Isabel Granda Larco

03 septiembre 2011



Este 3 de setiembre, cumpliría 91 años de edad, nuestra querida “Chabuca”, Doña Isabel Granda Larco. Recordamos cuando decía y recalcaba:  “Los homenajes en vida, por favor”.  Desde allí se ha tratado de seguir su consejo.  A ella en cambio, se le han rendido homenajes póstumos y han honrado su memoria dándole su nombre a parques, paseos y avenidas, en Lima.  En Buenos Aires, ya existe una hermosa avenida “Chabuca Granda”.  En setiembre de 1993, con motivo del 73 aniversario de su nacimiento, se colocó en la Plaza Perú de Kendall Miami -Estados Unidos-, una placa de mayólica de 0,70m. por 1.50m., enmarcada en fierro.  En ella hice plasmar la letra de un vals que le dediqué a los pocos días de su partida -titulado “Chabuca”-, y doné al Centro Peruano de Historia y Cultura de Miami, que presidia el joven periodista chalaco Raúl Álvarez Russi.  El cónsul, Carlos Cornejo Brandon, dispuso con  buen criterio, su colocación en la Plaza Perú, en una ceremonia muy especial.  Desde esa fecha el lugar se convirtió en el dominical punto de encuentro de la colonia peruana y, al cabo de poco tiempo, de la colonia latina en general.  Todos los domingos una persona notable de Miami izaba la bandera peruana, con el marco musical de nuestro himno patrio.  Luego menudeaban nuestros bailes, los potajes de la gastronomía peruana y los tragos de pisco y pisco sour, además de otros, espontáneas inspiraciones de los bartenders criollos.  Pero resultó que un día -según informaron los diarios locales-, una desavenencia, entre el caballero cubano norteamericano, que fue el que donó el terreno del parque, don Oscar Waisman, y unos comerciantes vecinos, trajo por consecuencia el desmantelamiento de la hermosa placita y los murales que se habían sumado al de “Chabuca” con los escudos de nuestros departamentos, así como los faroles (réplica de los existentes en la Plaza de Armas de Lima) y seis bancas tradicionales donadas por la municipalidad capitalina, que fueron a dar a un depósito del consulado, de donde precisamente, desapareció el cuadro de “Chabuca”, sin que hasta la fecha, alguien dé razón de su paradero. Conservo actualmente en mi casa de Pueblo Libre una réplica del citado cuadro-mural con la que próximamente se rendirá homenaje a la musa del criollismo en alguna plazuela de mi distrito. Mi vals lo estrenó el tenor José Alfredo Matos y posteriormente lo grabó Rosita Negreiros en el CD “El criollismo no ha muerto”. Mi admiración, respeto y sobre todo gratitud a la guapa dama apurimeña que con su inspiración y extremado cariño a su terruño, hizo flamear la bandera del Perú (su bello durmiente) por todos los cielos de América y Europa, y cuya leyenda, invitó a mi inspiración a dedicarle temas como la décima: “Chabuca en el recuerdo” y el poema romanceado “Siempre tú Chabuca”, que los ofrezco a Uds. como un modesto, sentido y sincero homenaje a nuestra cantautora, con motivo de su fecha onomástica.  

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...