Oscar Felipe Ventura: AFRENTA CONTRA VALLEJO

20 agosto 2010

El liberteño Eduardo González Viaña en la presentación de su novela “Vallejo en los Infiernos” (2007) expresa: “Se vio en el lado de los buenos en la guerra de España. Se vio morir con aguacero en París… Y otra vez y muchas veces, se vio calificado de anarquista, bolchevique e incendiario dentro de una celda… Allí comienza la novela, y allí continúa hoy porque Vallejo no fue jamás absuelto. Allí seguirá interminable mientras alguien padezca de esa forma. El evangelio de Mateo llama bienaventurados a quienes como él sufren persecución y prisión por su amor a la justicia”.
Han pasado 72 años de la desaparición física del poeta universal César Vallejo y su pensamiento y su trascendencia se agiganta y está considerado actualmente como uno de los valores más representativos de la literatura hispánica y universal. Pero también causa pavor en mentes retrógradas. Tal es el caso de lo ocurrido en la Universidad Privada “César Vallejo”, sede de Los Olivos en Lima, donde han sido despedidos 13 profesores de la asignatura Cátedra Vallejo, bajo el supuesto de “apología de terrorismo”. Esa ha sido la orden del director general, Juan Pacheco Zeballos. Los docentes fueron despedidos sin ninguna acusación formal. ¿Fue una decisión personal del funcionario? ¿Fue una orden superior?. Cualquiera fuera la respuesta, se trata de una decisión reaccionaria y retrógrada como la de los que acusaron a Vallejo de incendiario.
La Cátedra Vallejo es un curso del Área de Formación General, que según dice el sílabo, “se fundamenta en el interés por lograr que los estudiantes conozcan, comprendan, asimilen y valoren la vida y la obra de César Vallejo en el campo de la estética humanista, su filosofía de vida, sus convicciones sociales y los valores de la cultura peruana que cultivó y defendió”.
Cumplir con el sílabo de la Cátedra Vallejo, significa estudiar al escritor en su integridad y no de manera unilateral. Hay que considerar también la última etapa de su trayectoria poética, la de “Poemas Humanos” y de “España aparta de mí este Caliz”. Asimismo, sus obras en prosa como “El Tungsteno”, “Rusia en 1931”, “El Arte y la Revolución” y otras. ¿Reproducir textos de Vallejo para su análisis es hacer apología de terrorismo?
Expreso mi solidaridad a los docentes despedidos – uno de ellos es el poeta Julio Yovera Ballona -, y concuerdo con lo que sostienen. “Lo que buscamos los profesores es desagraviar a nuestro poeta universal maltratado por una universidad que usa su nombre”, afirman. No se aferran a su reposición, que es lo justo, sino que quieren reivindicar a Vallejo de tal afrenta.
Publicado en el Diario “La República”, edición Norte hoy jueves 19 de Agosto 2010

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...