Rafael Alvarado Castillo

16 junio 2011

El Águila, la historia de un triunfador. En la portada, un ave rapaz vuela imponente sobre una montaña verde en cuyas faldas corre un río caudaloso. Una frase impresa en la parte inferior de la cubierta nos da mayores luces sobre la obra: Una novela de superación personal para alcanzar el éxito.
“Es el libro que me ha dado las mayores satisfacciones económicas”, dice pausadamente Rafael Alvarado Castillo, autor del libro, quien parece ser la antítesis de su libro: tiene la mirada lánguida, el rostro cansado, habla pausadamente y su vestimenta, no parece ser precisamente la de un lord inglés.

Pero no se equivoque. Rafael Alvarado asegura que este libro, al que se apura en calificar de light, le ha permitido sobrevivir en estos tiempos de incertidumbre económica, pandemias y revueltas sociales. Es más, confiesa que la obra fue una especie de tabla de salvación en un momento de su vida, en el que todo parecía desmoronarse a su paso.

Uno de los indicadores del éxito de El Águila es que la obra ha tenido gran acogida en los colegios de Lima. A los chicos les encanta, sostiene. Es una más de esa ingente cantidad de obras de autoayuda entre los que se encuentran El Delfín, Quién se comió mi queso, El alquimista y un largo etcétera. Alvarado Castillo no lo niega y, por el contrario, asiente que ha bebido de estas fuentes para crear su propia versión del peruanísimo sí se puede.

El escritor se toma su triunfo con soda. Dice que en realidad su obra no es literatura, si por ésta se entiende las obras ‘serias’ de Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez o Julio Cortázar. Que a lo mucho escribirá un libro más de este género, pero que lo suyo es la gran literatura.

Para entender la literatura

De hecho, Rafael Alvarado Castillo ha escrito al menos ocho textos de análisis de obras literarias tanto para secundaria como para el nivel superior. Además, según figura en la contraportada de su libro, ganó el Premio Internacional de Cuentos Jorge Luis Borges, organizado por la Universidad Autónoma de México en 1993.

También ha escrito una voluminosa novela de más de 400 páginas, aún inédita, que piensa publicar en breve. Se denomina Mamá Sabina, un libro que rinde homenaje a su madre, “una chola piurana que supo sacar profesionales a sus cinco hijos”.

Allí están plasmados los recuerdos de la infancia. Los días luminosos y grises de su infancia en Surquillo, un barrio populoso donde tuvo que aprender a pelear para poder ser mirado con respeto.

Luego vendrían sus estudios en literatura en San Marcos, donde dejó atrás las pendencias y más bien cultivó su espíritu crítico y descubrió el fuego de la ficción.

En ese sentido, una de sus grandes preocupaciones es revalorar a los poetas que han sido marginados, quizá por el centralismo cultural que impera en el país. Su proyecto se titula La poesía silenciada, una antología donde piensa publicar a los líridas marginados de los compendios oficiales. “Respeto mucho a Ricardo Gonzales Vigil, es un crítico muy importante de la literatura peruana, pero no ha considerado en sus antologías a poetas que debieron estar allí y eso es lamentable”, dice.

Tanto es su convencimiento por su trabajo literario, cuenta, que abandonó todo por el oficio de escritor, una actividad que generalmente está lleno de sacrificios, pero que él está dispuesto a sobrellevar. “Los que asumimos el oficio de escritor, ya sabemos a lo que nos atenemos: hay mucha indiferencia, pero no miramos las consecuencias, simplemente seguimos trabajando como el caso del poeta Rogelio Gallardo, que murió en el olvido”, refiere.

Aco

La obra ACO es una autobiografía novelada del escritor Rafael Alvarado Castillo, quien nos ofrece la vida de un pobre niño colegial que lucha para triunfar en el estudio a pesar de las adversidades que se le presentan.

La novela está construida para provocar la emoción y las lágrimas del lector, sobre todo de los niños y jóvenes. De este modo, Rafael Alvarado Castillo intenta que el joven lector participe de los valores morales y sociales (sentido del deber, del honor, del patriotismo, del trabajo, de la honradez), necesarios, hoy por hoy, para convertir a nuestro Perú en un país de vanguardia.

La pluma talentosa de Rafael (Premio Internacional de Cuentos Jorge Luis Borges), autor de El águila y de otras obras innumerables, se ha ce presente en las 118 páginas de esta novela nostálgica, la misma que nos hace recordar a Corazón de Edmund De Amicis, libro que, según confesiones del autor, influyó para escribir esta novela.

La novela fue presentada en la Municipalidad provincial de Huaral el pasado 13 de noviembre. Por invitación del autor tuve el grato honor de presentar y comentar esta hermosa obra que, como todo trabajo intelectual, es un valioso aporte para la cultura. Asimismo, estuvo como invitado el poeta Vladimir Villavicencio Angulo, Premio nacional de Poesía, quien dejando sus cuarteles de invierno se hizo presente en este magno evento.

Lúcida, intrépida, dulce, vigorosa, así es ACO, una novela que nos conducirá por las carreteras del recuerdo hacia la infancia, donde evocaremos los temores, travesuras, alegrías, y el primer amor del niño que un día fuimos. Aquel niño que hoy duerme en el fondo de nuestros corazones

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...