mensaje del más allá, que cobrará ese año víctimas inocentes.
Muchos muchachos han perdido la vida por culpa de esta campana después de haberla encontrado en la profundidad de dicho pozo.
         Relatan que en cierta ocasión dos jóvenes amigos fueron a bañarse al referido pozo metiéndosele a uno de ellos, la idea de buscar en la profundidad. Buceaba como un pez escudriñando el fondo cuando se dio con ella que sentadita se hallaba a la sombra de una inmensa peña. Después de cerciorarse de su descubrimiento optó por no contarle a nadie, pensando quizás en hacerse rico con tan preciado tesoro. Cierto día que se lamentaban de su pobreza, le contó a su mamá. En la tarde de aquel día  fue atacado por una fiebre muy alta y el joven deliraba como un loco, lloraba y cantaba para finalmente expirar con una incontenible hemorragia nasal.
“La Campana se lo llevó” comentaba la gente durante el entierro. Años más tarde, también fue encontrada por otro muchacho que en compañía de otros churres fueron a bañarse al pozo encantado, comentándose entre el grupo el misterio de la funesta campana.
-Son cuentos de viejos dijo, ahora verán  como doy con ella y nada me pasará. Sus amigos que en vano trataron de disuadirlo de ese loco propósito, optaron por retirarse de aquel lugar. El protagonista de este hecho, rato después salió del pozo y sentándose sobre una loza en la orilla, contemplaba absorto y embelesado la hermosa campana que había salido a la superficie. La tocó, la besó y abrazó por mucho rato. El muchacho estaba feliz  y empezó a hacerse la vaca  para ir a contemplar su campana, la misma que al instante salía.
Pero alguien avisó a la madre sobre las faltas de su hijo en el colegio, siendo castigado y obligado a confesar.
Sí mamacita te contaré, te contaré y llorando relató a su mamá que él había encontrado la campana encantada y que una fuerza extraña lo impulsaba a ir a dicho pozo.
Virgen santísima ten piedad de mi hijo, ¡Sálvalo! - Exclamó la afligida madre. Demasiado tarde porque a las pocas horas de su confesión  deliraba febrilmente como un demente. De nada sirvieron los pagos de coca  y retama a los gentiles, murió  el tercer día con hemorragia nasal. “La campana  se lo llevó, que Dios se apiade de él” y es así que el mentado pozo del encanto o de la campana de oro, cobra sus víctimas cada cierto tiempo en vidas inocentes.
En la parroquia de Ámbar habían 5 campanas, que a la llegada de los chilenos, presumidamente las enterraron en Cashamarca y después un cura ladino ideó este cuento para llevarse la campana mayor, llamada “Mariangola” y que algún maestro lo relataba para asustar a los “vaqueros”, en época de clases.

SOLÓRZANO MURGA, Julio Teófilo



"LORENZO"
(Cuento)

Al que llegaba por primera vez a Sansanguia, no le faltaba tema para iniciar la conversación, cuando se acercaba a la entrada de la vieja casona. Que era como un paréntesis acogedor en medio de la hostil lluvia que nos recibía. Desde nuestra salida de Ámbar a Sansanguia, dos cosas teníamos que darnos cuenta al momento de la partida: primero la ubicación del lugar, segundo de dónde había salido el nombre tan curioso y sibilino.
Su dueña Delia Solórzano Caldas, a quien todos llamaban doña Delia, tenía un especial gusto por adoptar niños de la zona, así como de contar la historia de cómo su padre don Manuel I. Solórzano Montero comenzó con un terreno bien chico y posteriormente fue adquiriendo terrenos vecinos a los suyos. Ese día que habíamos llegado a Sansanguia también lo había echo el alcalde del distrito de Ámbar el señor Pablo López Clavario, acompañado de su secretario edil, en la casa de la señora Delia, sus hermanas Eloísa y Julia tenían la delicadeza de atender muy bien a los visitantes, sobre todo la señora Grimanesa encargada de la cocina gustaba de servir bien lleno los platos de comida. Además el ambiente familiar de la mesa contagiaba de armonía y seguridad a los visitantes.
Unos minutos, pasado el medio día se escucha el trotar de un caballo, de pronto desmonta ágilmente Domingo, uno de los hermanos de doña Delia; el chino como lo conocían en el pueblo de Ámbar, tomo su cabalgadura y se dirigió raudo a la caballeriza llamando a uno de los peones para que llevara una vaquilla al establo de su hermano Eugenio en Chaquila.
El chino Domingo llamaba y llamaba a Damián y este estaba dormitando echado sobre una gran parva de heno, muelle y perfumado, sobre la que solitario en sus pensamientos, se había echado a reposar por unos minutos. Domingo lo miro fijamente: mascaba con indolencia una larga pajita, pareciendo repasar sus contornos.
Sus ojos chinitos veían como las aves corrían por el campo lejos de los galpones y del gallinero, los caballos relinchaban en la caballeriza, los peones solo atinaban a mirar por la ventana lo acontecido.
Damián salía apurado del granero rumbo al establo para llevar la vaquilla a Chaquila, sin embargo el heredero de doña Julia, Juan Manuel que se estaba alistando para viajar hacia Huacho a continuar sus estudios en el colegio La Merced, fríamente llamo a Damián para decirle que le alistara un caballo para ir hacia Ámbar de donde tenia que abordar el camión del Loco César para venir a Huacho.
Cosa que Domingo muy enfadado refuto el mandato, ejerciendo su derecho de patrón o mejor dicho de heredero de las tierras al igual que la mamá de Juan Manuel.
Como temiendo que le estuviera cediendo sus derechos de hijo único de doña Julia, Juan Manuel mando llamar a un joven peón que había llegado hacia unos días a Sansanguia, preguntándole abruptamente:
¿Qué anda haciendo usted en el campo?
El campo patrón; me gusta. Se ve que la gente trabaja bien.
Aquello no le gusto tanto a Juan Manuel.
- Y si le gusta, ¿Por qué no está trabajando?
La pregunta le salió sola, corolario inesperado de su inadvertido dialogo interior. Se sintió incomodo consigo mismo, ya que le vinieron algunas dudas del joven peón, a quien ya veía como uno mas en Sansanguia, el joven al percatarse que el alcalde estaba saliendo de la vieja casona despidiéndose de la señora Delia y de sus hermanas Julia y Eloísa, acelero el paso y fue a despedirse, fue ahí cuando el joven repuso una pregunta:
-¿Joven Juan me puede dar usted permiso para traerle el caballo para acompañarlo a Ámbar?
- No me hace falta tu presencia, pero si quieres hacerlo anda, ve rápido, que ya es tarde.
En eso el alcalde que estaba despidiéndose, pregunto al joven peón.
-¿Cómo te llamas?
- Lorenzo.
-Lorenzo ¿Qué?
-Lorenzo el dulce.
-¿Cuántos años tienes?
-Catorce o quince, no me acuerdo.
-¿Qué sabes hacer?
- De todo señor.
Bueno muchacho ve y tráele el caballo al joven Juan le replica el alcalde, luego dirigiéndose al Juan Manuel le dice si vas a Huacho saluda a Prudencio y a mi tía Elena, de igual manera saluda a Clorinda, diles que en el verano viajare a Huacho.
Al poco rato, después de haber llevado la vaquilla a Chaquila al establo de don Eugenio, Damián, un tanto agitado nuevamente sometió a Lorenzo a un interrogatorio similar al que le hiciera el alcalde, la única diferencia era que el debería de resolver a donde ubicar al joven peón.
-Lorenzo.
-¿Entiendes algo de caballos?
-Me encantan.
-He trabajado en eso cuando vivía en Cáhua.
-Bueno espero que sea cierto.
-Ya vera cuando lo pruebe.
-¿Quizás quiera que me ponga a trabajar?
-No se apure jovencito, ya lo hará cuando llegue la hora.
-Lorenzo, tu te vas a encargar de cuidar los caballos, en forma especial de los señores. Ellos son muy especiales y cuidadosos de sus animales.
- Estoy a sus ordenes señor para todo lo que usted mande.
-bueno mientras te aconsejo, que a los señores Domingo, Eugenio y al joven Juan Manuel les puedes tratar con algo de confianza, porque ellos te la dan, pero en el campo no es así. Hay que tratar con mucho respeto a don Eugenio y al señor Domingo, muchacho, o vas a durar muy poco aquí.
-No se preocupe don Damián, eso no pasara.
Cuando se quedo solo Lorenzo, tampoco se sintió muy cómodo, había cambiado repentinamente de parecer, y no sabia bien por qué.
Sin decir mas, ni esperar respuesta decidió irse a vivir a Huacho. Llego a Ámbar justo en el momento que el camión del chino Salinas estaba por salir, no sabia cuanto costaba el pasaje, era ya cerca del las nueve de la mañana, el sol del verano calentaba el día, el chino Salinas pregunto ¿A donde va ese muchacho que esta allá arriba?
-Señor Salinas lléveme a Huacho por favor.
-¿Con quien estas viajando?
-Yo soy el empleado del joven Juan Manuel.
-Juan Manuel viajo ayer con César.
- Si pero yo estoy llevando unos papeles que se a olvidado, es de su colegio.
-Bueno si es así, nos vamos.
Al llegar a Huacho Lorenzo fue a la casa de don Prudencio, le dijo que había venido a ver sus papeles para enrolarse al ejército, quedándose con ellos varios meses.
Lorenzo al estar en Huacho, conoció a gente relacionado con los circos, ya que en el callejón de la familia Solórzano en la calle Mariscal Castilla, cada vez que llegaban los circos a Huacho y se instalaban en el terreno que estaba frente al estadio Municipal, algunos de los artistas y propietarios de los circos alquilaban cuartos durante sus días de estadía en nuestra ciudad, Lorenzo que era un diestro con el lazo y excelente jinete un día menos esperado demostró a los dueños del circo África de Fieras su adiestramiento innato de artista, siendo contratado de forma inmediata para que trabaje como artista estelar del circo bajo el nombre artístico “El jinete de la muerte” debido a la osadía que tenia al montar el caballo con los ojos completamente vendados, al cabo de la temporada circense Lorenzo partió con ellos a Méjico, país donde vivió por muchos años.

 VENTOCILLA ARCE, Santos Augusto
UNA FLOR ROJA (Cuento)

-Yo puedo dibujar una flor -dijo la niña.
Sus palabras flotaron en el aire. Silencio. Nadie contestó.
-Una flor- volvió a decir con entusiasmo.
Otra vez el silencio.
-Una flor roja... ¿Entiendes? Roja... ¡Roja!
Sólo las hojas de la enredadera se movieron.
-No sabes lo que es rojo? ¡Colorado!
Las palabras retumbaron en el jardín, pero no encontraron contestación.
En una ventana del segundo piso de la casa una cortina se movió.
-¿Así es que no sabes lo que es rojo? – dijo amenazante la niña de cabellos rubios y ojos azules, y quitándose un zapato se arrodilló en la grama. Su vaporoso vestido celeste parecía un pedazo de cielo.  
El sol abrigaba dulcemente y un agradable vaho se elevaba del bien cuidado césped.
-¡He dicho rojo! ¡Una flor! ¡Roja! ¡Roja!  ¡Eres inútil! -gritó furiosa.
La niña levantó el brazo que sostenía el zapatito blanco de charol.
Relumbró el cuero, refulgieron los ojos de la niña y brillaron los ojos del escarabajo que parado estaba frente a ella. Bajó violentamente el brazo y en el piso de cemento quedó un informe masa  ensangrentada.
-¡Ese es el color! ¡Eso es el rojo! ¡Rojo! ¿Entiendes? –dijo la niña echándo-se a llorar.
En esos momentos los amorosos brazos de su madre la levantaron y acunándola le preguntó:
-¿Qué tienes amorcito?
-Que yo sé dibujar una flor. Una flor roja ¿Entiendes? ¡Roja! ¡Roja! –gritó levantando el brazo que sostenía el zapatito blanco de charol. 

Nació en la ciudad de Huacho el 17 de febrero de 1959, poeta, escritor, promotor cultural, hombre activo y dinámico muy conocido en nuestra ciudad. Empleado administrativo en el Hospital Gustavo Lanatta Luján Essalud..
Durante su trayectoria literaria ha recibido diferentes reconocimientos, podemos mencionar: Considerado Mejor Poeta en el año 2003 por el diario regional HOY; Mejor Poeta en el 2004 por el diario ASÍ, y Mejor Obra literaria en el 2005 por el diario regional ASÍ. Trabaja incansablemente en la Sociedad de Poetas y Narradores.
En mayo de 2009 fue reconocido con el Laurel Trilce de Oro por la Municipalidad Provincial de Santiago de Chuco en la Libertad. Tierra de nuestro Vate universal César Vallejo Mendoza.
El 12 de abril de 2011, La asociación de Artistas y Escritores del Orbe con sede en la ciudad de Lima lo condecora en la Casa de la Literatura Peruana con Diploma de honor y medalla “José María Arguedas” como reconocimiento a su trajinada labor literaria en la Región Lima Provincias.
En Julio del 2011 la Municipalidad Provincial Huaura - Huacho lo condecora con la medalla cívica de la ciudad en mérito a su destacada labor literaria y promotor cultural.
El 19 de junio de 2015, el alcalde del distrito de Sayán, hizo entrega de resolución y medalla cívica al Sr. Julio Solórzano Murga en merito a su amplia trayectoria como poeta, escritor y promotor cultural.
Casado con la escritora huachana Celia Ariza Mendoza, padre de tres hijos ya profesionales Sandra Mercy, Julio Joel y Boris Gerson.
Cristiano Evangélico, asiste a la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera de Huacho.



PRODUCCIÓN LITERARIA:

Su producción literaria comienza con la publicación de su libro de poemas “Luz de Vida” en el año 1991, seguiría su trabajo “Poemas del Alma”realizado en CD. Multimedia en el año 2000. En el mes de marzo del 2005 publica su poemario “Sueños”, y por si fuera poco ese mismo año en el mes de noviembre publica su libro histórico literario “Ámbar, historia y poesía”, ambos libros con el apoyo de Ediciones Luz de Vida. En enero de 2010 a editado su reciente obra titulado “Hualmay y Santa María Eternamente Huáchanos” de corte Histórico, social y literario, en el mes de agosto en el marco de I Encuentro Internacional de Poetas y Escritores 2012 “Raúl Gálvez Cuellar” realizado en la ciudad de Huacho presentó dos libros “Antología Literaria Sociedad de Poetas y Narradores” y “Literatura Ambarina”, en noviembre del 2012 presentó su libro " Personajes en la historia de la Literatura de la Región Lima", en el mes de junio de 2014 edita su libro “Cuentos huachanos” presentado en el II Encuentro Internacional de Poetas y Escritores 2014 “José Pablo Quevedo” realizado en la ciudad de Huacho, en el mes de Mayo de 2016, presenta su libro “Mi Amigo Juan Salvador” en el marco de III Encuentro Internacional de Poetas y Escritores 2016 Jorge Aliaga Cacho realizado en nuestra ciudadcomo un justo reconocimiento al amigo y sobre todo al hombre que trabaja incansablemente por desarrollo social y cultural de su pueblo, en julio de 2017 edita el Libro“Historia de la Música Huachana”.
Director fundador de la Revista de poesía regional “ Tertulias Literarias”.
Es dueño de unos de los blog personales más visitados a nivel Internacional, donde nos presenta la historia de Huacho, Huacho de antaño, personajes, poesías, leyendas, relatos, una importante promoción cultural de nuestra tierra y otros distritos de nuestra Región.
Sus poemas son antologados en libros y revistas culturales nacionales y extranjeras. Actualmente es considerado Past. Presidente de la Sociedad de Poetas y Narradores de la Región Lima Provincias.







SOCIEDAD DE POETAS Y NARRADORES REGIÓN LIMA

 



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...