MAITE FLORES PLAZA: POEMAS

14 abril 2011

REFLEXIONES:


Cuando las olas del mar te susurren al oído
Quizás no estaré contigo
Cuando tus ojos se posen en una estrella
Quizás no estaré contigo
Cuando camines en la calle, buscando un rostro conocido
Quizás no estaré contigo
Cuando tengas al sol en tu ventana al amanecer
Quizás no estaré contigo


Cuando sientas que no hay amor suficiente,
cuando las sonrisas se borren y las caras dulces cambien por las de odio
Cuando un abrazo sea tu más grande anhelo,
cuando necesites consuelo
O cuando divagues como un perro sin dueño
Quizás no estaré contigo


Cuando te encierres en tus sueños y despiertes en pesadillas
Quizás no estaré contigo
Cuando tu cara no refleje reposo
Quizás no estaré contigo
Cuando la vejez llegue a tu vida
Quizás no estaré contigo


Cuando ya no palpites a mil por hora noche y día
Cuando ya no exista remedio para tu alma y la mía
Y cuando ya no encuentres ninguna salida
Recordarás
Porque no me dijiste te quiero cuando aún me sentías viva…


DÍAS DE LLUVIA


A veces pienso que no hay porque reír
Que la vida no trae cosas buenas
Que estos ojos siempre marcarán mis caminos, sin levantar la mirada al cielo
Que hasta los que llevan tu misma sangre
Repiten la historia de injusticia, odios y miseria
Y que el vivir solo se trata de un instante monótono entre el amanecer y anochecer


Yo no sé porque Dios me hizo razón
Pudiendo hacerme inerte
Porque me dio sentidos y sentimientos
Pudiendo darme solo acción y reacción
No sé si me dejo aquí por alguna especial razón


Tal vez volaré al sur en el invierno
Para evitar encontrarme cara a cara con el dolor
Dejar de ver en cada esquina
Madres suplicando un par de monedas de compasión
Y poniéndome la carne de gallina
Pensando en niños muriendo de inanición


Sigo buscando motivos
No es que viva siendo indiferente
Sé que para algo he nacido
Solo que todavía no se concreta mi misión
Pero, cuando te vez rodeado de tanto caos en un solo mundo
Optas por decir: Sobrevivo
Dejando de lado, ideas de cuentos de hadas como referente


Tal vez algún día todo cambie
Sin superhéroes, sin ilusionistas
Tal vez algún día tenga el valor suficiente
De tener pupila a pupila, a seres poderosos
Que miran al sol, por arriba de sus enormes narices
Sin fijarse en inopes y miserables
Debajo de nubes grises


Tal vez mañana sin ser pesimista
Pueda hacerlos reconocer
Que antes de ser tan pudientes y llegar al poder
Sin su suerte
Hubieran podido ser, como cualquier indigente


Traspié en el charco



Acostumbrándome a que en la vida no hay instantes eternos
Reniego de mi nombre, marca perenne en los años
Esquivo el reflejo de mí, entre almas de gente enmudecida
Por la cultura del subdesarrollo y de la duda de no saber que comer día a día
Las imágenes pasan como la más cruel película en mi cabeza
Que en las madrugadas de invierno, proyecta toda esta escena.


Yo, encerrada en un poema busco solución a todo un sistema
Pero, ¿solución?, ¿a un tren descarrilado?, ¿a un muerto ya enterrado?
A veces, hasta para Dios creo que hay imposibles
¿En dónde enfocamos la fe?
¿En milagros?
En una sociedad donde se sigue pariendo la masa humana más miserable
Por debajo de las piedras
Donde compras un voto con menestras
Donde escalar un puesto es cuestión de cuantos bolsillos haz roto
En esta sociedad que se desangra poco a poco
¿Para qué sirvió una fingida libertad?
También fue un teatro Fujimorista o es que San Martin paso por la salita Montesinista.
Puedo llenar innumerables páginas teñidas de las más grandes fábulas e historias surrealistas
Hasta de ciencia ficción, con todo lo que se hace creer en mi nación
Pero sólo hay un análisis, el cada uno saca por su cuenta
Vivir como un ser sin conciencia, un esclavo maquinizado
Estar cincuenta a cincuenta o vivir como un rebelde liberado


Maquinizado a una vida de letargo, sin cambios
Donde levantarte implica ese mundo agobiante de deudas, de días sin brillo
Donde solo vives con un sencillo y vuelves a dormir solo sin nadie que sienta el latir de tu pecho.
También puedes vivir cincuenta a cincuenta
La peor elección
Vivir dentro del círculo de la traición
Poner tu cara al mando de alguna dura lucha por un mundo mejor
Y luego pegarte un cartel al mejor postor
De esta elección salen las malditas ratas de la corrupción
Ya pues, una mano al corazón, se consiente
Las ratas mienten


Por último el rebelde liberado
Por más agobiante y encadenante que sea su trabajo,
Por más personas que se lo quieran traer abajo,
Por más postores millonarios que le compren las ideas
El vive libre, ama, siente y defiende lo que considera útil
Y hace gente a las masas: su dignidad
El tesoro insigne que hace brillar los ojos y poner la frente en lo alto
Tú eliges…

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...